¿Hay posibilidad de una cuarta ola de COVID-19 en Canadá?

Una cuarta ola de COVID-19, que ahora está surgiendo en todo el Reino Unido, no tiene por qué convertirse en una realidad en Canadá siempre que las personas sigan vacunándose lo más rápido posible, dijeron algunos expertos en enfermedades infecciosas.


Canadá no está condenada a una cuarta ola de COVID-19 a pesar de la experiencia del Reino Unido, dicen los médicos.
Canadá no está condenada a una cuarta ola de COVID-19 a pesar de la experiencia del Reino Unido, dicen los médicos.

Esa predicción optimista llega incluso con el dominio de la variante Delta, que está demostrando ser más difícil de detener con una sola dosis de la vacuna.


El Dr. David Naylor, copresidente del grupo de trabajo de inmunidad COVID-19 de Canadá, dijo que el Reino Unido ha sido un "indicador útil" para Canadá en la pandemia, a menudo unos pasos por delante a medida que las infecciones aumentan y disminuyen.


Con una de las campañas de vacunación más rápidas del mundo y estrictas medidas de salud pública después de Navidad, el Reino Unido fue un faro de esperanza para Canadá. A mediados de mayo, mientras gran parte de Canadá todavía estaba sumida en los cierres de la tercera ola, el Reino Unido estaba abriendo restaurantes y bares, habiendo reducido tanto las tasas de infección, que tuvo días en los que ni una sola persona murió por COVID-19.


Pero en las semanas posteriores, la variante Delta está demostrando su peso, empujando las infecciones en el Reino Unido de menos de 2.000 por día en la tercera semana de mayo a más de 26.000 por día durante la última semana.


“También podríamos lidiar con algo así aquí, debido a la apertura de varias provincias”, dijo Naylor. "Pero también es posible que Canadá trace un rumbo un poco más suave con la variante Delta en el próximo mes".


Si bien el Reino Unido superó a Canadá en la primera parte de la vacunación, y todavía lo hace en las segundas dosis, existen algunas diferencias entre los dos programas de inoculación, dijo Naylor, incluida la espera para levantar la mayoría de las restricciones hasta que se vacunen más personas.


"Eso puede ayudarnos a mitigar los riesgos de una gran ola de Delta", dijo.

Cuando el Reino Unido pasó a la tercera etapa de su reapertura, el 17 de mayo, permitiendo cenas en interiores y visitas a cines y museos, aproximadamente la mitad de los residentes británicos tenían su primera vacuna y el 30 por ciento estaban totalmente vacunados. Canadá, que ahora se encuentra en un lugar similar al del Reino Unido en términos del levantamiento de las tasas de infección y de las restricciones de salud pública, ha administrado al menos una dosis al 69 por ciento de los canadienses y el 38 por ciento está completamente vacunado.


Pero esos números no cuentan toda la historia.


El Dr. Zain Chagla, médico de enfermedades infecciosas de St. Joseph's Healthcare en Hamilton, dijo que otra diferencia entre los dos países es la edad de las personas vacunadas.


En ambos países, las tasas de infección son más altas entre las personas menores de 30 años. Canadá abrió las vacunas a personas de tan solo 12 años a fines de mayo. El Reino Unido solo comenzó a vacunar a personas de 18 años a mediados de junio y aún no ha comenzado a vacunar a los adolescentes.


Cuando el Reino Unido pasó a la fase tres de reapertura en mayo, menos del 17 por ciento de las personas menores de 40 tenían una dosis de vacuna y el siete por ciento tenían las dos. Hasta el 26 de junio, Canadá había administrado al menos una dosis a aproximadamente a dos tercios de las personas entre 12 y 39 años y dos dosis a aproximadamente el 12 por ciento.


"Creo que tenemos un poco de ventaja aquí en Canadá", dijo Chagla.

Los estudios han demostrado que una dosis de vacuna no es tan buena como dos para prevenir las infecciones sintomáticas por COVID-19. Una dosis es muy buena para mantener a las personas fuera del hospital. Varios países donde se está extendiendo la variante Delta ahora informan las tasas de infección más rápidas en personas no vacunadas.


Angela Rasmussen, viróloga de la Organización de Investigación de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan, dijo que seguirán apareciendo nuevas variantes porque los virus mutan a medida que se propagan y, a veces, esas mutaciones hacen que el virus sea más fuerte.


Pero Rasmussen dijo que las mutaciones no son tan grandes como para que las vacunas no las afecten en absoluto.


"La gran mayoría de las personas que han recibido dos inyecciones no van a enfermarse gravemente, incluso si contraen una infección irruptiva", dijo Rasmussen.

Ella dijo que también es probable que sean menos infecciosos para los demás.


Rasmussen dijo que la gente debería recordar esto cuando surja inevitablemente la siguiente variante, y aun así confiar en que las vacunas ayudarán.


“La respuesta a las variantes no es 'Dios mío, las vacunas no funcionan', porque algunas personas se infectaran ocasionalmente”, dijo. "Deberíamos decir que vamos a vacunarnos todos, para que podamos reducir la probabilidad de que surjan variantes que son aún más capaces de hacer flaquear a nuestras defensas".

https://www.brampton.ca//en/residents/fire-emergency-services/Pages/Welcome.aspx


ARTÍCULO POR: MIA RABSON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL