• Eliana González

Inicia el tour de Francia 2020

El tour de Francia partió de la Riviera francesa el sábado, dos meses más tarde de lo planeado y bajo la sombra de una pandemia de coronavirus que aún podría hacer añicos las esperanzas de que la carrera de ciclistas más grande del mundo llegue a la meta de París en tres semanas.



Originalmente programada para junio, la primera etapa de la épica de tres semanas sobre los picos y llanuras de Francia salió de Niza para un circuito de 154 km que probablemente terminará en una especie de sprint masivo en el icónico Promenade des Anglais, que está hecho a medida para una audiencia de televisión global sintonizada desde 190 países.


Sin embargo, el coronavirus todavía tiene la carrera bajo amenaza. El jueves, el primer ministro francés Jean Castex incluyó a Niza en una lista de "zona roja" de Covid-19 con protocolos de salud más estrictos. Y el director de la carrera, Christian Prudhomme, dijo el sábado que la regla de expulsar a los equipos del Tour con dos ciclistas dando positivo se había ajustado a dos positivos de todo el séquito, incluidos mecánicos, cocineros y conductores junto con los ciclistas.



En un aperitivo preocupante, el equipo belga Lotto ya envió a casa a cuatro de sus empleados después de una prueba positiva y un resultado "sospechoso". La línea de meta del sábado en la Promenade des Anglais permitirá solo 100 espectadores, a lo largo del Tour, una célula de pruebas de virus viajará con los equipos. Definitivamente la pandemia se traduce en un Tour de aspecto muy diferente este año para ciclistas y fanáticos. La ley actual del gobierno francés limita las reuniones públicas a 5,000. Eso significa un cambio cataclísmico para los organizadores, con algunas subidas en años anteriores que atrajeron a cientos de miles de personas a lo largo de las carreteras.

"Sí, el público tendrá acceso al Tour de Francia", insistió Prudhomme, y explicó que se establecerían áreas de detección para monitorear los números.

Los protocolos de salud y seguridad para ciclistas y equipos implican que se mantengan en una burbuja y se prueben varias veces, con la menor interacción posible entre las respectivas burbujas. Dave Brailsford, el jefe del Equipo Ineos que se ha llevado siete de los últimos ocho títulos del Tour de Francia, admitió que sigue habiendo incertidumbre sobre la carrera que llegará a los Campos Elíseos el 20 de septiembre.

"Si llega un momento en que se convierte en un riesgo demasiado grande para los ciclistas y los equipos, para la sociedad en general, la gente debe tenerlo en cuenta", dijo.

David Lappartient, presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI), advirtió a los equipos que estén atentos.

"No existe el riesgo cero", dijo. “No es imposible que algunos equipos no lleguen al final. Pero con respeto a las reglas, no deberíamos llegar a eso".

El sábado los pilotos intentarán pensar solo en el desafío que tienen por delante.


Habrá cinco finales de cumbre y 29 escaladas de montaña clasificadas durante las tres semanas. Con el retraso de dos meses, las llanuras francesas probablemente se verán azotadas por los vientos otoñales, especialmente en recorridos a lo largo de la costa, como la etapa 10 entre las islas atlánticas de Oleron y Re. Sin embargo, el suspenso se intensificará en todo momento, ya que el penúltimo día presenta una posible reorganización con una contrarreloj individual en la escalada Planches des Belles Filles, la favorita de los fanáticos.



FOTOGRAFÍA: GONZALO FUENTES

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN DEPORTIVA

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889