• Eliana González

La pandemia amenaza a los niños de América Latina

La pandemia ha dejado a millones de estudiantes rezagados en la región más desigual del mundo, esto fue lo que encuentró un estudio publicado el lunes.


Erika Cordero explica una tarea asignada a sus jóvenes hijos en el barrio El Atlántico de Caracas, Venezuela, el lunes 2 de noviembre de 2020.
Erika Cordero explica una tarea a sus estudiantes en el barrio El Atlántico de Caracas, Venezuela, el lunes 2 de noviembre de 2020.

Los cierres pandémicos, la escasez de maestros y los cortes de electricidad están obligando a muchos estudiantes a avanzar en su educación fuera del entorno tradicional de la escuela de ladrillo y cemento.


La agencia de la ONU para la infancia, UNICEF, dice que el COVID-19 ha privado al 97% de los niños en América Latina y el Caribe de su escolaridad normal durante siete meses desde que se descubrieron los primeros casos de COVID-19 en el continente. El aprendizaje a distancia es especialmente desafiante para muchas familias que no tienen herramientas confiables, como Internet, computadoras, televisión y radio, lo que divide aún más a ricos y pobres.


Si bien muchas escuelas en África, Asia y Europa están reabriendo gradualmente, las puertas de las aulas permanecen cerradas en la mitad de los 36 países de América Latina y el Caribe. Aproximadamente 137 millones de niños no tienen acceso a la educación y la pandemia no tiene un final a la vista.


Es posible que más de 3 millones de estudiantes nunca regresen a la escuela, lo que amenaza especialmente el futuro de los más vulnerables: niñas, jóvenes discapacitados, migrantes y niños indígenas, advierte el informe.


Se avecina una “catástrofe generacional” cuando los estudiantes pierden el aprendizaje en una etapa crítica del desarrollo, así como la nutrición vital de las comidas escolares, mientras que las niñas están expuestas a la violencia en el hogar y corren el riesgo de un embarazo temprano.


“Esta ausencia prolongada de una educación presencial tendrá serias implicaciones para el futuro y el desarrollo de todos estos niños y adolescentes”, dijo Vincenzo Placco, un especialista en educación con sede en Panamá en la Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe.“No olvidemos que América Latina y el Caribe, como otras regiones del mundo, ya enfrentaban una crisis educativa”, agregó.

Una organización benéfica venezolana, Feed the Solidarity, ya estaba preparando comidas para miles de niños hambrientos en los barrios más pobres del país antes de la pandemia. La demanda de comidas aumentó y los organizadores también iniciaron grupos de estudio en el vecindario, como este, para ayudar a detener el declive educativo.


Erika Cordero, de 33 años, da tutoría a unos 20 estudiantes en pequeños grupos de niños del vecindario en la casa de su madre. Cubren todo, desde la división larga hasta la lectura, dijo Cordero, quien ve que demasiados niños se quedan atrás.


“Tengo niños que están en cuarto o quinto grado que ni siquiera saben leer”, dijo Cordero. "No soy un maestro, pero oye, si Dios quiere, ayudémoslos a lograr su objetivo de cualquier forma posible".

En medio de una crisis económica y política que se prolongó durante dos décadas, las escuelas de Venezuela también habían comenzado una espiral descendente mucho antes de la pandemia, dijo Alexis Ramírez, un defensor de la educación del grupo venezolano sin fines de lucro Excubitus.


Los maestros con títulos avanzados y años de experiencia ganan el equivalente a $ 3 al mes, dijo, y agregó que aproximadamente la mitad de los 554.000 maestros de escuela del país en los últimos cinco años han dejado la profesión, muchos entre las masas que emigraron de su país de origen en busca de mejores oportunidades.


“Ya habíamos estado en medio de una grave emergencia humanitaria, con todos los medios”, dijo Ramírez. “Ahora llega el coronavirus agravando la situación”.

Se espera que el impacto económico en los países de América Latina y el Caribe reduzca los presupuestos escolares en la región en un 9%, una reversión dramática al aumento constante del gasto antes de la pandemia, dijeron los investigadores.


Sin embargo, UNICEF insta a los líderes nacionales a aprovechar la pandemia creando escuelas más equitativas e inclusivas que puedan ser más resilientes en crisis futuras.


"Realmente creemos que tenemos una oportunidad única de reinventar la educación", dijo Placco.


ARTÍCULO POR: SCOTT SMITH

FOTOGRAFÍA: ARIANA CUBILLOS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE LATINOAMÉRICA