Europa reabre pero los pacientes con COVID-19 aún abruman a los equipos en las UCI

Casi 6.000 pacientes, críticamente enfermos a causa del COVID-19, aún se encuentran en las unidades de cuidados intensivos franceses esta semana, cuando el país se embarcó en el peligroso proceso de salir con cautela de su último bloqueo; decisión demasiado prematura para algunos trabajadores de primera línea en los hospitales.


Europa reabre pero los pacientes con COVID-19 aún abruman a los equipos en las UCI.
Europa reabre pero los pacientes con COVID-19 aún abruman a los equipos en las UCI.

La decisión del presidente francés Emmanuel Macron de reabrir las escuelas primarias el lunes y permitir que las personas se muevan más libremente nuevamente en mayo, a pesar de que los números de las UCI se han mantenido alarmantemente más altos que en cualquier momento desde el primer aumento catastrófico de la pandemia, marca un cambio en la priorización de hospitales que tiene lugar en múltiples capitales europeas.


En Francia, Grecia y otros lugares, el cursor se mueve hacia otros imperativos económicos, sociales y educativos. Los gobiernos están aumentando las vacunas para reforzar los argumentos para aliviar las restricciones; aunque solo una cuarta parte de los adultos en Europa han recibido una primera dosis.


Con un número récord de pacientes con COVID-19 en cuidados intensivos, Grecia anunció la reapertura de su industria turística desde mediados de mayo. El primer ministro de España dijo que el estado de emergencia que permitió toques de queda y prohibiciones de viaje no se extenderá cuando expire el 9 de mayo, en parte porque las vacunas están permitiendo una reducción segura de las restricciones. Esto a pesar de que más de 2.200 pacientes con COVID-19 en estado crítico siguen ocupando una quinta parte de las camas de las UCI de España.


A partir del lunes, en las zonas de bajo riesgo, las escuelas de Italia pueden reabrir para el aprendizaje presencial a tiempo completo y los restaurantes y bares pueden ofrecer servicio al aire libre y en interiores. Holanda está poniendo fin al toque de queda nocturno y reabriendo las terrazas al aire libre de bares y cafés por primera vez desde mediados de octubre, incluso cuando los hospitales reducen la atención no urgente para aumentar las camas de las UCI para los pacientes con COVID-19.


En Francia, el primer ministro Jean Castex dijo que el último aumento de infecciones, que elevó el número de muertes relacionadas con el COVID-19 en el país a más de 100,000 personas, ha comenzado un lento retroceso, lo que permite que todas las escuelas vuelvan a abrir y que las restricciones de viaje diurnas terminen a partir del 3 de mayo. Castex también planteó la posibilidad de que las tiendas y el servicio al aire libre en restaurantes y cafés cerrados desde octubre pudieran reabrir a mediados de mayo.


"El pico de la tercera ola parece haber quedado atrás y la presión de la epidemia está disminuyendo", dijo Castex el jueves.

Pero eso no es lo que siente Nadia Boudra, enfermera de cuidados intensivos en el Hospital Bichat de París. Su turno de 12 horas el jueves comenzó con el desagradable trabajo de sellar el cadáver de un hombre de 69 años, que murió durante la noche por COVID-19, en una bolsa para cadáveres, pocas horas antes de que su hija volara desde Canadá con la esperanza de verlo con vida, y se trató solo del comienzo de su jornada de ese día.


“Estamos frente a frente a lo que esta pasando, vemos que la gente está muriendo y mucho ”, dijo. Para ella, las escuelas reabiertas y, posiblemente, comer y beber al aire libre en mayo son medidas decretadas "demasiado pronto", un mensaje engañoso de que "las cosas están mejorando, cuando claramente ese no es el caso".


ARTÍCULO POR: JOHN LEICESTER

FOTOGRAFÍA: TEKSOMOLIKA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

22 views0 comments