• Eliana González

Investigadores británicos entrenan perros para detectar el COVID-19

Se han utilizado para detectar drogas, explosivos y otro contrabando, y ahora, un equipo de científicos en Gran Bretaña ha entrenado perros para detectar el COVID-19 en humanos con una precisión de hasta el 94 por ciento.


Asher huele una muestra de calcetín de alguien que pudo haber tenido COVID-19 en el centro de Perros de Detección Médica en Milton Keynes, Inglaterra, en marzo de 2020.
Asher huele una muestra de calcetín de alguien que pudo haber tenido COVID-19 en el centro de Perros de Detección Médica en Milton Keynes, Inglaterra, en marzo de 2020.

Los investigadores, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, la Universidad de Durham y una organización benéfica británica llamada Medical Detection Dogs, entrenaron a seis perros para que seleccionaran pequeños trozos de ropa de personas que habían sido infectadas con el virus, en algunos casos meses antes.


Los perros tenían entre un 82 y un 94 por ciento de precisión en la identificación de las muestras de COVID-19. También lograron una especificidad de hasta el 92 por ciento, que mide la capacidad de saber si alguien no tiene la enfermedad.


“Los resultados son extremadamente emocionantes”, dijo James Logan, líder del proyecto y director del Departamento de Control de Enfermedades de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. "Los perros podían detectar COVID con una velocidad y precisión increíbles, incluso si una persona no presentaba síntomas".

El estudio aún no ha sido revisado por pares y se están realizando más ensayos; pero el Dr. Logan dijo que los primeros resultados demostraron que los equipos de perros podrían usarse en aeropuertos, estadios deportivos u otras reuniones grandes como un control inicial para las personas que podrían estar infectadas, incluso levemente.


Dijo que los perros no tuvieron problemas para identificar los casos de la variante COVID-19 detectada por primera vez en Gran Bretaña y que no presentaron confusión por muestras de personas que tenían otras enfermedades respiratorias como un resfriado común. Los resultados generales fueron tan impresionantes, agregó, que los perros se desempeñaron mejor que las pruebas de flujo lateral, una prueba rápida común para el virus, y fueron casi tan precisas como las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa o PCR, que se consideran el estándar de oro para verificar casos de COVID-19.


"Los perros son significativamente más rápidos que cualquiera de las otras pruebas", dijo el Dr. Logan, y agregó que dos perros pueden evaluar a 300 personas en 30 minutos. “Lo que estamos sugiriendo es que podría haber lo que llamamos una estrategia de detección y prueba rápida. Los perros primero darían la prueba de detección inicial y aquellos que se indicaron como positivos recibirían una prueba de PCR confirmatoria".

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que el olor corporal cambia cuando las personas están enfermas y los perros han sido entrenados para detectar una variedad de enfermedades, incluida la malaria, la enfermedad de Parkinson y el cáncer de vejiga. Estudios recientes han demostrado que el COVID-19 también causa un olor fuerte y distintivo que los perros pueden captar.


Claire Guest, directora científica de Medical Detection Dogs, dijo que la mayoría de los caninos tienen 300 millones de receptores olfativos en la nariz, lo que les da un notable sentido del olfato. Los humanos, por el contrario, tienen aproximadamente cinco millones. Las mejores razas para el trabajo de detección (labradores, perros perdigueros de oro y cocker spaniels) tienen hasta 350 millones de receptores y una inclinación innata por la caza.


“Estos son perros a los que les encanta buscar”, dijo el Dr. Guest. “Estos son perros que si lanzas una pelota al césped cien veces, el perro solo quiere salir a buscarla, salir a buscarla, salir a buscarla. Y no están usando sus ojos, están usando su nariz ". Sus narices están tan altamente afinadas, agregó, que pueden detectar olores en concentraciones tan bajas como 1,5 partes por billón, equivalente a encontrar una cucharadita de azúcar en dos piscinas olímpicas.

Estudios recientes en Francia y Alemania también han demostrado que los perros pueden ser entrenados para encontrar COVID-19; pero la investigación británica es la más completa hasta ahora e involucró 3.500 muestras y cientos de voluntarios.


El Dr. Guest y los demás comenzaron por entrenar a los perros para que detectaran el virus en fragmentos, aproximadamente del tamaño de un loonie, de calcetines, camisetas y mascarillas enviadas por personas que habían sido levemente infectadas o que estaban asintomáticas. Una vez completaban el entrenamiento, los perros fueron probados en un estudio aleatorio, doble ciego, en el que nadie en el laboratorio sabía qué muestras tenían COVID-19. Una prueba final involucró a los perros que identificaron los casos de COVID-19 mientras grupos de voluntarios caminaban por una habitación con camisetas de personas que habían estado enfermas.


Los animales no solo tenían que identificar qué muestras tenían el virus, sino también ignorar correctamente las que dieron negativo. “El perro comprende que debe dar la respuesta correcta para obtener una recompensa, no solo encontrar el olor”, dijo el Dr. Guest.


La siguiente fase de la prueba implica el uso de perros en situaciones del mundo real y el Dr. Logan cree que los resultados podrían ser incluso mejores.


"Estos perros han estado detectando una cantidad muy, muy pequeña de olor en algunas muestras que tienen varias semanas", dijo. “A veces, el olor que emana de una persona real que está infectada será una señal mucho, mucho mayor. Por lo tanto, es posible que los perros mejoren su precisión cuando se prueben en el campo".

Incluso si todas las pruebas tienen éxito, entrenar suficientes perros para cubrir los aeropuertos no será fácil. El Dr. Guest dijo que se necesitan aproximadamente dos meses para adiestrar a un perro y que solo 10 personas están adiestrando actualmente. Los investigadores están tratando de desarrollar una sustancia química que imite el aroma de COVID-19 para simplificar y acelerar el entrenamiento; pero eso aún no ha sucedido.


También hay preguntas sobre cómo se comportarán los perros en multitudes densamente pobladas y si la ventilación en los aeropuertos dispersará los olores y reducirá la efectividad de los perros, dijo Lawrence Young, virólogo de la Universidad de Warwick.


“La gran pregunta es '¿Funcionará este enfoque en el mundo real en personas en lugar de en muestras de calcetines y camisas?'”, Dijo.


ARTÍCULO POR: PAUL WALDIE

FOTOGRAFÍA: MEDICAL DETECTION DOGS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19