El requisito de pruebas moleculares COVID-19 se mantendrá en la frontera terrestre de EE. UU.