Legisladores estatales solicitan formalmente la reapertura de la frontera Canadá - EE. UU.

Una coalición de legisladores frustrados de todo el Medio Oeste de los EE. UU. está pidiendo formalmente a la Casa Blanca y al gobierno federal de Canadá que reabran la frontera a los viajeros completamente vacunados.


Legisladores estatales solicitan formalmente la reapertura de la frontera Canadá - EE. UU.
Legisladores estatales solicitan formalmente la reapertura de la frontera Canadá - EE. UU.

La Conferencia Legislativa del Medio Oeste, una rama del Consejo de Gobiernos Estatales de EE. UU., aprobó una resolución formal en su reunión anual hoy en la que pide a ambos gobiernos federales que tomen medidas inmediatas.


La frontera entre Canadá y EE. UU. ha estado cerrada desde marzo del año pasado, permitiendo únicamente los los viajes esenciales y el comercio, como una medida para prevenir la propagación del COVID-19.


Los legisladores de todo el Medio Oeste dijeron que lo que se califica como "viajes esenciales" se ha dejado a la discreción de los agentes fronterizos individuales, creando una confusión generalizada.


Las restricciones de viaje se han extendido mensualmente durante más de un año y actualmente expiran el 21 de julio.


Canadá comenzó a flexibilizar gradualmente los requisitos de cuarentena obligatoria la semana pasada; pero solo para ciudadanos completamente vacunados, residentes permanentes y otros viajeros elegibles.


La coalición incluye a Illinois, Indiana, Iowa, Kansas, Michigan, Minnesota, Nebraska, Dakota del Norte, Ohio, Dakota del Sur y Wisconsin, así como la provincia de Saskatchewan.


Alberta, Manitoba y Ontario también son miembros afiliados.


Por otro lado, Francia, que ha abierto sus fronteras a los turistas canadienses, está ansiosa por ver a Canadá reabrirse a los franceses.


La frontera canadiense permanece cerrada a los extranjeros, con algunas excepciones, y lo estará hasta al menos el 21 de julio. Ottawa ha extendido el cierre, mes tras mes, desde el comienzo de la pandemia en marzo de 2020.


El martes, en la embajada francesa en Ottawa, el representante del gobierno del presidente Emmanuel Macron argumentó que la frontera canadiense debería reabrirse a los franceses lo antes posible.


"Las fronteras tendrán que reabrirse relativamente rápido ahora para que podamos volver a incluir a Canadá en nuestros planes de viaje", dijo la embajadora Kareen Rispal.


De lo contrario, la relación entre los dos países se resentirá, advirtió.


“La consecuencia del cierre de la frontera es que no hay más visitas”, dijo Rispal. “No hay más ministros, no hay más parlamentarios, no hay más visitas de fabricación, no hay más artistas invitados… hay que trabajar las relaciones todos los días, para nutrirlas”.

Francia permite que los canadienses que puedan demostrar que están completamente vacunados, o que presenten una prueba reciente de COVID-19 negativa y que den fe de no tener síntomas de COVID-19, ingresen a su territorio.


“Somos un país verde”, dijo, refiriéndose al sistema de colores utilizado por Francia para designar los países donde el nuevo coronavirus está bajo control. “Canadá es un país verde. Estaríamos muy contentos si los franceses pudieran regresar a Canadá sin otras limitaciones que no fueran estar doblemente vacunados, tomar pruebas, etc. No estamos pidiendo regresar a Canadá de manera fortuita”.

Rispal dijo que estará pendiente de lo que haga el gobierno canadiense el 21 de julio.


Cada vez que ha surgido el tema de la frontera durante las recientes conferencias de prensa del primer ministro Justin Trudeau, ha dicho que comprende la impaciencia de todos; pero ha notado, una y otra vez, que la pandemia no ha terminado.


La primera flexibilización de las restricciones fronterizas se produjo el 5 de julio, cuando los canadienses completamente vacunados ya no debían ponerse en cuarentena a su regreso al país, una medida que se aplicaba a todos los que ya tenían derecho a ingresar a Canadá, como aquellos con visas de estudiante.


Trudeau ha prometido relajar aún más las restricciones fronterizas "en las próximas semanas" y ha añadido que no abrirá las puertas "antes del momento adecuado" a los extranjeros no vacunados.


El lunes, Macron anunció que a partir de agosto, se requerirá prueba de vacunación o una prueba de PCR COVID-19 negativa para ingresar a restaurantes, ir a conciertos o tomar el tren en Francia.


Para los turistas canadienses, el comprobante de vacunación en papel será suficiente, según el embajador.




EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL