• Eliana González

Hospitales británicos al borde del colapso

Los hospitales británicos están cancelando procedimientos no urgentes y luchando por encontrar espacio para los pacientes de COVID-19 a medida que los casos de coronavirus continúan aumentando a pesar de las nuevas y duras restricciones impuestas para frenar una nueva variante del virus que se propaga rápidamente.


Una ambulancia pasa por Oxford Street en Londres, Inglaterra, después de que el primer ministro británico Boris Johnson emitiera un comunicado televisado anunciando más restricciones para el sureste el 19 de diciembre de 2020.
Una ambulancia pasa por Oxford Street en Londres, Inglaterra, después de que el primer ministro británico Boris Johnson emitiera un comunicado televisado anunciando más restricciones para el sureste el 19 de diciembre de 2020.

El Dr. Nick Scriven, ex presidente inmediato de la Sociedad de Medicina Aguda, dijo el lunes que el creciente número de pacientes hospitalizados era "extremadamente preocupante".


Las autoridades británicas culpan a una nueva variante del coronavirus de las crecientes tasas de infección en Londres y el sureste de Inglaterra. Dicen que la nueva versión se transmite más fácilmente que la original, pero enfatizan que no hay evidencia de que enferme más a la gente.


En respuesta, las autoridades han puesto a una franja de Inglaterra que alberga a 24 millones de personas bajo restricciones que requieren el cierre de tiendas no esenciales, bar socializar en el interior y permitir que los restaurantes y pubs solo operen para llevar.


Aun así, los ingresos hospitalarios por COVID-19 en el sureste de Inglaterra se están acercando o superando los niveles observados en el primer pico del brote. Las cifras del gobierno muestran que 21,286 personas fueron hospitalizadas con el coronavirus en todo el Reino Unido el 22 de diciembre, el último día para el que hay datos disponibles. Eso está solo ligeramente por debajo del máximo de 21,683 pacientes de COVID-19 que se registraron en hospitales del Reino Unido el 12 de abril.


Gran Bretaña ya ha registrado más de 70.000 muertes entre personas con el coronavirus, uno de los peajes más altos de Europa.


El ministro del gabinete, Michael Gove, dijo que más partes de Inglaterra podrían tener que someterse al nivel más estricto de restricciones si el número de casos no desciende. Escocia, Gales e Irlanda del Norte también han implementado fuertes medidas de bloqueo.


Aún así, hay una creciente confianza en que la ayuda pronto podría estar en camino, con la expectativa creciente de que los reguladores del Reino Unido puedan autorizar una segunda vacuna contra el coronavirus esta semana.


Los informes de los medios británicos dicen que es probable que la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios dé luz verde a una vacuna fabricada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.


El regulador autorizó un golpe realizado por la compañía farmacéutica estadounidense Pfizer y la firma alemana BioNTech el 2 de diciembre, convirtiendo a Gran Bretaña en el primer país en obtener acceso a una vacuna rigurosamente probada. Más de 600.000 personas en el Reino Unido han recibido la primera de las dos inyecciones necesarias de la vacuna.


Si se autoriza la vacuna AstraZeneca-Oxford esta semana, el público podría comenzar a recibirla a partir del 4 de enero. Gran Bretaña ha ordenado 100 millones de dosis, en comparación con 40 millones de dosis de la inyección Pfizer-BioNTech.



ARTÍCULO POR: JILL LAWLESS

FOTOGRAFÍA: FACUNDO ARRIZABALAGA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL