Estudios revelan nuevas características de la variante Ómicron en las superficies

Con la mayoría de las medidas de salud pública llegando a su fin, los expertos instan a las personas a mantenerse al día con los hábitos de higiene de manos que desarrollaron durante la pandemia.


Científicos y funcionarios de salud de todo el mundo están atentos a una subvariante de la cepa de Ómicron que se ha encontrado en al menos 40 países.
Científicos y funcionarios de salud de todo el mundo están atentos a una subvariante de la cepa de Ómicron que se ha encontrado en al menos 40 países.

Hallazgos preliminares de un estudio de la Universidad de Hong Kong sugieren que Ómicron puede quedarse y permanecer infeccioso en las superficies por más tiempo que otras variantes del COVID-19. Los investigadores encontraron que el virus permaneció infeccioso en superficies lisas durante más de una semana en algunos casos.


“En general, la variante Ómicron es más estable en diferentes superficies y materiales que la cepa ancestral”, se lee en el estudio. “Nuestros hallazgos implican que la variante Ómicron tiene una mayor probabilidad de ser transmitida por la ruta fómite. Se recomienda encarecidamente la higiene de las manos y la desinfección frecuente de las superficies de contacto común en las áreas públicas”.

El estudio encontró que la vida útil de Ómicron en varios tipos de papel se mantuvo durante más de 30 minutos, en comparación con solo cinco a 15 minutos para la cepa ancestral del virus. Ómicron permaneció durante más de siete días en superficies lisas: no había rastro de la cepa ancestral infecciosa después de cuatro días.


El estudio dice que se necesita más evidencia para dar cuenta de la mayor transmisibilidad de la variante Ómicron; pero que se debe tener en cuenta la estabilidad del virus en las superficies al recomendar medidas de control contra la infección.


Otros expertos sugieren que los resultados en un laboratorio podrían ser muy diferentes a los de la vida real. El estudio en sí admitió limitaciones ya que los experimentos se realizaron en un entorno de laboratorio bien controlado.


A nivel internacional, los funcionarios de salud están monitoreando una nueva subvariante denominada "Ómicron sigiloso" que está aumentando los casos de COVID-19 en China y en los Estados Unidos. La ministra de Salud de Ontario, Christine Elliott, dijo que la subvariante representará el 50 por ciento de los casos en Ontario a futuro; pero hasta ahora Ómicron BA.2 no ha aumentado las hospitalizaciones en la provincia.


“No está causando más hospitalizaciones o tratamientos más intensivos. El Dr. [Kieran] Moore cree que podremos manejar esta variante sin más interrupciones en los servicios en Ontario”, dijo Elliott.

El epidemiólogo Colin Furness dijo a principios de esta semana que es difícil predecir si Ontario debería estar preocupado ya que no hay una idea clara de cuántas personas ya han tenido Ómicron en la provincia. Furness mencionó que un aumento significativo en los casos para Ontario ciertamente no estaba fuera de discusión.


“Dinamarca está viviendo eso, al igual que China, y es muy posible que sea nuestro futuro; pero es difícil saberlo porque estamos cegados ante nuestra realidad”, dijo Furness.

Los nuevos casos de COVID-19 en China se duplicaron con creces con respecto al día anterior el pasado martes, haciendo que la nación oriental enfrente el mayor brote desde los primeros días de la pandemia. Casi la mitad de los países europeos han registrado un aumento de contagios en la última semana.


Las hospitalizaciones y los pacientes de cuidados intensivos por COVID-19 continúan disminuyendo en Ontario. Los funcionarios de salud informaron el martes sobre 688 personas hospitalizadas con el virus, frente a las 779 de hace una semana.


La provincia ha anunciado que los mandatos de uso de mascarilla se levantarán en la mayoría de los espacios públicos el 21 de marzo, incluidas las escuelas, aunque el requisito se mantendrá en entornos como la atención a largo plazo y el transporte público durante aproximadamente un mes más.


A finales de febrero, el Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el sublinaje BA.2 “debe seguir considerándose una variante de preocupación y debe permanecer clasificado como Ómicron”.


“BA.2 se diferencia de BA.1 en su secuencia genética, incluidas algunas diferencias de aminoácidos en la proteína espiga y otras proteínas. Los estudios han demostrado que BA.2 tiene una ventaja de crecimiento sobre BA.1”, escribió la OMS.


ARTÍCULO POR: MICHAEL RANGER

FOTOGRAFÍA: VIKTOR FORGACS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

49 views0 comments