• Eliana González

¿Las donaciones de sangre de quienes han tenido COVID-19 son seguras?

Canadian Blood Services está asegurando al público que la sangre donada por cualquier persona que haya tenido COVID-19 o que haya sido vacunada es segura.


Canadian Blood Services dice que las donaciones de quienes han tenido COVID-19 son seguras.
Canadian Blood Services dice que las donaciones de quienes han tenido COVID-19 son seguras.
“Dado que COVID-19 es un virus respiratorio, no hay impacto en la sangre en cuanto a la transmisión a un paciente. No hay ninguna preocupación ”, dijo Chantale Pambrun, director del Centro Canadiense de Innovación de Servicios Sanguíneos en Ottawa.

Más de 955.000 personas han sido infectadas con COVID-19 en Canadá durante el último año y los efectos a largo plazo sobre los sobrevivientes aún se desconocen en su mayoría.


La agencia de donación de sangre ha agregado algunas preguntas de evaluación previa sobre si un donante potencial ha estado expuesto al COVID-19 en las últimas dos semanas o contrajo una nueva variante del coronavirus en los últimos 28 días.


Pambrun dijo que las personas que no se sienten bien después de recibir la vacuna o los pacientes con COVID-19 de larga duración que aún están bajo el cuidado de un médico no son elegibles para donar.


La sangre de ex pacientes con COVID-19 se ha utilizado en un proyecto piloto nacional en el que se inyectó en personas que tenían el virus. La esperanza era que los anticuerpos de quienes habían superado con éxito la enfermedad pudieran impulsar la recuperación.


"Esta era la única forma realista de proporcionar anticuerpos contra COVID-19 antes de que estuviera disponible cualquier tipo de vacuna", dijo el Dr. Davinder Sidhu, patólogo que dirigió el proyecto desde el Centro Médico Foothills en Calgary.

El proyecto ha terminado y se están analizando los datos. Canadian Blood Services está recopilando los resultados para tener una idea de la difusión de la comunidad en diferentes regiones del país.


Sidhu, profesor clínico asociado de la Facultad de Medicina Cumming de la Universidad de Calgary, está de acuerdo en que no hay preocupación por la sangre donada por alguien que ha estado enfermo o ha sido vacunado.


"Normalmente, nuestro enfoque en los criterios de exclusión para la transfusión o donación de sangre se centra en el VIH y ciertos tipos de infecciones parasitarias", dijo. "El COVID-19 no está en esa lista".

Aproximadamente 400.000 de los 37 millones de habitantes de Canadá donan sangre de forma regular.


Canadian Blood Services opera un inventario nacional que permite que los productos se cambien regularmente por todo el país para satisfacer las necesidades. Pero el inventario tiene una vida útil: un año para el plasma congelado, 42 días para los glóbulos rojos y cinco días para las plaquetas, por lo que se necesita algo de trabajo para garantizar que el suministro continúe satisfaciendo la demanda.


Hasta ahora, los canadienses todavía están proporcionando las 17.000 unidades cada semana que se requieren para satisfacer esa demanda. Parte de ese éxito se ha debido a los nuevos donantes y la reanudación limitada de las clínicas móviles en los sitios donde es posible el distanciamiento físico, dijo Pambrun.


“Damos servicio a más de 600 hospitales. Hasta ahora, hemos podido mantener el ritmo ".


ARTÍCULO POR: BILL GRAVELAND

FOTOGRAFÍA: PRAMIDCHAKAN BOONROM

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SALUD