Foto de una antigua escuela residencial en Canadá gana el prestigioso premio "World Press Photo"

Una imagen inquietante de vestidos colgados en cruces a lo largo de un camino, con un arcoíris en el fondo, que conmemora a los niños que murieron en una escuela residencial creada para "imponer un proceso de adaptación" a los niños indígenas en Canadá ganó el prestigioso premio World Press Photo el jueves.


Foto de una antigua escuela residencial en Canadá gana el prestigioso premio "World Press Photo".
Foto de una antigua escuela residencial en Canadá gana el prestigioso premio "World Press Photo".

La imagen pertenece a una de una serie de fotografías de la Escuela Residencial de Kamloops tomada por la fotógrafa canadiense Amber Bracken para The New York Times.


“Es una especie de imagen que se graba a sí misma en tu memoria. Inspira una especie de reacción sensorial”, dijo la presidenta del jurado global, Rena Effendi, en un comunicado. “Casi podía escuchar la tranquilidad en esta fotografía, un momento tranquilo de ajuste de cuentas global para la historia de la colonización, no solo en Canadá sino en todo el mundo”.

No fue el primer reconocimiento para el trabajo de Bracken en la competencia con sede en Ámsterdam. Ella ganó el primer premio en la categoría Temas contemporáneos del concurso en 2017 por imágenes de manifestantes en el oleoducto Dakota Access en Dakota del Norte.


Su última victoria se produjo menos de una semana después de que el Papa Francisco se disculpara históricamente con los pueblos indígenas por los abusos "deplorables" que sufrieron en las escuelas residenciales dirigidas por católicos de Canadá y pidiera perdón.


En mayo pasado, la Nación Tk'emlups te Secwepemc anunció el descubrimiento de 215 tumbas cerca de Kamloops, British Columbia. Era la escuela residencial indígena más grande de Canadá y el descubrimiento de las tumbas fue el primero de numerosos sitios sombríos similares en todo el país.


“Así que empezamos a tener, supongo, una personificación de algunos de los niños que iban a estas escuelas y que no regresaban a casa”, dijo Bracken en comentarios publicados por los organizadores del concurso. “También están estas crucecitas junto a la carretera. Supe de inmediato que quería fotografiar la línea de estas cruces con la ropa de estos niños colgando de ellas para conmemorar y honrar a esos pequeños y hacerlos visibles de una manera en la que no lo habían estado durante mucho tiempo”.

Los pueblos indígenas de otras partes del mundo figuraron en otros dos de los principales premios de la competencia anual. Los ganadores fueron elegidos entre 64.823 fotografías y presentaciones en formato abierto por 4.066 fotógrafos de 130 países.


“Juntos, los ganadores mundiales rinden homenaje al pasado mientras habitan el presente y miran hacia el futuro”, dijo Effendi.


ARTÍCULO POR: MIKE CORDER

FOTOGRAFÍA: AMBER BRACKEN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

11 views0 comments