El Reino Unido crea planes de contingencia contra Ómicron para hospitales y escuelas

El gobierno del Reino Unido ha estado haciendo planes de contingencia en caso de que los hospitales, las escuelas y otros lugares de trabajo se vean afectados por una importante escasez de personal en medio del aumento récord de infecciones por coronavirus en el país.


Las personas, algunas con máscaras, se reúnen en la orilla sur del río Támesis para celebrar la víspera de Año Nuevo, en Londres, el viernes 31 de diciembre de 2021.
Las personas, algunas con máscaras, se reúnen en la orilla sur del río Támesis para celebrar la víspera de Año Nuevo, en Londres, el viernes 31 de diciembre de 2021.

Los lugares de trabajo del sector público se han estado preparando para las ausencias del personal que van del 10% al 25% a medida que COVID-19 enferma a más personas o las obliga a aislarse, dijo la Oficina del Gabinete.


La variante Ómicron, altamente transmisible, ha provocado que el número de casos nuevos diarios de Gran Bretaña se disparen durante la Navidad y el Año Nuevo, con un nuevo máximo diario de 189.000 el 31 de diciembre. Se agregaron 137.583 infecciones y 73 muertes más para Inglaterra y Gales solo el domingo. Los números de Escocia e Irlanda del Norte se anunciarán después del fin de semana festivo.


Aproximadamente 1 de cada 25 personas en Inglaterra, o alrededor de 2 millones de personas, han tenido COVID-19 en la semana antes de Navidad, estimó la Oficina de Estadísticas Nacionales. En Londres, la cifra fue de 1 en 15.


El ministro de la Oficina del Gabinete, Stephen Barclay, dijo que ya había habido ausencias "significativas" y que el gobierno se estaba preparando para "cualquier eventualidad".


“Es importante que esos planes de contingencia se actualicen y que tomemos medidas para mitigar esos impactos”, dijo Barclay.

Los ministros han citado un mayor apoyo para más pruebas del virus, una mejor ventilación en las escuelas y lugares de trabajo, y la contratación de ex maestros o incluso voluntarios para evitar que las ausencias tengan un impacto grave en las escuelas.


Las autoridades delegadas en Escocia, Gales e Irlanda del Norte han impuesto límites a los eventos y reuniones sociales frente a la rápida propagación de Ómicron. Pero el secretario de Salud, Sajid Javid, dijo que agregar nuevas restricciones es un "último recurso" para Inglaterra, a pesar de la creciente tasa de infección diaria. Barclay respaldó esta estrategia nuevamente el domingo, argumentando que la reintroducción de restricciones leves en diciembre, cuando Ómicron comenzó a afianzarse, había provocado un "cambio significativo de comportamiento" con personas que redujeron sus contactos sociales.


Se había aconsejado al público que se pusiera a prueba antes de unirse a las celebraciones de Año Nuevo.


Los líderes del Servicio Nacional de Salud dijeron que las ausencias ya se han sumado a las fuertes presiones sobre los hospitales del Reino Unido, a pesar de que el número total de personas que reciben tratamiento por COVID-19 sigue siendo mucho menor que en el invierno pasado. El director ejecutivo de NHS Providers, Chris Hopson, dijo que el personal ha estado trabajando "a toda máquina" y que los primeros días de 2022 serían "cruciales" para mostrar si se necesitan más medidas.


Los estudiantes de secundaria en Inglaterra deberán usar mascarillas cuando regresen a clases después de las vacaciones de Navidad. El secretario de Educación, Nadhim Zahawi, dijo que la medida era un intento de "minimizar las interrupciones" y evitar que los maestros y alumnos se vean obligados a quedarse en casa.


La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido ha mantenido su apoyo al período de aislamiento de siete días para aquellos que han contraído el virus y están completamente vacunados. Pero Paul Hunter, profesor de protección de la salud en la Universidad de East Anglia, dijo que el requisito debería reducirse a cinco días; ya que los estudios habían demostrado que era "muy poco probable" que las personas fueran infecciosas después de ese punto.


El número de pacientes con COVID-19 que requieren tratamiento hospitalario en Gran Bretaña ha aumentado mucho más lentamente que las nuevas infecciones; pero en la última semana alcanzó su nivel más alto desde febrero de 2021.


El impulso del gobierno para administrar refuerzos de COVID-19 ahora ha hecho que más del 50% de la población reciba una tercera dosis.


En general, el Reino Unido ha informado más de 13,1 millones de infecciones por el virus y más de 149.000 muertes relacionadas con COVID-19, la segunda cifra más alta de muertes en Europa detrás de Rusia.



ARTÍCULO POR: AMIKE FULLER

FOTOGRAFÍA: ALBERTO PEZZALI

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

18 views0 comments