• Eliana González

Este será el tema principal en el segundo día de la cumbre del G7

La política exterior está en la agenda de una reunión entre líderes internacionales, actualmente reunidos en un pueblo costero en Inglaterra para elaborar estrategias sobre la mejor manera de abordar algunos de sus desafíos más urgentes, incluido el tema sobre China.


La reina Isabel II posa con los líderes del G7 (de izquierda a derecha en la última fila de la Presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, el Primer Ministro japonés Yoshihide Suga, el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau, el Primer Ministro italiano Mario Draghi, el Presidente del Consejo Europeo Charles Michel, ( primera fila de izquierda a derecha) La canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro británico Boris Johnson y el presidente estadounidense Joe Biden, antes de una recepción en el Proyecto Eden durante la cumbre del G7 en Cornualles. Fecha de la imagen: viernes 11 de junio de 2021.
La reina Isabel II posa con los líderes del G7 (de izquierda a derecha en la última fila de la Presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, el Primer Ministro japonés Yoshihide Suga, el Primer Ministro canadiense Justin Trudeau, el Primer Ministro italiano Mario Draghi, el Presidente del Consejo Europeo Charles Michel, ( primera fila de izquierda a derecha) La canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro británico Boris Johnson y el presidente estadounidense Joe Biden, antes de una recepción en el Proyecto Eden durante la cumbre del G7 en Cornualles. Fecha de la imagen: viernes 11 de junio de 2021.

Los líderes de la cumbre del G7, organizada por el primer ministro británico Boris Johnson, debatirán los asuntos internacionales cuando se reúnan el sábado para una sesión a puertas cerradas.


Cómo lidiar con China y su postura más agresiva es uno de los desafíos que enfrentan estos países, incluido Canadá, que tiene fuertes vínculos económicos con esa nación.


El primer ministro Justin Trudeau se enfrentó a un llamado de los conservadores de la oposición, antes de la cumbre, para que presionara a sus pares democráticos en la adopción de una posición colectiva contra China y presionar por la reubicación de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022.


El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, está listo para hacer tal movimiento pidiendo a los líderes del G7 que condenen a China por su uso de prácticas de trabajo forzoso contra las minorías étnicas, incluidos los musulmanes uigures.


Dos altos funcionarios de la administración, hablando bajo condición de anonimato, discutieron el plan con los reporteros, diciendo que el presidente quiere ver la denuncia escrita en un comunicado firmado entre todos los países cuando concluya la cumbre el domingo.


No está claro qué tendrá que decir exactamente Trudeau a sus aliados sobre China.


Los miembros del propio partido Liberal y los parlamentarios de la oposición votaron en febrero a favor de una moción conservadora que calificó el trato de China a los musulmanes uigures en su provincia de Xinjiang como un genocidio.


Trudeau y la mayor parte de su gabinete se abstuvieron en la votación. Sin llamarlo genocidio, el primer ministro ha caracterizado el trato que China da a los uigures y otras minorías éticas como equivalentes a "abusos sistemáticos de los derechos humanos".


Canadá también se unió al Reino Unido, EE. UU. y la Unión Europea para imponer sanciones a los funcionarios chinos por estas acciones, que, según dijo, estaban respaldadas por "pruebas cada vez mayores".


La relación de Canadá con China ha estado bajo la mira desde que ese país detuvo a Michael Kovrig y Michael Spavor, dos ciudadanos canadienses, luego del arresto en 2018 de un ejecutivo de Huawei Technologies para su extradición a los Estados Unidos por cargos de fraude.


Trudeau ha dicho que los funcionarios están trabajando duro para llevar a ambos hombres a casa y ven su detención como una táctica de represalia del estado por el arresto de Meng Wanzhou.


El primer ministro de Canadá comenzó el segundo día de su cumbre chocando los codos y sonriendo para las cámaras con el presidente francés Emanuel Macron antes de la reunión bilateral de la pareja.


Una lectura de la oficina de Trudeau dijo que acordaron colaborar en una lista de iniciativas, desde desarrollar intercambios culturales y hacer nuevos compromisos para promover la igualdad de género, particularmente en la recuperación económica del COVID-19.


También tenía previsto reunirse el sábado con el primer ministro italiano, Mario Draghi, y la canciller alemana, Angela Merkel.


Junto a Merkel, que no planea buscar la reelección después de que expire su mandato actual, Trudeau es el segundo líder con más años de servicio entre sus colegas del G7.



ARTÍCULO POR: STEPHANIE TAYLOR

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE POLÍTICA