Fiestas universitarias desafían al COVID-19

En el campus de Queen's University, los estudiantes usan mascarillas, practican el distanciamiento físico y hablan sobre la importancia de contener el COVID-19; pero el viernes por la noche, el vecindario estudiantil cercano vibra con un ambiente diferente, un ambiente de fiesta.



En medio de una pandemia, las grandes reuniones en otras ciudades universitarias están generando temores de una segunda ola, lo que lleva a la universidad, la ciudad y los funcionarios de salud pública locales a reflexionar sobre la mejor manera de responder a estos hechos.


Queen's, como muchas universidades canadienses, ha trasladado la mayor parte de su enseñanza a Internet. Sus residencias están al 40% de su capacidad. Eso significa que un poco menos de 2,000 estudiantes que viven en el campus y alrededor de 4,300 (normalmente serían 25,000) tienen algún tipo de instrucción en el campus.


Pero miles de estudiantes que estudian en línea han regresado a casas y apartamentos compartidos en el área predominantemente poblada por estudiantes cerca del campus, varios de ellos bajo contratos de arrendamiento pactados antes del inicio de la pandemia.


Para muchos, la vida en una ciudad universitaria es lo que los atrajo a Queen's y Kingston en primer lugar. Quieren la energía y la atmósfera del campus, y su vida social, incluso si el virus la ha reducido.


El Dr. Gerald Evans, presidente de enfermedades infecciosas en la escuela de medicina de Queen, dijo que el regreso de los estudiantes de educación superior es probablemente la mayor amenaza para ciudades como Kingston con poblaciones estudiantiles significativas.


En las últimas semanas, los nuevos casos de COVID-19 en Ontario se han concentrado entre los jóvenes. Aunque ellos mismos tienen un riesgo relativamente bajo de contraer una enfermedad grave, pueden transmitir la enfermedad a poblaciones más vulnerables.


El Dr. Evans dijo que los esfuerzos de la universidad para persuadir a los estudiantes de que se comporten de manera diferente este año han sido ineficaces.


Aunque muchas de las reuniones pueden parecer riesgosas desde una perspectiva de salud pública, es posible que no infrinjan las regulaciones provinciales de COVID-19. Por el momento, se permiten reuniones de hasta 50 personas en el interior y hasta 100 personas al aire libre. La autoridad de salud local pide que los residentes tengan un círculo social de hasta 10 personas, que mantengan el distanciamiento físico y se enmascaren en el interior con un puñado de excepciones, y que las personas que llegan de fuera de Canadá se aíslen por sí mismas. Pero los funcionarios de la ciudad y de salud pública han recurrido a los estatutos locales sobre el ruido y el alcohol para reprimir las fiestas.


No es solo Kingston donde han surgido estos problemas. En Waterloo, Ontario, más de 100 personas asistieron a una fiesta en el distrito universitario la semana pasada, según la policía. En Nueva Escocia, cuatro estudiantes fueron multados por no observar las reglas de aislamiento. Y se han declarado brotes en un CEGEP de Quebec y en la Western University de London, donde cinco estudiantes dieron positivo el fin de semana.


Aunque ha habido pocos casos hasta ahora, el punto clave será en tres o cuatro semanas, dijo el Dr. Evans. Eso es justo cuando muchos estudiantes tradicionalmente se han ido a casa con sus familias en otras partes de Ontario y Quebec para el Día de Acción de Gracias, agregó.



ARTÍCULO POR: JOE FRIESEN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL


41 views0 comments