Las olas de calor están aumentando en todo Canadá

Cuando se trata del cambio climático, hay un extremo bastante claro que afectará a los humanos en las próximas décadas: el calor.


Las olas de calor están aumentando en la mayor parte del mundo y Canadá no es una excepción. El aumento de las temperaturas nocturnas puede tener consecuencias mortales.
Las olas de calor están aumentando en la mayor parte del mundo y Canadá no es una excepción. El aumento de las temperaturas nocturnas puede tener consecuencias mortales.

Los científicos saben que el cambio climático hará que eventos como huracanes, sequías, inundaciones y olas de calor aumenten en frecuencia o intensidad. Pero cuando se trata de olas de calor en particular, ya se está viendo en todo el mundo con consecuencias mortales.


Según un estudio reciente publicado en la revista The Lancet, más de cinco millones de muertes anuales entre 2000 y 2019 se asociaron con "temperaturas no óptimas", con aproximadamente 500.000 de estas muertes relacionadas con el calor. Si bien muchas de estas muertes ocurren en países tropicales, las olas de calor están comenzando a afectar los climas más septentrionales.

Durante la ola de calor que asfixió a British Columbia a fines de junio hasta la primera semana de julio, más de 800 personas murieron en la provincia. A modo de comparación, en el mismo período del año pasado, hubo 232 muertes, según el director médico del BC Coroners Service, el Dr. Jatinder Baidwan. La oficina del forense continúa investigando todas las muertes para determinar exactamente cuántas estaban relacionadas con las altas temperaturas. Si bien sabemos que las temperaturas diurnas están aumentando, en algunas regiones, específicamente en partes de Ontario y Quebec, las temperaturas nocturnas se están calentando más rápido.

Esas noches más cálidas significan que nuestros cuerpos no tienen tiempo para refrescarse. Para las personas con problemas de salud como enfermedades cardíacas o asma, por ejemplo, esto puede ser extremadamente problemático y potencialmente mortal.

"Nuestros cuerpos no fueron diseñados para soportar un calor ambiental que supere los 30 grados", dijo Baidwan.

La ola de calor que afectó al noroeste del Pacífico fue muy inusual, una ocurrencia de uno en 1.000 años, según un análisis reciente del grupo World Weather Attribution, una colección de científicos que analizan eventos climáticos severos. Sin embargo, partes del este de Canadá, incluidas Ontario y Quebec, están experimentando olas de calor y noches tropicales más frecuentes, definidas como temperaturas nocturnas de 20 ° C o más.

Por ejemplo, según el Atlas Climático de Canadá, la cantidad de noches tropicales en Toronto promedió aproximadamente 6,9 ​​por año entre 1976 y 2005. Con el cambio climático, en un escenario donde las emisiones de carbono disminuyen sustancialmente, se espera que aumente a 17,6 por año a partir de 2021. hasta 2050.

Si continúan las tasas actuales de emisiones de carbono, se espera que el número promedio de noches tropicales en Toronto llegue a 20,6 anuales de 2021 a 2050. De 2051 a 2080, en los dos escenarios diferentes de emisiones, el número promedio aumentaría a 26,4 y 42,8 respectivamente.


"Estamos viendo un aumento en los extremos cálidos en Canadá que es mayor que el calentamiento medio global", dijo Nathan Gillet, científico investigador de Environment and Climate Change Canada. "El calentamiento promedio en Canadá es aproximadamente el doble del calentamiento promedio global. Y los extremos de calor también están aumentando a un ritmo similar. No son solo las temperaturas máximas más calientes, sino las temperaturas mínimas, las mínimas nocturnas las que también están aumentando".

Las temperaturas medias en Canadá ya se han calentado 1,7 ° C y el país se está calentando a más del doble del ritmo del planeta.

El aumento de las olas de calor con temperaturas superiores a la media durante el día y la noche también está afectando a los animales y los ecosistemas delicados, así como a los cultivos.

Un estudio publicado en la revista Global Change Biology en octubre pasado encontró que las temperaturas nocturnas están aumentando en la mayor parte del mundo. En aquellas áreas que vieron más calentamiento de temperatura durante la noche que durante el día, hubo más nubosidad, mayor precipitación y más humedad. Esto puede afectar a los animales nocturnos; pero también a los animales que están activos durante el día y que aprovechan las temperaturas nocturnas más frías para recuperarse del estrés por calor.

"Los cambios aumentan los límites en los que pueden operar las especies nocturnas. Por lo tanto, es posible que haya cambios en los rangos, lo que luego arruina los ecosistemas por la competencia cambiante y las relaciones cambiantes depredación / presa, y cosas por el estilo", dijo Daniel Cox, autor principal del estudio e investigador asociado en el Reino Unido en el Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de Exeter.

A medida que la Tierra continúa calentándose, el aire acondicionado puede parecer una posible solución. El problema es que se necesita energía para operarlos y esto también produce calor. Además, las ciudades crean "islas de calor" donde la calefacción se amplifica aún más mediante estructuras de hormigón, lo que agrega más estrés a las personas que viven en un clima más cálido. Algunas ciudades como Toronto y Montreal están tratando de introducir códigos y diseños de construcción más ecológicos para abordar este problema.

"Las olas de calor no son ​​algo que consideremos un gran peligro en Canadá; pero a medida que el clima se calienta, veremos este tema con más frecuencia", dijo Gillet de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá. "Las olas de calor causan muertes y son peligrosas. Y sí, es algo... que vamos a ver más y más aquí en Canadá".



ARTÍCULO POR: NICOLE MORTILLARO

FOTOGRAFÍA: EDMUND O'CONNOR

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL