• Eliana González

Los efectos COVID-19 podrían ser peores

Según los investigadores y los médicos del norte de Italia, los efectos a largo plazo de COVID-19, incluso en personas que sufrieron una infección leve, podrían ser mucho peores de lo previsto originalmente.



La psicosis, el insomnio, la enfermedad renal, las infecciones de la columna vertebral, los accidentes cerebrovasculares, el cansancio crónico y los problemas de movilidad se están identificando en antiguos pacientes con coronavirus en Lombardía, la región más afectada del país.


Los médicos advierten que algunas víctimas pueden nunca recuperarse de la enfermedad y que todos los grupos de edad son vulnerables.


El virus es una infección sistémica que afecta a todos los órganos del cuerpo, no, como se pensaba anteriormente, solo una enfermedad respiratoria, dicen.


Algunas personas pueden encontrar que su capacidad para trabajar adecuadamente, concentrarse e incluso participar en actividades físicas se verá gravemente afectada.


Los médicos advierten que las personas que no se consideran en un grupo vulnerable y no están preocupadas por contraer la enfermedad podrían estar en peligro de enfermedades que cambian la vida si ignoran las reglas para mantenerse a salvo. Destacan que la necesidad de distanciamiento social, lavado de manos y mascarillas son más importantes que nunca.


Las advertencias surgen en medio de crecientes preocupaciones en el norte de Italia de que una segunda ola del virus podría ser inminente. Los médicos de dos de los principales hospitales de la región han informado de un puñado de nuevos casos de personas gravemente enfermas con problemas respiratorios.



El Dr. Roberto Cosentini, jefe de emergencias del Hospital Papa Giovanni XXIII en Bérgamo, supervisó la respuesta al virus que se extendió por esta provincia alpina y que se cobró la vida de al menos 6,000 personas. Fue también quien dio un acceso sin precedentes a las salas de emergencia del hospital en marzo, cuando se transmitieron los primeros efectos impactantes del virus en todo el mundo, cambiando las percepciones de la magnitud del problema.


Ahora lidera los esfuerzos para enviar nuevamente una advertencia a todo el mundo de que el COVID-19 es un asesino letal que afecta a todo el cuerpo y que no desaparecerá.


"Al principio, inicialmente, pensamos que era una gripe grave, luego pensamos que era una gripe grave con una neumonía muy grave, fue la fase en la que viniste aquí, pero luego descubrimos que es una enfermedad sistémica con daño en los vasos en todo el cuerpo con afectación renal y afectación cerebral ", dijo en la ahora silenciosa sala de emergencias COVID-19 que estaba abrumada hace unos meses. Así que estamos viendo otras manifestaciones agudas de insuficiencia renal que requieren diálisis o accidente cerebrovascular, y luego infarto agudo de miocardio, así como muchas otras complicaciones u otras manifestaciones del virus. Y ahora también vemos una proporción significativa de la población con daño crónico por el virus".

Uno de los pocos aspectos positivos que surgieron de la pandemia que causó estragos en el servicio de salud del país europeo fue la creación de un entorno único donde los médicos y expertos en diferentes campos se encontraron trabajando juntos durante meses, aprendiendo efectivamente nuevas habilidades. Esa cooperación está ayudando a la comprensión del virus.


La Dra. Emanuela Catenacci es neurocirujana en el Hospital Cremona y había sido cooptada para trabajar en las salas de cuidados intensivos durante el peor brote. Ella ha vuelto a la neurología, pero de manera crucial, mientras que en el pasado hubiera tratado a pacientes completamente independientes de otros departamentos, ahora puede ver el enlace. Ese enlace es el COVID-19, y es un asesino de múltiples órganos.


"En nuestro hospital ahora tenemos una práctica con inmunólogos, que controlan a estos pacientes, especialmente a los más graves, a aquellos con las enfermedades más graves, y controlan no solo los pulmones, sino todas las manifestaciones sistémicas de la patología COVID", dijo. El virus es una infección sistémica, algunos de los órganos de nuestro aparato tienen la mayor manifestación, como los pulmones, como sabemos, pero también el cerebro, la piel y, a veces, tenemos vasculitis, por lo que no es [solo] infección respiratoria alta o respiratoria baja, no está terminado [en] eso ", agrego.


Los hallazgos de los médicos italianos en sus pacientes reflejan un estudio reciente realizado en el University College de Londres.


ARTÍCULO POR: STUART RAMSAY

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZALEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

89 views0 comments

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889