Estándares nacionales ayudarían a rastrear la salud mental de los jóvenes canadienses

La preocupación por los desafíos de salud mental de los jóvenes canadienses ha ido en aumento durante los casi dos años de interrupciones y repetidos aislamientos durante la pandemia del COVID-19.


Algunos expertos en salud mental dicen que necesitan mejores herramientas para comprender completamente el costo que ha tenido el COVID-19 en el bienestar psicológico de los niños canadienses.
Algunos expertos en salud mental dicen que necesitan mejores herramientas para comprender completamente el costo que ha tenido el COVID-19 en el bienestar psicológico de los niños canadienses.

Pero los expertos dicen que no tenemos las herramientas para evaluar adecuadamente el costo que la pandemia ha tenido en la salud mental de los niños canadienses. La creación de estándares sobre cómo se mide la salud mental podría ayudar a comprender la escala del problema.


Children's Healthcare Canada, una organización nacional que representa a los proveedores de atención médica de los niños, dijo que los hospitales infantiles están informando un mayor número de niños que ingresan por intentos de suicidio, abuso de sustancias y trastornos alimentarios complejos.


Los jóvenes canadienses se comunicaron con Kids Help Phone unas 4,6 millones de veces en 2020, frente a los 1,9 millones de registros de contactos en 2019, según un informe del servicio de salud para jóvenes.


Keith Dobson, profesor de psicología clínica en la Universidad de Calgary, dijo que si bien ciertas métricas, como las hospitalizaciones y los contactos con médicos, están bien registradas, no existen herramientas de detección estandarizadas para la evaluación de la salud mental en el país.


Dobson, quien también es investigador de la Comisión de Salud Mental de Canadá, dijo que diferentes grupos y organizaciones, incluso dentro del mismo sistema de atención médica, usarán diferentes herramientas.


“Eso hace que sea realmente difícil saber cuáles son las tasas y cómo compararlas de un lugar a otro”, dijo.

Paul-Émile Cloutier, presidente de HealthCareCAN, dijo que los estándares son importantes para garantizar que el dinero invertido en el sistema de salud realmente genere resultados positivos.


“Si no tienes ningún estándar, no podrás evaluar si has mejorado el sistema de atención médica de aquellas personas que padecen una enfermedad mental”, dijo Cloutier.

Actualmente, las provincias y territorios están involucrados en un "enfoque desarticulado" de la atención de la salud mental, donde cada provincia tiene una forma separada, no solo de brindar esos servicios, sino también de recopilar datos, dijo.


“Y una vez que tienes esos datos, no los comparten con otras provincias, lo que creo que es una situación desafortunada importante, porque creo que deberían hacerlo”, dijo Cloutier.

El Dr. Tyler Black, psiquiatra de niños y adolescentes de la Universidad de British Columbia, dijo: "No hemos hecho un gran trabajo en la encuesta periódica, o incluso en el seguimiento de las colecciones nacionales de este tipo de datos".


Black, quien también es especialista en suicidios, dijo que se necesitan grandes conjuntos de datos nacionales para tomar determinaciones sobre los suicidios entre los niños, porque es menos común; pero puede llevar años obtener esos datos en Canadá.


“No somos buenos para emparejar este tipo de cosas con datos modernos. Recibimos volcados de datos todos los años, lo que hace que sea muy difícil saber qué está pasando en el momento”.

Dobson dijo que una herramienta existente que podría usarse como estándar para evaluar la depresión es el módulo de depresión del Cuestionario de Salud del Paciente; una herramienta de diagnóstico para trastornos mentales comunes.


Dijo que esta medida se está utilizando más a nivel internacional y se puede utilizar tanto para adultos como para niños.


Black dijo que debido a que esa herramienta de detección fue diseñada de una manera muy específica, preferiría una que sea "inequívoca" para interpretar, como preguntarle a un paciente directamente cómo está en este momento.


Dijo que si bien aprecia que los investigadores quieran crear escalas complicadas, simplemente están convirtiendo una pregunta subjetiva en una escala que actúa como un representación en ves de hacer la pregunta directamente.


“Prefiero datos más fáciles de interpretar que sean un poco más fáciles de responder para los niños”, dijo Black.

Agregó que le gustaría que los pacientes pequeños y sus familias dieran su opinión sobre los tipos de medidas que se usan para la salud mental de los niños.


“Si hubiesen herramientas estándar que se usaran en todo el país, sería fantástico”, dijo Dobson.

Cloutier dijo que la selección de Carolyn Bennett como ministra de salud mental es un importante paso adelante para crear este tipo de estándares en todo el país.


Bennett dijo en una entrevista que las transferencias de salud mental propuestas por el gobierno federal a las provincias pueden estar vinculadas a la demostración de que se están cumpliendo los estándares.


El desarrollo de estándares de salud mental es una de las primeras prioridades enumeradas en la carta de mandato de Bennett.


La oficina de Bennett dijo en un comunicado que el gobierno comprometió $45 millones en el presupuesto del año pasado para desarrollar estándares nacionales para los servicios de salud mental.


La oficina no respondió a una pregunta sobre si el ministro crearía herramientas de evaluación estandarizadas.



ARTÍCULO POR: ERIKA IBRAHIM

FOTOGRAFÍA: ERIC WARD

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

27 views0 comments