La ciencia se acerca a los orígenes del Covid-19

Cuatro estudios, incluidos dos de la OMS, han proporcionado pruebas contundentes a favor de la teoría de las fugas de laboratorio.


Cuatro estudios, incluidos dos de la OMS, han proporcionado pruebas contundentes a favor de la teoría de las fugas de laboratorio.
Cuatro estudios, incluidos dos de la OMS, han proporcionado pruebas contundentes a favor de la teoría de las fugas de laboratorio.

¿De dónde vino Covid-19? La respuesta se puede encontrar en el propio virus SARS-CoV-2. Para llegar a la verdad, solo necesitamos desatar el poder de la ciencia.


Según la experiencia con el SARS-1 en 2003 y el MERS en 2012, sabemos que muchas personas fueron infectadas por un animal huésped mucho antes de que el virus mutara hasta el punto en que podía saltar de un ser humano a otro. Se dispone de un extenso conjunto de datos de finales de 2019 (más de 9.000 muestras de hospitales) de personas que presentaban síntomas similares a los de la gripe (por lo tanto, similares a los del Covid-19) en las provincias de Hubei y Shaanxi en China antes de que comenzara la epidemia. Según el SARS-1 y el MERS, la teoría zoonótica natural predice que se encontrarán de 100 a 400 infecciones por Covid-19 en esas muestras. La hipótesis de la fuga de laboratorio, por supuesto, predice cero. Si el nuevo coronavirus hubiese sido diseñado por científicos que realizaban una investigación, no habría casos de infección comunitaria hasta que escapara del laboratorio. La investigación de la Organización Mundial de la Salud analizó esas muestras almacenadas y encontró cero infecciones prepandémicas; lo que se considera como una evidencia poderosa que favorece la teoría de la fuga de laboratorio.

A los pocos meses de los brotes de SARS-1 y MERS, los científicos encontraron animales que habían albergado los virus antes de dar el salto a los humanos. Más del 80% de los animales en los mercados afectados estaban infectados con el virus. Si el virus se hubiera elaborado en un laboratorio, por supuesto, no habría ningún animal huésped que encontrar. Los científicos chinos buscaron animales huéspedes a principios de 2020, probando más de 80.000 animales de 209 especies, incluidos animales salvajes, domesticados y de mercado. Como informó la investigación de la OMS, no se encontró un solo animal infectado con SARS-CoV-2. Este otro hallazgo favorece fuertemente la teoría de la fuga de laboratorio. Un virus se adapta a su animal huésped y necesita tiempo para perfeccionarse e infectar a los humanos; pero un patógeno diseñado mediante la evolución acelerada en un laboratorio, que utiliza ratones humanizados, no necesitaría tiempo adicional después del escape para optimizar la infección humana. En su artículo de Nature Medicine, Andersen y sus colegas señalaron lo que consideraban como un diseño deficiente del SARS-CoV-2 como evidencia de origen zoonótico. Pero un equipo de científicos estadounidenses mutó el tallo del genoma del coronavirus en casi 4.000 formas diferentes y probó cada variación. En el proceso, se toparon con la variante Delta. Al final, determinaron que el patógeno original del SARS-CoV-2 estaba optimizado en un 99,5% para la infección humana, una fuerte confirmación más de la hipótesis de la fuga de laboratorio.

El SARS-CoV-2 contiene una mutación clave: el "sitio de escisión de la furina" o FCS. Esta mutación es lo suficientemente compleja como para no haber sido el resultado de cambios espontáneos provocados, por ejemplo, por un mutágeno o una radiación. Sin embargo, podría haber sido insertado por la naturaleza o por los humanos. En la naturaleza, el proceso se llama recombinación: un virus intercambia partes de sí mismo con otro virus estrechamente relacionado cuando ambos infectan la misma célula. La base de datos de los Institutos Nacionales de Salud no muestra FCS en más de 1200 virus que pueden intercambiarse con el SARS-CoV-2.

Como informó recientemente The Intercept , una propuesta de subvención de 2018, escrita por EcoHealth Alliance, una organización sin fines de lucro con sede en EE. UU., y presentada a la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, o Darpa, contenía una descripción de experimentos propuestos que involucrarían empalmar las secuencias de FCS en virus de murciélagos para que un equipo de investigación pudiera buscar cambios en la infectividad. Darpa optó por no financiar la subvención, pero la ausencia del FCS en los coronavirus relacionados, junto con el aparente deseo y capacidad de los científicos de hacer tal inserción, argumenta fuertemente a favor de la tesis del origen del laboratorio.

Basándose solo en la evidencia científica, un jurado imparcial estaría convencido de que el coronavirus SARS-CoV-2 escapó después de ser creado en un laboratorio utilizando la evolución acelerada (una ganancia de función) y el empalme de genes en la columna vertebral de un coronavirus de murciélago. Utilizando métodos estadísticos estándar, podemos cuantificar la probabilidad de la hipótesis de fuga de laboratorio en comparación con la de la zoonosis. Las probabilidades favorecen enormemente una fuga de laboratorio, mucho más significativamente que el 99% de confianza que generalmente se requiere para un descubrimiento científico revolucionario.

A pesar de todos estos hallazgos, la OMS está iniciando otra investigación. ¿Por qué? Porque China, el principal sospechoso, se niega a testificar.



ARTÍCULO POR: RICHARD MULLER Y STEVE QUAY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

36 views0 comments