Es hora de decidir qué medidas de salud pública mantener en el futuro

Ontario deberá reevaluar el valor del sistema de certificados de vacunación en las próximas semanas y meses, dijo el jueves el médico principal de la provincia, mientras hablaba de aprender a vivir con el COVID-19.


El principal médico de Ontario dijo que es hora de hablar sobre el levantamiento de las restricciones a medida que aprendemos a vivir con el COVID-19.
El principal médico de Ontario dijo que es hora de hablar sobre el levantamiento de las restricciones a medida que aprendemos a vivir con el COVID-19.

Es probable que el enmascaramiento sea la última medida de salud pública en desaparecer, dijo el Dr. Kieran Moore; ya que ofrece una buena cantidad de protección contra el virus.


Pero con la variante de Ómicron tan infecciosa y difícil de controlar, y ahora que existen vacunas seguras y efectivas, así como tratamientos antivirales para evitar la hospitalización en personas de alto riesgo, pronto será el momento de decidir qué restricciones se mantendrán, dijo.


“Llegará un momento en el que tendremos que decidir cuántas medidas de salud pública mantendremos en el futuro y cómo podemos tratar de mantener nuestro bienestar mental, físico, social, económico y educativo de cara a de una amenaza continua de esta cepa del virus”, dijo Moore. “Tenemos que decidir como sociedad cuántas medidas de salud pública queremos recomendar y/o mantener de manera legal para limitar la propagación del COVID-19. Creo que esa discusión debería ocurrir pronto”.

Ontario debería reevaluar el valor de los certificados de vacunación, que muestran prueba de dos inyecciones y se utilizan para acceder a lugares como restaurantes, gimnasios y cines, en un futuro próximo, dijo Moore. Dos dosis de una vacuna contra el COVID-19 no parecen limitar significativamente la transmisión de Ómicron; pero tres dosis reducen el riesgo de transmisión en un 60 por ciento, dijo.


“El principal beneficio del sistema de certificados es que demuestra que estamos bien protegidos con dos dosis para prevenir resultados severos y nos permite una mayor socialización en comparación con alguien no vacunado; pero esto aumenta en el riesgo de contraer Ómicron al acceder a cualquiera de los lugares permitidos y aumenta el riesgo personal”, dijo Moore. “Por lo tanto, protege bien a la persona no vacunada contra la transmisión y contra resultados graves al no poder acceder a reuniones masivas, o a muchos de los lugares permitidos”.

Los datos de Ontario sugieren que tres dosis de una vacuna COVID-19 pueden ofrecer hasta un 95 por ciento de protección contra enfermedades graves.


El premier Doug Ford ha dicho que no está considerando actualizar los certificados de vacunación en este momento para exigir tres dosis.


Moore también anunció el jueves que la provincia está ampliando la elegibilidad para las pruebas de PCR a los miembros del hogar de los trabajadores de la salud que tratan directamente con los pacientes.



ARTÍCULO POR: MICHAEL RANGER

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL

79 views0 comments