Lo que creemos que sabemos sobre el metabolismo puede estar equivocado

Un nuevo estudio desafía las suposiciones sobre el gasto energético de las personas, incluida la idea de que el metabolismo se ralentiza en la mediana edad.


Un nuevo estudio desafía las suposiciones sobre el gasto energético de las personas, incluida la idea de que el metabolismo se ralentiza en la mediana edad.
Un nuevo estudio desafía las suposiciones sobre el gasto energético de las personas, incluida la idea de que el metabolismo se ralentiza en la mediana edad.

Todo el mundo conoce la sabiduría convencional sobre el metabolismo: las personas aumentan de peso año tras año a partir de los 20 años porque su metabolismo se ralentiza, especialmente alrededor de la mediana edad. Las mujeres tienen un metabolismo más lento que los hombres. Por eso les cuesta más controlar su peso. La menopausia solo empeora las cosas y ralentiza aún más el metabolismo de las mujeres.

Pero todo esto parece estar mal, según un artículo publicado el jueves en Science. Utilizando datos de casi 6.500 personas, con edades comprendidas entre los 8 días y los 95 años, los investigadores descubrieron que hay cuatro períodos distintos de la vida, en lo que respecta al metabolismo. También encontraron que no hay diferencias reales entre las tasas metabólicas de hombres y mujeres después de controlar otros factores.

Es probable que los hallazgos de la investigación reconfiguren la ciencia de la fisiología humana y también podrían tener implicaciones para algunas prácticas médicas, como determinar las dosis apropiadas de medicamentos para niños y personas mayores.

La investigación metabólica es cara, por lo que la mayoría de los estudios publicados han tenido muy pocos participantes. Pero el investigador principal del nuevo estudio, Herman Pontzer, antropólogo evolutivo de la Universidad de Duke, dijo que los investigadores participantes del proyecto acordaron compartir sus datos. Hay más de 80 coautores del estudio. Al combinar los esfuerzos de media docena de laboratorios recopilados durante 40 años, tenían suficiente información para hacer preguntas generales sobre los cambios en el metabolismo a lo largo de la vida.

Todos los centros de investigación involucrados en el proyecto estaban estudiando las tasas metabólicas con un método considerado el estándar de oro: agua doblemente etiquetada. Implica medir las calorías quemadas mediante el seguimiento de la cantidad de dióxido de carbono que exhala una persona durante las actividades diarias.

Los investigadores también tuvieron la estatura y el peso de los participantes y el porcentaje de grasa corporal, lo que les permitió observar las tasas metabólicas fundamentales. Una persona más pequeña quemará menos calorías que una persona más grande, por supuesto, pero corrigiendo el tamaño y el porcentaje de grasa, el grupo preguntó: ¿Eran diferentes sus metabolismos?


"Estaba realmente claro que no teníamos un buen manejo de cómo el tamaño corporal afecta el metabolismo o cómo el envejecimiento afecta el metabolismo", dijo el Dr. Pontzer. "Estas son cosas básicas y fundamentales que uno pensaría que se habrían respondido hace 100 años".

Un aspecto fundamental de sus hallazgos fue que el metabolismo difiere para todas las personas en cuatro etapas distintas de la vida:

  • En primer lugar esta la infancia, hasta el primer año, cuando la quema de calorías está en su punto máximo, acelerándose hasta un 50 por ciento por encima de la tasa de los adultos.

  • Luego, desde el primer año hasta aproximadamente los 20 años, el metabolismo se ralentiza gradualmente en aproximadamente un 3 por ciento al año.

  • De los 20 a los 60 años, se mantiene estable.

  • Y, después de los 60 años, disminuye aproximadamente un 0,7 por ciento al año.


Una vez que los investigadores controlaron el tamaño corporal y la cantidad de músculo que tienen las personas, tampoco encontraron diferencias entre hombres y mujeres.

Como era de esperar, si bien los patrones de tasa metabólica se mantienen para la población, los individuos varían. Algunos tienen tasas metabólicas un 25 por ciento por debajo del promedio para su edad y otras tienen tasas un 25 por ciento más altas de lo esperado. Pero estos valores atípicos no cambian el patrón general, reflejado en gráficos que muestran la trayectoria de las tasas metabólicas a lo largo de los años.

Los cuatro períodos de la vida metabólica descritos en el nuevo artículo muestran que "no hay una tasa constante de gasto de energía por libra", anotó el Dr. Redman. La tasa depende de la edad. Eso va en contra de las suposiciones de larga data que ella y otros expertos en ciencias de la nutrición tenían.

Las trayectorias del metabolismo a lo largo de la vida y los individuos que son valores atípicos abrirán una serie de preguntas de investigación. Por ejemplo, ¿cuáles son las características de las personas cuyo metabolismo es más alto o más bajo de lo esperado? ¿Existe una relación con la obesidad?

Uno de los hallazgos que más sorprendió al Dr. Pontzer fue el metabolismo de los bebés.


Esperaba, por ejemplo, que un recién nacido tuviera una tasa metabólica altísima. Después de todo, una regla general en biología es que los animales más pequeños queman calorías más rápido que los más grandes.

En cambio, dijo el Dr. Pontzer, durante el primer mes de vida, los bebés tienen la misma tasa metabólica que sus madres. Pero poco después de que nace un bebé, dijo, "algo se activa y la tasa metabólica despega".


El grupo también esperaba que el metabolismo de los adultos comenzara a desacelerarse cuando tenían 40 años o, en el caso de las mujeres, con el inicio de la menopausia; pero, dijo el Dr. Pontzer, "simplemente no vimos eso".

La desaceleración metabólica, que comienza alrededor de los 60 años, da como resultado una disminución del 20 por ciento en la tasa metabólica a los 95 años.

El Dr. Klein dijo que aunque las personas aumentan en promedio más de una libra y medio al año durante la edad adulta, ya no pueden atribuirlo a la desaceleración del metabolismo.

Los requerimientos de energía del corazón, hígado, riñón y cerebro representan el 65 por ciento de la tasa metabólica en reposo, aunque constituyen solo el 5 por ciento del peso corporal, dijo el Dr. Klein. Un metabolismo más lento después de los 60 años, agregó, puede significar que los órganos cruciales están funcionando menos bien a medida que las personas envejecen. Podría ser una de las razones por las que las enfermedades crónicas tienden a ocurrir con mayor frecuencia en las personas mayores.

Incluso los estudiantes universitarios podrían ver los efectos del cambio metabólico alrededor de los 20 años, dijo el Dr. Klein. "Cuando terminan la universidad, están quemando menos calorías que cuando comenzaron".

Y alrededor de los 60 años, sin importar cuan joven se vea una persona, su organismo cambia de una manera fundamental.

“Existe el mito de mantener la juventud”, dijo el Dr. Anderson. “Pero eso no es lo que dice la biología. Alrededor de los 60 años, las cosas comienzan a cambiar". "Hay un momento en el que las cosas ya no son como solían ser".


ARTÍCULO POR: GINA KOLATA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE SALUD

23 views0 comments