Incendio masivo en UCI de Irak deja 82 personas muertas

El número de muertos por un incendio masivo en un hospital de Bagdad para pacientes con coronavirus aumentó a al menos a 82 el domingo, mientras las familias ansiosas buscaban familiares desaparecidos y el gobierno suspendió a algunos funcionarios de salud clave por presunta negligencia.


Los dolientes rezan cerca del ataúd de un paciente con coronavirus que murió en el incendio de un hospital, durante su funeral en el Santuario Imam Ali en Najaf, Irak, el domingo 25 de abril de 2021.
Los dolientes rezan cerca del ataúd de un paciente con coronavirus que murió en el incendio de un hospital, durante su funeral en el Santuario Imam Ali en Najaf, Irak, el domingo 25 de abril de 2021.

Las llamas, descritas por un testigo como "volcanes de fuego", arrasaron la unidad de cuidados intensivos del Hospital Ibn al-Khatib, que atiende exclusivamente a pacientes con COVID-19 con síntomas graves. Las autoridades dijeron que el incendio, que también hirió a 110 personas, fue provocado por la explosión de un cilindro de oxígeno.


La negligencia generalizada por parte de los funcionarios de salud es la culpable del incendio, dijo el domingo el primer ministro de Irak, Mustafa al-Kadhimi. Luego de una reunión especial del gabinete para discutir el incendio, el gobierno suspendió a funcionarios clave, incluidos el ministro de Salud y el gobernador de la provincia de Bagdad. Otros funcionarios, incluido el director del hospital, fueron destituidos de sus cargos.


Los bomberos y los equipos de defensa civil tardaron hasta la madrugada del domingo para apagar las llamas.


Entre los muertos había al menos 28 pacientes con respiradores, tuiteó Ali al-Bayati, portavoz de la Comisión de Derechos Humanos independiente del país, un organismo semioficial.


Los paramédicos llevaron los cuerpos, muchos quemados más allá del reconocimiento, al hospital al-Zafaraniya, donde Ahmed dijo que los equipos forenses intentarán identificarlos comparando muestras de ADN con las de sus familiares.


Para el mediodía del domingo, los familiares seguían buscando ansiosamente a sus seres queridos.


El incendio ocurrió cuando Irak lidia con una segunda ola severa de la pandemia del coronavirus. Los casos diarios de virus ahora promedian alrededor de los 8.000, el nivel más alto desde que Irak comenzó a registrar tasas de infección a principios del año pasado. Al menos 15.200 personas han muerto por coronavirus en Irak entre al menos 100.000 casos confirmados.


Años de sanciones y guerras han paralizado el sector de la salud del país y la última ola de infecciones ha puesto a prueba los límites de las instalaciones de salud. Las preocupaciones de seguridad también plagan al país; ya que los frecuentes ataques con cohetes continúan apuntando a las bases del ejército que albergan tropas extranjeras y la sede del gobierno de Irak.


El mortífero incendio fue sólo el último capítulo del pobre historial de seguridad pública de Irak.


En marzo de 2019, más de 100 personas murieron cuando un ferry se hundió en el río Tigris cerca de la ciudad norteña de Mosul. El barco se volcó debido al hacinamiento y la marea alta. Unos meses después, en septiembre de 2019, un incendio arrasó el mercado Shorja de Bagdad, una importante zona comercial de la ciudad, y arrasó muchas tiendas.


Parte del problema es que las leyes y regulaciones que gobiernan la seguridad y la salud públicas son antiguas, dijo Yesar al-Maliki, asesor del Instituto de Energía de Irak.


El primer ministro convocó la sesión especial del gabinete horas después de que estallaran las llamas. Además de suspender al ministro de Salud, Hasan al-Tamimi, y al gobernador de Bagdad, el gabinete ordenó una investigación del ministro de Salud y de los principales funcionarios del hospital responsables de supervisar las medidas de seguridad.


El gabinete también despidió al director general del departamento de salud de Bagdad en el área de al-Rusafa, donde se encuentra el hospital, y al director de ingeniería y mantenimiento del hospital, según un comunicado del Ministerio de Salud y la oficina del primer ministro.


"La negligencia en tales asuntos no es un error, sino un crimen por el que todas las partes negligentes deben asumir la responsabilidad", dijo al-Kadhimi el domingo después de una reunión.

La enviada de las Naciones Unidas a Irak, Jeannine Hennis-Plasschaert, expresó "conmoción y dolor" por el incendio en un comunicado y pidió medidas de protección más estrictas en los hospitales.


En el Vaticano, el Papa Francisco, quien concluyó un viaje histórico a Irak el mes pasado, recordó a los que murieron en el incendio. Al dirigirse a las personas reunidas en la Plaza de San Pedro para su habitual aparición dominical, Francisco mencionó la noticia de los fallecimientos. “Oremos por ellos”, dijo.




ARTÍCULO POR: SAMYA KULLAB

FOTOGRAFÍA: ANMAR KHALIL

EDICIÓN: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL