Investigadores canadienses estudian las complicaciones a largo plazo del COVID-19

Un estudio de Quebec en adultos previamente infectados con COVID-19 intenta evaluar las implicaciones a largo plazo del virus: quién sufre síntomas debilitantes, qué patrones se pueden identificar y qué se puede hacer para ayudar.


Investigadores canadienses estudian las complicaciones a largo plazo del COVID-19.
Investigadores canadienses estudian las complicaciones a largo plazo del COVID-19.

El estudio de Impact Quebec COVID-19 evaluará la salud de 200 participantes en el transcurso de un año.


El estudio está dirigido por el investigador Dr. Thao Huynh, del Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad McGill de Montreal (RI-MUHC), en colaboración con investigadores de la Universidad McGill, la Universidad de Sherbrooke y el Instituto de Investigación Clínica de Montreal.


“Nuestra intención es identificar quiénes sufrirán síntomas posteriores al COVID-19 y qué podemos hacer para ayudarlos”, dijo Huynh. "Les proporcionaremos una reunión inicial, haremos análisis de sangre, mediremos los marcadores sanguíneos inflamatorios, tomaremos imágenes del corazón y luego también proporcionaremos seguimiento y apoyo durante un año".

De las casi 200 millones de personas que han contraído COVID-19 en todo el mundo, un número indeterminado de ellos ha experimentado síntomas a largo plazo, dijo Huynh. El quiere tener una mejor idea de cuál puede ser ese número.


El estudio examinará las complicaciones cardiovasculares, los impactos en los sistemas neurocognitivo, gastrointestinal y urinario. Las reacciones adversas a la salud a largo plazo incluyen: síndromes coronarios agudos, hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca, influenza o enfermedad respiratoria, accidentes cerebrovasculares, trombosis y lesiones renales agudas que requieren diálisis u hospitalización.


Los investigadores también intentarán determinar si el tipo y la gravedad de los síntomas están determinados por la edad, el sexo y el género.


Josee Laroche es una de las pacientes que estuvo enferma con COVID-19 y aún experimenta síntomas.


“El Dr. Huynh me diagnosticó hipotensión severa, síndrome de taquicardia postural ortostática (POTS) severo, fatiga crónica y síndrome post-COVID”, dijo. Laroche mencionó que ella "ya no tiene calidad de vida".

Los investigadores del estudio actualmente tienen como objetivo reclutar adultos que tengan disfunción cardíaca, como dificultad para respirar, palpitaciones, mareos o dolor en el pecho.




EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

29 views0 comments