• Eliana González

La cifra mundial de muertos por COVID-19 supera la asombrosa cifra de tres millones

La cifra mundial de muertos por el coronavirus superó el sábado la asombrosa cifra de 3 millones de personas en medio de repetidos reveses en la campaña mundial de vacunación y una crisis cada vez más profunda en lugares como Brasil, India y Francia.


La cifra mundial de muertos por COVID-19 supera la asombrosa cifra de tres millones.
La cifra mundial de muertos por COVID-19 supera la asombrosa cifra de tres millones.

El número de vidas perdidas, según lo compilado por la Universidad Johns Hopkins, es aproximadamente igual a la población de Kiev, Ucrania; Caracas, Venezuela; o Lisboa metropolitana en Portugal. Es más grande que Chicago (2,7 millones) y equivalente a Filadelfia y Dallas juntas.


Se cree que el número real es significativamente mayor debido al posible encubrimiento de información por parte de algunos gobierno y los muchos casos pasados ​​por alto en las primeras etapas del brote que comenzó en Wuhan, China, a fines de 2019.


Cuando el mundo superó el sombrío umbral de 2 millones de muertes en enero, las campañas de inmunización acababan de comenzar en Europa y Estados Unidos. En la actualidad, están en marcha en más de 190 países, aunque los avances en el control del virus varían enormemente.


Si bien las campañas en Estados Unidos y Gran Bretaña han dado un gran paso y la gente y las empresas comienzan a contemplar la vida después de la pandemia, otros lugares, en su mayoría países más pobres pero algunos ricos también, se están quedando atrás a la hora de vacunar y han impuesto nuevos bloqueos y otras restricciones a medida que aumentan los casos del virus.


En todo el mundo, las muertes están aumentando nuevamente con un promedio de alrededor de 12.000 por día y los nuevos casos también están aumentando, alcanzando la cantidad de 700.000 por día.


“Esta no es la situación en la que queremos estar después de 16 meses en una pandemia y menos cuando tenemos innumerables medidas de control comprobadas”, dijo Maria Van Kerkhove, una de las líderes de la Organización Mundial de la Salud sobre COVID-19.

En Brasil, donde las muertes rondan las 3.000 por día, lo que representa una cuarta parte de las vidas perdidas en todo el mundo en las últimas semanas, un funcionario de la OMS ha comparado la crisis con un “infierno furioso”. Una variante más contagiosa del virus se ha extendido por todo el país.


A medida que aumentan los casos, los hospitales se están quedando sin sedantes críticos. Como resultado, ha habido informes de algunos médicos que diluyen los suministros que quedan e incluso atan a los pacientes a sus camas mientras se les empujan los tubos de respiración por la garganta.


El lento lanzamiento de la vacuna ha aplastado el orgullo de los brasileños por su propia historia de llevar a cabo enormes campañas de inmunización que eran la envidia del mundo en desarrollo.


Siguiendo las indicaciones del presidente Jair Bolsonaro, quien ha comparado el virus con poco más que una gripe, su Ministerio de Salud durante meses apostó a lo grande por una sola vacuna, ignorando a otros productores. Cuando surgieron cuellos de botella; ya era demasiado tarde para obtener grandes cantidades a tiempo.


La situación es igualmente grave en India, donde los casos se dispararon en febrero después de semanas de constante declive, tomando a las autoridades por sorpresa. En un aumento impulsado por variantes del virus, India vio más de 180.000 nuevas infecciones en un lapso de 24 horas durante la semana pasada, lo que eleva el número total de casos a más de 13,9 millones.


Los problemas que India había superado el año pasado están volviendo a perseguir a los funcionarios de salud. Solo 178 ventiladores estaban libres el miércoles por la tarde en Nueva Delhi, una ciudad de 29 millones, donde se reportaron 13.000 nuevas infecciones el día anterior.


Los desafíos que enfrenta India repercuten más allá de sus fronteras; ya que el país es el mayor proveedor de inyecciones de COVAX, el programa patrocinado por la ONU para distribuir vacunas a las partes más pobres del mundo. El mes pasado, India dijo que suspendería las exportaciones de vacunas hasta que la propagación del virus dentro del país disminuya.


La OMS describió recientemente la situación del suministro como precaria. Hasta 60 países podrían no recibir más vacunas hasta junio, según una estimación. Hasta la fecha, COVAX ha entregado alrededor de 40 millones de dosis a más de 100 países, suficiente para cubrir apenas el 0,25% de la población mundial.


A nivel mundial, alrededor del 87% de los 700 millones de dosis dispensadas se han distribuido en países ricos y 1 de cada 4 personas en esos países ha recibido una vacuna, mientras que en los países pobres la cifra es de 1 en más de 500.


En los últimos días, EE. UU. y algunos países europeos suspendieron el uso de la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson mientras las autoridades investigan coágulos de sangre extremadamente raros pero peligrosos que se han dado luego de la vacunación. La vacuna de AstraZeneca también se ha visto afectada por retrasos y restricciones debido al miedo a la coagulación sanguínea.


Otra preocupación es que los países más pobres dependen de las vacunas fabricadas por China y Rusia, que algunos científicos creen que brindan menos protección que las fabricadas por Pfizer, Moderna y AstraZeneca.


La semana pasada, el director del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades reconoció que las vacunas del país ofrecen poca protección y dijo que los funcionarios están considerando mezclarlas con otras inyecciones para mejorar su efectividad.


En los EE. UU., donde se han perdido más de 560.000 vidas, lo que representa más de 1 de cada 6 de las muertes por COVID-19 en el mundo, las hospitalizaciones y las muertes han disminuido, las empresas están reabriendo y la vida está comenzando a volver a algo cercano a la normalidad en varios estados. El número de estadounidenses que solicitaron beneficios por desempleo se redujo la semana pasada a 576.000, un mínimo posterior al COVID-19.


Pero el progreso ha sido irregular y en las últimas semanas han surgido nuevos puntos críticos, sobre todo Michigan. Aún así, las muertes en los EE. UU. se han reducido a alrededor de 700 por día en promedio, cayendo en picada desde un pico a mediados de enero de alrededor de 3.400 fallecimiento a causa del virus.


En Europa, los países están sintiendo la peor parte de una variante más contagiosa que primero atacó a Gran Bretaña y ha elevado el número de muertos relacionados con COVID-19 en el continente a más allá de 1 millón.


Cerca de 6.000 pacientes gravemente enfermos están recibiendo tratamiento en las unidades de cuidados intensivos francesas, cifras que no se habían visto desde la primera oleada de hace un año.


El Dr. Marc Leone, jefe de cuidados intensivos en el Hospital del Norte en Marsella, dijo que los agotados miembros del personal de primera línea, que fueron festejados como héroes al comienzo de la pandemia, ahora se sienten solos y se aferran a la esperanza de que se reanuden los cierres de escuelas y otras restricciones para ayudar a frenar el virus en las próximas semanas.


“Hay agotamiento, más mal humor. Hay que andar con cuidado porque hay muchos conflictos ”, dijo. "Daremos todo lo que podamos para pasar estos 15 días lo mejor que podamos".

ARTÍCULO POR: DAVID BILLER, MARIA CHENG Y JOSHUA GOODMAN FOTOGRAFÍA: WIRESTOCK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19