• Eliana González

India se encuentra abrumada ante un brote de COVID-19 sin precedentes

Con la escasez de oxígeno suplementario para los pacientes en India, las personas llevan a sus parientes con coronavirus de un hospital a otro en busca de tratamiento, mientras el país se ve envuelto en una nueva y devastadora oleada de infecciones. Con demasiada frecuencia, estos esfuerzos terminan en duelo.


India se está recuperando de uno de los peores brotes de coronavirus del mundo, que ha llevado al borde su infraestructura de atención médica.
India se está recuperando de uno de los peores brotes de coronavirus del mundo, que ha llevado al borde su infraestructura de atención médica.

Las historias se cuentan en las redes sociales y en imágenes de televisión, familiares desesperados piden oxígeno fuera de los hospitales o lloran en la calle por sus seres queridos que murieron esperando tratamiento.


Por cuarto día consecutivo, India estableció el domingo un récord diario mundial de nuevas infecciones por coronavirus, impulsadas por una nueva variante insidiosa que surgió allí. El aumento ha socavado las prematuras afirmaciones del gobierno de victoria sobre la pandemia.


Las 349.691 infecciones confirmadas durante el último día llevaron el total de India a más de 16,9 millones de casos, solo por detrás de Estados Unidos a nivel mundial. El Ministerio de Salud informó otras 2.767 muertes en las últimas 24 horas, lo que eleva las muertes de India a 192.311.


Los expertos dicen que este número podría ser un recuento muy bajo; ya que los casos sospechosos no están incluidos y muchas muertes por COVID-19 se atribuyen a afecciones subyacentes.


La crisis que se desarrolla es más visceral en los cementerios y crematorios, a punto de colapsar en la India, y en imágenes desgarradoras de pacientes jadeando que mueren camino a los hospitales debido a la falta de oxígeno.


Los cementerios en la capital, Nueva Delhi, se están quedando sin espacio. Piras funerarias brillantes y resplandecientes iluminan el cielo nocturno en otras ciudades muy afectadas.


En la ciudad central de Bhopal, algunos crematorios han aumentado su capacidad de docenas de hornos a más de 50. Sin embargo, los funcionarios dicen que todavía hay esperas de horas.


En el crematorio Bhadbhada Vishram Ghat de la ciudad, los trabajadores dijeron que incineraron a más de 110 personas el sábado, incluso cuando las cifras del gobierno en toda la ciudad de 1,8 millones sitúan el número total de muertes por virus en solo 10.


"El virus se está tragando a la gente de nuestra ciudad como un monstruo", dijo Mamtesh Sharma, un funcionario del lugar.

La avalancha de cuerpos sin precedentes ha obligado al crematorio a saltarse ceremonias individuales y rituales exhaustivos que los hindúes creen que liberan al alma del ciclo del renacimiento.


“Solo estamos quemando cuerpos a medida que llegan. Es como si estuviéramos en medio de una guerra ”.

El sepulturero principal del cementerio musulmán más grande de Nueva Delhi, donde han sido enterradas 1.000 personas durante la pandemia, dijo que ahora están llegando más cuerpos que el año pasado. "Me temo que nos quedaremos sin espacio muy pronto", dijo Mohammad Shameem.


La situación es igualmente desalentadora en hospitales insoportablemente llenos, donde personas desesperadas mueren en fila, a veces en las calles afuera, esperando ver a los médicos.


Los funcionarios de salud están luchando para expandir las unidades de cuidados críticos y abastecerse de suministros de oxígeno cada vez más escasos. Tanto los hospitales como los pacientes están luchando para adquirir los escasos equipos médicos que se venden en el mercado negro a un margen exponencial.


El drama contrasta directamente con las afirmaciones del gobierno de que "nadie en el país se quedó sin oxígeno", en una declaración hecha el sábado por el fiscal general de la India, Tushar Mehta, ante el Tribunal Superior de Delhi.


El colapso es un rotundo fracaso para un país cuyo primer ministro sólo en enero había declarado la victoria sobre COVID-19 y que se jactaba de ser la “farmacia del mundo”, un productor mundial de vacunas y un modelo para otras naciones en desarrollo.


Sorprendido por el último aumento mortal, el gobierno federal ha pedido a las fabricas que aumenten la producción de oxígeno y otros medicamentos salvavidas que escasean; pero los expertos en salud dicen que India tuvo todo un año para prepararse para lo inevitable y no lo hizo.



ARTÍCULO POR: SHEIKH SAALIQ Y AIJAZ HUSSAIN

FOTOGRAFÍA: SANJAY KANOJIA

EDICIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL