Estados Unidos prohíbe las importaciones de petróleo ruso mientras Biden advierte sobre los "costos"

El presidente Joe Biden anunció el martes que Estados Unidos prohibirá todas las importaciones de petróleo ruso, lo que endurecerá el costo de la economía de Rusia en represalia por su invasión de Ucrania; pero reconoció que traerá costos para los estadounidenses, particularmente en a la hora de llenar el tanque.


El presidente Joe Biden anuncia la prohibición de las importaciones de petróleo ruso, endureciendo el costo de la economía de Rusia en represalia por su invasión de Ucrania, el martes 8 de marzo de 2022, en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington.
El presidente Joe Biden anuncia la prohibición de las importaciones de petróleo ruso, endureciendo el costo de la economía de Rusia en represalia por su invasión de Ucrania, el martes 8 de marzo de 2022, en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington.

La acción sigue a las súplicas del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy a los funcionarios estadounidenses y occidentales para que corten las importaciones, lo que había sido una omisión flagrante en las sanciones masivas impuestas a Rusia por la invasión. Las exportaciones de energía han mantenido un flujo constante de flujo de efectivo hacia Rusia a pesar de las severas restricciones en su sector financiero.


“No seremos parte de las naciones que subsidian la guerra de Putin”, declaró Biden, calificando la nueva acción como un “golpe poderoso” contra la capacidad de Rusia para financiar la ofensiva en curso.

Advirtió que los estadounidenses verán un aumento de los precios y dijo: “Defender la libertad tendrá un costo”.


Biden dijo que Estados Unidos estaba actuando en estrecha consulta con los aliados europeos, que dependen más de los suministros de energía rusos y que reconoció que es posible que no puedan unirse de inmediato. El anuncio marcó el último intento de Biden de aislar a Rusia de gran parte de la economía mundial y garantizar que la invasión de Ucrania sea una pérdida estratégica para el presidente Vladimir Putin, incluso si logra apoderarse del territorio.


“Ucrania nunca será una victoria para Putin”, dijo Biden.

Esta semana, la Unión Europea se comprometerá a eliminar su dependencia de Rusia para satisfacer sus necesidades energéticas lo antes posible; pero llenar el vacío sin paralizar las economías de la UE probablemente llevará algún tiempo.


A diferencia de EE. UU., que es un importante productor de petróleo y gas, Europa depende de las importaciones para el 90 % de su gas y el 97 % de sus productos derivados del petróleo. Rusia suministra el 40% del gas de Europa y una cuarta parte de su petróleo. Estados Unidos no importa gas natural ruso.


El tema de las sanciones petroleras ha creado un conflicto para el presidente entre los intereses políticos internos y los esfuerzos por imponer costos a Rusia. Aunque el petróleo ruso representa solo una pequeña parte de las importaciones estadounidenses, Biden ha dicho que se mostró reacio a prohibirlo, reduciendo los suministros aquí y elevando los precios de la gasolina.


La inflación está en su punto más alto en 40 años, impulsada en gran parte por los precios de la gasolina, y eso podría perjudicar a Biden de cara a las elecciones de mitad de período de noviembre.


“La guerra de Putin ya está perjudicando a las familias estadounidenses en el surtidor de gasolina”, dijo Biden, y agregó: “Voy a hacer todo lo posible para minimizar el aumento de precios de Putin aquí en casa”.

Los precios del gas han estado subiendo durante semanas debido al conflicto y en previsión de posibles sanciones al sector energético ruso. El precio promedio de un galón de gasolina en los EE. UU. alcanzó un récord de $ 4.17 el martes, aumentando 10 centavos en un día y 55 centavos más que la semana pasada, según el club de autos AAA.


Biden dijo que era comprensible que los precios estuvieran subiendo; pero advirtió a la industria energética de EE. UU. contra los “aumentos excesivos de precios” y la explotación de los consumidores.


Incluso antes de que EE. UU. lo prohibiera, muchas empresas energéticas occidentales, incluidas ExxonMobil y BP, se movieron para cortar los lazos con Rusia y limitar las importaciones. Shell, que compró un cargamento de petróleo ruso este fin de semana, se disculpó por la medida el martes en medio de críticas internacionales y se comprometió a detener nuevas compras de suministros energéticos rusos. Los datos preliminares del Departamento de Energía de EE. UU. muestran que las importaciones de crudo ruso cayeron a cero en la última semana de febrero.


En 2021, EE. UU. importó aproximadamente 245 millones de barriles de petróleo crudo y productos derivados del petróleo de Rusia, un aumento anual del 24 %, según la Administración de Información de Energía de EE. UU.


“Es un paso importante para mostrarle a Rusia que la energía está sobre la mesa”, dijo Max Bergmann, ex funcionario del Departamento de Estado que ahora es miembro principal del Centro para el Progreso Estadounidense de tendencia demócrata.

Bergmann dijo que no era sorprendente que Estados Unidos pudiera dar este paso antes que las naciones europeas, que dependen más de la energía rusa.


“Todo esto se está haciendo de manera coordinada, aunque los pasos no sean simétricos”, dijo. “Estamos hablando con ellos constantemente”.


ARTÍCULO POR: ZEKE MILLER, MIKE BALSAMO Y JOSH BOAK

FOTOGRAFÍA: ANDREW HARNIK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

35 views0 comments