Equipo en Wuhan en busca del origen de la pandemia

Un equipo global de investigadores llegó el jueves a la ciudad china donde se detectó por primera vez la pandemia de coronavirus para realizar una investigación políticamente sensible sobre sus orígenes en medio de la incertidumbre sobre si Pekín podría intentar evitar descubrimientos vergonzosos.


En esta fotografía de archivo del jueves 11 de junio de 2009, se ve el logo de la Organización Mundial de la Salud en la sede de la OMS en Ginebra, Suiza.
En esta fotografía de archivo del jueves 11 de junio de 2009, se ve el logo de la Organización Mundial de la Salud en la sede de la OMS en Ginebra, Suiza.

El equipo de 10 miembros enviado a Wuhan por la Organización Mundial de la Salud fue aprobado por el gobierno del presidente Xi Jinping después de meses de disputas diplomáticas que provocaron una queja pública inusual por parte del jefe de la OMS. Llegaron el jueves, informaron medios estatales.


Los científicos sospechan que el virus que ha matado a 1,9 millones de personas desde finales de 2019 saltó a los humanos desde murciélagos u otros animales, probablemente en el suroeste de China. El gobernante Partido Comunista, afectado por las quejas de que permitió que la enfermedad se propagara, dice que el virus vino del extranjero, posiblemente en mariscos importados, pero los científicos lo rechazan.


El equipo de la OMS incluye virólogos y otros expertos de Estados Unidos, Australia, Alemania, Japón, Gran Bretaña, Rusia, Países Bajos, Qatar y Vietnam.


Un portavoz del gobierno dijo esta semana que "intercambiarán puntos de vista" con científicos chinos, pero no dio indicios de si se les permitiría reunir pruebas.


El equipo será puesto en cuarentena después de su llegada, que suele durar dos semanas. Deben comenzar a trabajar con expertos chinos a través de videoconferencia mientras están en cuarentena.


China rechazó las demandas de una investigación internacional después de que la administración Trump culpó a Pekín por la propagación del virus, que sumió a la economía mundial en su depresión más profunda desde la década de 1930.


Después de que Australia pidió en abril una investigación independiente, Beijing tomó represalias bloqueando las importaciones de carne, vino y otros productos australianos.


Una posibilidad es que un cazador furtivo de vida silvestre haya transmitido el virus a los comerciantes que lo llevaron a Wuhan, dijo uno de los miembros del equipo de la OMS, el zoólogo Peter Daszak del grupo estadounidense EcoHealth Alliance, a Associated Press en noviembre.

Es poco probable que una sola visita de los científicos confirme el origen del virus; Determinar el reservorio animal de un brote suele ser un esfuerzo exhaustivo que requiere años de investigación, incluida la toma de muestras de animales, análisis genéticos y estudios epidemiológicos.


“El gobierno debe ser muy transparente y colaborador”, dijo Shin-Ru Shih, director del Centro de Investigación de Infecciones Virales Emergentes de la Universidad Chang Gung de Taiwán.

El gobierno chino ha tratado de generar confusión sobre el origen del virus. Ha promovido teorías, con poca evidencia, de que el brote podría haber comenzado con las importaciones de mariscos contaminados, una noción rechazada por científicos y agencias internacionales.


"La OMS tendrá que realizar investigaciones similares en otros lugares", dijo el miércoles un funcionario de la Comisión Nacional de Salud, Mi Feng.

Algunos miembros del equipo de la OMS se dirigían a China hace una semana, pero tuvieron que regresar después de que Beijing anunció que no habían recibido visas válidas.


Eso pudo haber sido un "error burocrático", pero el incidente "plantea la cuestión de si las autoridades chinas estaban tratando de interferir", dijo Adam Kamradt-Scott, experto en salud de la Universidad de Sydney.


Un posible foco para los investigadores es el Instituto de Virología de Wuhan en la ciudad donde comenzó el brote. Uno de los principales laboratorios de investigación de virus de China, creó un archivo de información genética sobre los coronavirus de murciélagos después del brote de 2003 del síndrome respiratorio agudo severo.


De acuerdo con la agenda publicada de la OMS para su investigación de orígenes, no hay planes para evaluar si podría haber habido una liberación accidental del coronavirus en el laboratorio de Wuhan, como han afirmado algunos políticos estadounidenses, incluido el presidente Donald Trump.


Una "auditoría científica" de los registros del Instituto y las medidas de seguridad sería una "actividad de rutina", dijo Mark Woolhouse, epidemiólogo de la Universidad de Edimburgo. Dijo que eso depende de cuán dispuestas estén las autoridades chinas a compartir información.


“Aquí hay un gran elemento de confianza”, dijo Woolhouse.

Una investigación de AP descubrió que el gobierno impuso controles sobre la investigación del brote y prohíbe a los científicos hablar con los periodistas.


Es posible que nunca se pueda rastrear el origen exacto del coronavirus porque los virus cambian rápidamente, dijo Woolhouse.


Aunque puede ser un desafío encontrar precisamente el mismo virus COVID-19 en animales que en humanos, descubrir virus estrechamente relacionados podría ayudar a explicar cómo la enfermedad saltó por primera vez de los animales y aclarar qué medidas preventivas son necesarias para evitar futuras epidemias.


En cambio, los científicos deberían centrarse en hacer una "imagen completa" del virus para ayudar a responder a futuros brotes, dijo Woolhouse.


“Ahora no es el momento de culpar a nadie”, dijo Shih. "No deberíamos decir que es su culpa".


ARTÍCULO POR: SAM MCNEIL Y HUIZHONG WU

FOTOGRAFÍA: ANJA NIEDRINGHAUS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL