En Navidad, el Papa rezó por el fin de la pandemia y los diálogos de paz

El Papa Francisco oró el sábado por el fin de la pandemia de coronavirus, utilizando su discurso del día de Navidad para instar a la atención médica para todos, las vacunas para los pobres y para que prevalezca el diálogo para resolver los conflictos del mundo.


El Papa Francisco mira a la multitud después de entregar la bendición del día de Navidad Urbi et Orbi (en latín, 'a la ciudad y al mundo') desde el balcón principal de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, el sábado 25 de diciembre de 2021.
El Papa Francisco mira a la multitud después de entregar la bendición del día de Navidad Urbi et Orbi (en latín, 'a la ciudad y al mundo') desde el balcón principal de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, el sábado 25 de diciembre de 2021.

En medio de un aumento récord en los casos de COVID-19 en Italia esta semana, solo unos pocos miles de personas acudieron en masa a la Plaza de San Pedro empapada por la lluvia para la celebración anual navideña llamada "Urbi et Orbi" de Francisco ("Para la ciudad y el mundo"). Normalmente, la plaza se llena de decenas de miles de simpatizantes en las fiestas.


Pero al menos pudieron reunirse este año; ya que el bloqueo de las vacaciones de 2020 en Italia obligó a Francisco a pronunciar un discurso televisado desde el interior del Palacio Apostólico para evitar que se formaran multitudes en la plaza. Aunque Italia esta semana registró más de 50.000 casos en un solo día por primera vez, el gobierno no ha ordenado otro cierre.


El discurso del Papa del día de Navidad le da la oportunidad al pontífice de llamar la atención de una audiencia global sobre conflictos grandes y pequeños y este año no fue la excepción. Francisco lamentó los conflictos en curso en Siria, Yemen e Irak, las nuevas tensiones en Ucrania y Etiopía y una "crisis sin precedentes" en el Líbano.


“Nos hemos acostumbrado tanto a ellos (los conflictos) que ahora estás inmensas tragedias se están pasando por alto en medio del silencio; corremos el riesgo de no escuchar el grito de dolor y angustia de tantos de nuestros hermanos y hermanas”, dijo desde la logia de la basílica de San Pedro mientras los guardias suizos se mantenían firmes en la plaza de abajo.

Francisco advirtió sobre la tendencia de la pandemia a retirarse y aislarse, instando en cambio al diálogo para tratar de resolver los conflictos mundiales. Oró en particular por los más afectados por el virus, incluidas las mujeres y los niños que han sufrido un aumento de los abusos durante los encierros.


“Hijo de Dios, consuela a las víctimas de la violencia contra la mujer, que se ha incrementado en este tiempo de pandemia. Ofrece esperanza a los niños pequeños y adolescentes que sufren acoso y abuso ”, dijo.

Rezó pidiendo "consuelo y calor" para los adultos mayores que están solos, así como para los trabajadores de la salud que "se dedican generosamente" al cuidado de los enfermos.


“Otorgar salud a los enfermos e inspirar a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a buscar las mejores formas posibles de superar la actual crisis de salud y sus efectos”, dijo. “Que abunden los corazones abiertos para garantizar que se brinde la atención médica necesaria, y las vacunas en particular, a las personas que más las necesitan”.

Francisco pronunció su discurso horas después de celebrar una misa de medianoche para unas 2.000 personas, una fracción de la capacidad de la basílica. La ceremonia en realidad comenzó a las 7:30 pm, un guiño a la resistencia del Papa de 85 años y un retraso del año pasado, cuando el servicio tuvo que terminar antes del toque de queda por el COVID-19 en todo el país.


Por segundo día consecutivo, Italia estableció el viernes un récord diario de pandemia con 50.599 nuevos casos. Otras 141 personas murieron, lo que elevó el número oficial de muertos en Italia, a causa del virus, a 136.386.


Con la llegada de la variante Ómicron a Italia, el secretario de estado del Vaticano impuso esta semana un nuevo mandato de vacunación al personal del Vaticano, extendiéndolo a todos los empleados excepto a aquellos que se han recuperado del COVID-19.


Anteriormente, solo los empleados que trataban directamente con el público tenían que ser vacunados, como el personal de los Museos Vaticanos y la Guardia Suiza. Otros empleados del Vaticano podrían acceder a sus oficinas con pruebas periódicas. Ahora, no hay ninguna exención.



FOTOGRAFÍA: GREGORIO BORGIA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

20 views0 comments