• Eliana González

La ola de calor en British Columbia sigue cobrando vidas

Las muertes relacionadas con la reciente ola de calor de British Columbia pueden ser mucho más altas de lo que se estimó inicialmente.


Se cree que el clima extremo fue un factor que contribuyó significativamente al aumento masivo de muertes.
Se cree que el clima extremo fue un factor que contribuyó significativamente al aumento masivo de muertes.

Las cifras preliminares actualizadas del BC Coroners Service muestran que 808 personas murieron entre el 25 de junio y el 1 de julio, cuando las temperaturas superaron los 40 grados en muchas comunidades de la provincia. Las últimas cifras son superiores a las 719 informadas la semana pasada. El promedio de ese período durante los cinco años anteriores fue de 198.


Aún no está claro exactamente cuántas muertes están relacionadas con el calor porque las investigaciones y autopsias no se han completado; sin embargo, se cree que el clima extremo fue un factor contribuyente significativo. Muchos de los que murieron eran personas mayores que vivían solas.


"Nuestras observaciones anecdóticas parecen indicar que la mayoría de muertes se dieron en personas mayores que vivían solas, tal vez en residencias con poca ventilación y ese tipo de cosas", dijo Ryan Panton del servicio forense.

Si bien los totales estuvieron muy por encima del promedio en todas las regiones de salud de British Columbia, la región de Fraser Health registró 353 muertes, lo que representa el 43,7 por ciento del total. La región de Vancouver Coastal Health informó 202 muertes, mientras que Interior Health, Island Health y Northern Health registraron 122, 98 y 33 respectivamente.


BC lanzó una revisión independiente, dirigida por el jefe forense, sobre cómo se ha manejado la ola de calor en ocasiones anteriores.


“Nuestra prioridad en este momento es comunicarnos con las familias que han perdido a un ser querido, asegurarnos de que cada muerte se investigue a fondo y determinar qué muertes se debieron al aumento del calor”, dijo Panton. "Una vez que lo hayamos hecho, estaremos en una mejor posición para determinar el tipo de revisión que realizaremos".

El miércoles, el ministro de Salud, Adrian Dix, anunció que la provincia contratará a 85 paramédicos de tiempo completo y 30 despachadores de tiempo completo y que comprará 22 ambulancias. Un oficial jefe de ambulancias ahora dirigirá los Servicios de Salud de Emergencia de BC (BCEHS) y el exjefe de la Policía de Vancouver, Jim Chu, fue nombrado presidente de la junta directiva de BCEHS, que ha recibido instrucciones de "centrarse únicamente en los servicios de ambulancia".


Los anuncios siguieron a las muertes, los informes de los trabajadores del servicio de emergencia sobre una falla en todo el sistema y las reacciones violentas sobre los preparativos de la provincia ante la ola de calor.


Una avalancha de llamadas al 911 resultó en largos tiempos de espera para las personas que requerían servicios de emergencia y agravó el problema continuo de los prolongados tiempos de espera de las ambulancias. Un despachador de ambulancias en Lower Mainland dijo que una vez que la temperatura comenzó a subir, el volumen de llamadas se disparó.



La defensora de las personas mayores de BC, Isobel Mackenzie, dijo que la provincia necesita cambiar su enfoque cuando se trata de proteger a los más vulnerables de la enfermedad y la muerte, especialmente ahora que todavía queda un largo período de verano y es posible que haya otra ola de calor.


Las estrategias de advertir a las personas sobre temperaturas extremas, pedirles que supervisen a las personas mayores, abrir centros de enfriamiento y ofrecer consejos sobre cómo mitigar los efectos de las condiciones extremas no fueron, según Mackenzie, efectivas durante la ola de calor mortal.


“Para muchas personas, decirles lo que está por venir y prepararlos para ello es suficiente; pero hay un grupo de personas, predominantemente ancianos frágiles y confinados en casa, a los que quizás el mensaje no este llegando y en dónde probablemente no podrán hacer esas cosas por sí mismos”, dijo. "Creo que debemos ir un paso más allá y comenzar a acercarnos y a contactar directamente a aquellos a quienes hemos identificado como los más vulnerables durante las olas de calor extremas. Necesitamos girar nuestro enfoque y respuesta".


ARTÍCULO POR: MARCELLA BERNARDO

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL