En dónde está el fallo de este vasto programa mundial de vacunación contra el COVID-19

Después de meses de lucha, la alianza Covax, respaldada por la ONU, pronto tendrá muchas más dosis, lo que promete un alivio para la escasez de vacunas en los países más pobres. Pero se viene una crisis cada vez más profunda: dificultades para administrar las vacunas a medida que se propaga la variante Delta.


Un envío de vacunas proporcionado por Covax en El Salvador en marzo. El programa ha administrado 163 millones de dosis en todo el mundo, pero había planeado tener al menos 640 millones disponibles para este momento..
Un envío de vacunas proporcionado por Covax en El Salvador en marzo. El programa ha administrado 163 millones de dosis en todo el mundo, pero había planeado tener al menos 640 millones disponibles para este momento..

Las muertes por Covid-19 aumentaron en África en junio cuando llegaron a Chad 100.000 dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech. La entrega parecía una prueba de que el programa respaldado por las Naciones Unidas para inmunizar al mundo podría llevar las vacunas más deseables a las naciones menos desarrolladas; sin embargo, cinco semanas después, dijo el ministro de salud de Chad, 94.000 dosis seguían sin utilizarse.

Cerca de Benin, solo se administraban 267 inyecciones por día, un ritmo tan lento que expiraron 110.000 de las dosis de AstraZeneca del programa. En toda África, indicaron documentos confidenciales de julio, el programa estaba monitoreando al menos nueve países donde dijo que las dosis destinadas a los pobres estaban en riesgo de estropearse este verano.

La acumulación de vacunas ilustra uno de los problemas más serios, pero en gran parte no reconocidos, que enfrenta el programa de inmunización mientras trata de recuperarse de meses de errores y decepciones: la dificultad para llevar las dosis de las pistas de los aeropuertos a los brazos de las personas.

Conocido como Covax, se suponía que el programa sería una potencia mundial, una alianza multimillonaria de organismos internacionales de salud y organizaciones sin fines de lucro que garantizaría, a través del poder adquisitivo, que los países pobres recibieran las vacunas tan rápido como los ricos.


En cambio, Covax ha tenido problemas para adquirir dosis: se encuentra a 500 millones de dosis por debajo de su objetivo. Los países pobres están peligrosamente desprotegidos a medida que la variante Delta se propaga desenfrenadamente, el escenario menos deseado para el que se creó Covax.

La urgente necesidad de vacunar al mundo va mucho más allá de proteger a las personas de los países pobres. Cuanto más tiempo circula el virus, más peligroso puede volverse, incluso para las personas vacunadas en los países ricos.

“Covax no ha fallado, pero está fallando”, dijo el Dr. Ayoade Alakija, copresidente del programa de entrega de vacunas de la Unión Africana. “Realmente no tenemos otras opciones. Por el bien de la humanidad, Covax debe funcionar".

Finalmente, hay más suministros en camino, cortesía de la administración Biden, que está comprando 500 millones de dosis de Pfizer y entregándolas a través de Covax, la pieza central de un compromiso más amplio de las democracias ricas. Las dosis donadas deberían comenzar a enviarse este mes.

Pero la donación de Biden, por un valor de $ 3.5 mil millones, viene con una advertencia: para ayudar a financiarla, la administración está desviando cientos de millones de dólares prometidos para campañas de vacunación en los países más pobres, según las notas de una reunión entre Covax y funcionarios estadounidenses. Escasos de fondos, esos países han tenido dificultades para comprar combustible para transportar las dosis a las clínicas, capacitar a las personas para administrar las inyecciones o persuadir a las personas para que las obtengan.

Incluso mientras los funcionarios de Covax se esfuerzan por llenar ese vacío de financiamiento, la pregunta principal es si el programa puede ir más allá de sus errores y más allá de un desequilibrio de poder que lo ha dejado a merced de los países ricos y las compañías farmacéuticas.


Pfizer, por ejemplo, se resistió a un acuerdo directo con Covax esta primavera, revelan las entrevistas, en lugar de llegar a un acuerdo a través de la administración Biden, un acuerdo que dañó la credibilidad de Covax como comprador independiente de vacunas.


El programa ha luchado con retrasos y luchas internas. Según entrevistas y registros de Covax, las barreras burocráticas impuestas por su liderazgo han retrasado el desembolso de 220 millones de dólares para ayudar a los países a administrar las vacunas. Impulsado por una organización sin fines de lucro financiada por la Fundación Gates, Covax es una creación sin precedentes. Ha llevado las vacunas a los países más pobres más rápido de lo habitual, ha desarrollado un sistema para compensar a las personas por reacciones graves posteriores a la vacuna y proteger a los fabricantes de vacunas de la responsabilidad legal, un plan que les ahorró a esos países meses de negociaciones.


Aún así, los 163 millones de dosis que ha entregado, la mayoría gratis a las naciones más pobres, y el resto a países como Canadá que pagó por obtener cierta cantidad de vacunas, están muy lejos de los planes de tener al menos 640 millones de dosis disponibles para este momento del año.


El Dr. Seth Berkley, director ejecutivo de Gavi, la organización sin fines de lucro en el corazón de Covax, dijo que el financiamiento temprano insuficiente hizo inevitable la escasez de suministro. Cuando surgen problemas de distribución del tipo en Chad y Benin, Covax intenta “trasladar esas vacunas a otros países y luego trabajar con esos países para tratar de mejorar su capacidad”, dijo.

Los partidarios y críticos coinciden en que el programa debe mejorar rápidamente. A principios de julio, los documentos confidenciales de Covax indicaban que 22 países, algunos con un aumento de las muertes, informaron estar casi o por completo sin dosis por parte del programa.



ARTÍCULO POR: BENJAMÍN MUELLER Y REBECCA ROBBINS

FOTOGRAFÍA: MARVIN RECINOS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19