• Eliana González

Esta es la decisión final sobre los fanáticos en los Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos de Tokio se llevarán a cabo durante un estado de emergencia, y los fanáticos no podrán asistir presencialmente; ya que las preocupaciones por el COVID-19 continúan aumentando en la capital de Japón.


Japón declara el estado de emergencia para Tokio y por lo tanto no se permitirán fanáticos en los Juegos Olímpicos.
Japón declara el estado de emergencia para Tokio y por lo tanto no se permitirán fanáticos en los Juegos Olímpicos.

El primer ministro del país hizo la declaración el jueves, pocas horas antes de que el Comité Olímpico Internacional y los organizadores japoneses anunciaran la prohibición de los aficionados.


El ministro olímpico, Tamayo Marukawa, dijo a la agencia de noticias japonesa Kyodo que los Juegos de Verano serían un evento hecho para la televisión. Los aficionados a bordo fueron prohibidos hace meses.


El estado de emergencia entrará en vigor el lunes y durará hasta el 22 de agosto, mucho después del cierre de los Juegos Olímpicos, que comienzan el 23 de julio y terminan el 8 de agosto. Los Juegos Paralímpicos no comienzan hasta el 24 de agosto.


"Teniendo en cuenta el impacto de la cepa Delta, y para evitar que el resurgimiento de infecciones se propague por todo el país, debemos intensificar las medidas de prevención del virus", dijo el primer ministro Yoshihide Suga, citando la variante del COVID-19 que ha credo nuevas oleadas del virus en muchos países del mundo.


Suga insinuó que no se permitirían fanáticos cuando anunció el estado de emergencia el jueves.


"Ya he dicho que no dudaré en no tener espectadores", dijo el primer ministro de Japón.


El foco principal de la emergencia es una solicitud de cierre de bares, restaurantes y salas de karaoke que sirven alcohol. La prohibición de servir alcohol es un paso clave para atenuar las festividades relacionadas con los Juegos Olímpicos y evitar que la gente beba y salga de fiesta. Se espera que los residentes de Tokio enfrenten solicitudes de quedarse en casa y vean los partidos en la televisión desde casa.


La declaración de emergencia supuso una grosera llegada a Japón del presidente del COI, Thomas Bach, quien aterrizó en la ciudad anfitriona pocas horas antes de que se anunciaran las nuevas medidas. Pasará tres días en autoaislamiento en el hotel de cinco estrellas que alberga a los miembros del COI.


Citando varias fuentes, el periódico Asahi de Japón informó el martes que solo los VIP, patrocinadores y otros dignatarios probablemente podrán ingresar al Estadio Nacional para la ceremonia de apertura y que es probable que otros lugares grandes no tengan fanáticos.


Anteriormente, los organizadores habían dicho que tal vez permitirían que algunos los lugares alberguen hasta un 50 por ciento de su capacidad. Sin embargo, los recientes resurgimientos de COVID-19 los han obligado a reevaluarse.


Japón continúa lidiando con numerosos casos y hospitalizaciones, así como con un lento proceso de vacunación. Hasta ahora, solo alrededor del 15 por ciento de los japoneses se han vacunado por completo.


Se espera que ingresen a Japón unos 11.000 atletas olímpicos y 4.400 paralímpicos, junto con decenas de miles de entrenadores, administradores, locutores y medios de comunicación. Según el COI, más del 80 por ciento de las personas que convivirán en la Villa Olímpica estarán vacunadas.


Se han expresado preocupaciones sobre la celebración de los Juegos Olímpicos mientras continúa la pandemia y la comunidad médica de Tokio incluso ha pedido que se cancele el evento.


Muchos atletas, entre ellos algunos canadienses, también han expresado sus preocupaciones sobre viajar a Japón y participar en el evento deportivo.




ARTÍCULO POR: HANA MAE NASSAR EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ MÁS INFORMACIÓN DEPORTIVA