• Eliana González

La esperanza contra la "pandemia del siglo"

La principal funcionaria de salud pública de Canadá ha sido un modelo de estoicismo durante el primer año de COVID-19, pero la Dra. Theresa Tam todavía fue conmovida un poco la semana pasada cuando los primeros canadienses fueron vacunados contra el COVID-19.




"Eso fue muy emotivo", dijo Tam, en una entrevista que reflexiona sobre el año que muchos quisieran olvidar. "Creo que todos se emocionaron con esas imágenes".

Han pasado solo 355 días desde que Tam vio los primeros correos electrónicos advirtiendo sobre un grupo de neumonía en la ciudad china de Wuhan que no tenía un origen conocido. En una semana, esas infecciones se conectaron a un nuevo coronavirus, que causa lo que ahora conocemos como COVID-19.


En una entrevista de fin de año, Tam dijo que está asombrada de que el mundo haya podido desarrollar, probar, producir, enviar y ahora inyectar una vacuna menos de un año después.


“Eso nunca se había visto antes en la historia de la salud pública”, dijo. "Así que creo que es emocionante ver la perspectiva de lo increíble que fue ese logro científico".

La primavera pasada, cuando los esfuerzos de desarrollo de vacunas estaban en marcha, la mayoría de los expertos advirtieron que pasarían de un año a 18 meses antes de que una estuviera lista, si teníamos suerte. En cambio, las inversiones masivas de los gobiernos y el sector privado impulsaron el proceso de desarrollo, prueba y revisión a una velocidad luz.


Canadá espera vacunar a más de 200.000 personas para fines de 2020, tres millones para fines de marzo y la mayoría de los canadienses que desean la vacuna para fines de septiembre.


Tam llama a esto “la pandemia del siglo” y dijo que si bien hay muchas lecciones que pueden ayudar a guiar la planificación de una futura pandemia, cada virus es diferente. Estaba alarmada por las advertencias por correo electrónico en diciembre, porque se parecían mucho al brote de síndrome respiratorio agudo severo o SARS de 2003.


Pero a diferencia del SARS, que tenía una tasa de mortalidad superior al 10 por ciento, el COVID-19 demostró ser más leve en la mayoría de los pacientes e infeccioso antes de que aparezcan los síntomas, lo que permite que se propague más rápido y más ampliamente.

El consejo inicial de que las personas sin síntomas no necesitaban usar máscaras resultó ser un error. Tam se eriza un poco cuando se le pregunta al respecto.


“Solo para, nuevamente, intentar dejar las cosas claras”, dice, a las personas con síntomas siempre se les decía que usaran máscaras. Tan pronto como hubo evidencia de que el virus se estaba propagando de personas sin síntomas, el consejo comenzó a cambiar.


Para Tam, las vacunas representan esperanza, pero lo que la mantiene despierta por la noche es el temor de que no haya suficientes personas que las tomen. Ella dice que comunicar el éxito de las vacunas hasta la fecha, contar las historias de quienes las han tenido y alentar a las personas a buscar información creíble sobre ellas, será el gran enfoque a medida que 2021 comience. Y dijo que se siente muy optimista de que 2021 será mejor.


Trudeau en noviembre resumió los sentimientos de muchos cuando dijo que vivir en una pandemia "apesta". En una entrevista de fin de año con The Canadian Press la semana pasada, dijo que si podemos esperar un poco más, seguir los consejos de salud pública y confiar en la ciencia para obtener las vacunas, lo mejor será en solo unos meses.


“Vamos a poder pasar de este invierno largo y difícil a una primavera donde las cosas serán mejores, luego el verano donde las cosas serán mucho mejor, gracias a las vacunas”, dijo.


ARTÍCULO POR: MIA RABSON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889