La respuesta moderada a la pandemia puede haber costado numerosas vidas en EE. UU.

En entrevistas transmitidas en CNN el domingo por la noche, los funcionarios de la pandemia del expresidente Donald J. Trump confirmaron que la respuesta a la pandemia de la administración estuvo plagada de disfunciones y lo más probable es que la discordia, la falsedad y las luchas internas hayan costado muchas vidas.


El ex presidente Donald J. Trump y el ex vicepresidente Mike Pence con el almirante Brett P. Giroir y la Dra. Deborah Birx durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca en abril de 2020.
El ex presidente Donald J. Trump y el ex vicepresidente Mike Pence con el almirante Brett P. Giroir y la Dra. Deborah Birx durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca en abril de 2020.

La Dra. Deborah L. Birx, coordinadora de respuesta al coronavirus de Trump, sugirió que cientos de miles de estadounidenses pueden haber muerto innecesariamente, y el almirante Brett P. Giroir, encargado de las pruebas, dijo que la administración había mentido al público sobre la disponibilidad de pruebas.

Los comentarios fueron parte de un informe especial de CNN que presentaba a los médicos que lideraron la respuesta del gobierno al coronavirus en 2020. El Dr. Robert R. Redfield, ex director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, acusó al secretario de salud de Trump, Alex M. Azar III, y al equipo de liderazgo del secretario de presionarlo para que revisara los informes científicos. "Ahora puede negar eso, pero es verdad", dijo el Dr. Redfield. El Sr. Azar, en un comunicado, lo negó.


El Dr. Stephen K. Hahn, ex comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos, dijo que su relación con el Sr. Azar se había vuelto "tensa" después de que el secretario de salud revocó el poder de la agencia para regular las pruebas de coronavirus.

Pero fue el Dr. Birx, quien ha sido ridiculizado por elogiar a Trump por estar "tan atento a la literatura científica" y por no corregir públicamente al presidente cuando hizo afirmaciones extravagantes sobre terapias no probadas, cuyas revelaciones pueden haber sido las más convincentes.

Hasta el domingo, más de 548.000 estadounidenses han muerto a causa de la infección del coronavirus.

Varios de los funcionarios, incluido el Dr. Anthony S. Fauci, que a diferencia de los demás es un científico de carrera y ahora asesora al presidente Biden, culparon a China, donde se detectó el virus por primera vez, por no ser lo suficientemente sincero con Estados Unidos. Y varios, incluidos el Dr. Redfield y el almirante Giroir, dijeron que los primeros tropiezos con las pruebas, y la actitud dentro de la Casa Blanca de que las pruebas hicieron quedar mal al presidente al aumentar el número de informes de casos, fueron un problema grave en la respuesta de la administración.

Los problemas con las pruebas iban mucho más allá; pues el almirante Giroir dijo que la administración simplemente no tenía tantas pruebas como los altos funcionarios afirmaron en ese momento.

"Cuando dijimos que habían asegurado millones de pruebas, no las había realmente" dijo. "Había componentes de la prueba disponibles, pero no el trato completo para traerlas al país".


ARTÍCULO POR: SHERYL GAY STOLBERG

FOTOGRAFÍA: DOUG MILLS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL