Juegos Olímpicos de Tokio prohibirán espectadores del extranjero para frenar el COVID-19

Los espectadores extranjeros no podrán asistir a los Juegos Olímpicos de verano en Tokio, dijeron los organizadores del evento, una medida para reducir la posibilidad de propagación del coronavirus en los Juegos y aumentar el apoyo al evento entre los japoneses.


Vista interior del nuevo Estadio Nacional, sede de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Tokio.
Vista interior del nuevo Estadio Nacional, sede de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Tokio.

Los Juegos de Tokio están programados para el 23 de julio, un año después de lo planeado luego de que la pandemia forzó un retraso. En abril se tomará una decisión sobre la cantidad de espectadores para aquellos en Japón, dijeron los organizadores locales.


Los boletos vendidos a espectadores extranjeros serán reembolsados, dijeron los organizadores. Se han vendido alrededor de 600.000 entradas a personas que residen fuera de Japón y alrededor de 4 millones a personas en Japón.

“Nuestra primera prioridad fue, es y sigue siendo la seguridad de todos los participantes de los Juegos Olímpicos y, por supuesto, del pueblo japonés a quien le debemos tanto respeto”, dijo el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach.

Japón se ha visto mucho menos afectado que Estados Unidos y muchos países occidentales por el coronavirus, con menos de 9.000 muertes causadas por el COVID-19. La propagación de nuevas variantes del virus ha profundizado la preocupación en Japón de que una afluencia de visitantes para los Juegos Olímpicos pueda acelerar los casos en el país.


Las encuestas de opinión pública han demostrado constantemente que la mayoría de los japoneses preferirían que los Juegos se pospusieran nuevamente o se cancelaran en lugar de celebrarse este año. Las preocupaciones sobre la propagación del virus son la principal razón.


Una encuesta realizada a mediados de marzo por el periódico Mainichi encontró que el 49% de los encuestados quería que los Juegos se pospusieran o cancelaran, mientras que el 45% estaba dispuesto a celebrarlos este año según lo programado. De este último grupo, la mayoría pensó que los espectadores extranjeros deberían estar excluidos. La encuesta no dio margen de error.


Japón acaba de comenzar el lanzamiento de la vacuna; pero los organizadores de los Juegos han dicho que tendrán suficientes medidas de distanciamiento social e higiene para controlar la propagación del virus. El COI ha dicho que le gustaría que los atletas fueran vacunados.


Norio Sugaya, un especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Keio en Tokio, dijo que incluso si las personas que vienen del extranjero para los Juegos Olímpicos se limitan a los atletas, el personal de apoyo, los medios de comunicación y otros participantes esenciales, las infecciones podrían propagarse y conducir a unos cientos de muertes relacionadas con el virus debido a este evento. "Todo el mundo se pregunta si esto es algo que debemos hacer al asumir tal riesgo" dijo.


Los organizadores no dijeron qué pasaría con los boletos reembolsados, pero podrían permitir que los niveles generales de espectadores en el evento se reduzcan para minimizar el riesgo de transmisión del virus. Cualquier reducción en los ingresos por entradas sería un duro golpe para los organizadores japoneses, que han presupuestado recibir más de 800 millones de dólares por la venta de entradas.


Las empresas que ya se han visto muy afectadas por el coronavirus, como hoteles y restaurantes, perderán los ingresos de los turistas extranjeros que vienen a Japón para los Juegos.


El director ejecutivo de Tokio 2020, Toshiro Muto, dijo que los organizadores locales no tienen la intención de cubrir las tarifas de cancelación de ningún vuelo o alojamiento reservado por espectadores extranjeros. También dijo que los invitados de los patrocinadores de los Juegos podrían asistir al evento si están involucrados en ayudar con las operaciones olímpicas; pero no si son únicamente espectadores.


Los eventos previos a los Juegos están programados para comenzar el 25 de marzo con el inicio del relevo de la antorcha olímpica en Japón, que finalizará con la ceremonia de apertura. La preparación para los Juegos se ha visto ensombrecida en las últimas semanas por la dimisión del presidente de Tokio 2020 y del director creativo para las ceremonias de apertura y clausura tras comentarios sexistas.


La nueva presidenta de Tokio 2020, Seiko Hashimoto, dijo que un reciente aumento modesto en los casos de nuevos virus en Japón contribuyó a la decisión de prohibir a los espectadores que venían del extranjero para los Juegos. “Para asegurarnos de no crear una carga para el sistema médico, tuvimos que tomar esta decisión”, dijo la Sra. Hashimoto.


El acuerdo se completó en una reunión entre el Sr. Bach, la Sra. Hashimoto, el ministro olímpico de Japón, el gobernador de Tokio y el jefe del Comité Paralímpico Internacional.



ARTÍCULO POR: ALASTAIR GALE

FOTOGRAFÍA: FRANCK ROBICHON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN DEPORTIVA