• Eliana González

Los jóvenes no necesitan el permiso de un adulto para vacunarse

Mientras miles de jóvenes de 12 años o más hacen fila para recibir sus inyecciones de COVID-19, los padres y tutores pueden sorprenderse al saber que no tienen que dar permiso para que sus hijos sean vacunados.


Los jóvenes no necesitan el permiso de un adulto para vacunarse.
Los jóvenes no necesitan el permiso de un adulto para vacunarse.
“Mucha gente en el público no es consciente de esto, casi todo el mundo en la provincia asume que hay una edad para el consentimiento de la atención médica, pero no la hay”, dijo Kerry Bowman, bioética y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Toronto. "Hay trabajadores de la salud que tampoco conocen esta legislación".

Según la Ley de consentimiento de atención médica de Ontario, los niños tienen control sobre sus propias decisiones de atención médica, a menos que un médico los considere incapaces. Cuando la región de Peel actualizó su guía de vacunación para señalar que los menores no necesitaban el permiso de los padres, desató una ola de comentarios y confusión en línea.

CityNews habló con los espectadores sobre sus pensamientos sobre el consentimiento de vacunas para menores.


“Absolutamente, es como cualquier otra decisión importante en su vida, y todavía no tienen la edad suficiente para tomarla por sí mismos”, dijo Paul Greenberg.

“Deben obtener el consentimiento de sus padres”, dijo Amy Profenna, quien señala que los jóvenes pueden dejarse influir por la presión de sus compañeros.

Tanto adultos como adolescentes le dijeron a CityNews que los tutores y los niños deberían tener una conversación familiar.


“Es una decisión que ambos deben tomar”, dijo Owen Campbell. "Hablan entre ellos y ven cómo se sienten los dos, y luego creo que parten de ahí".

La Sociedad Canadiense de Pediatría dijo que no existe una edad nacional de consentimiento médico y la única provincia que establece una es Quebec, donde se necesita el consentimiento de un padre o tutor para las decisiones de tratamiento de cualquier persona menor de 14 años.


Bowman, quien enseña sobre la poco conocida ley de consentimiento de Ontario, señala que las reglas están destinadas a proteger a los jóvenes, así como a los ancianos.


“El diseño de la misma es proteger los derechos humanos”, dijo. “Si una persona es un frágil paciente de tercera edad, de unos 90 años, o un paciente joven, ellos tienen control y autonomía sobre su propio cuerpo. Ese es el espíritu de esta legislación”.

Ya se están realizando estudios clínicos para que la vacuna esté disponible para niños aún más pequeños y Bowman señala que en un futuro cercano la legislación de consentimiento de Ontario podría probarse aún más.


“Con el tiempo, a medida que bajamos de los 12 años, la evaluación de la edad de consentimiento será muy, muy importante”, explicó. "Si tienes un niño de 12 años que realmente entiende y aprecia lo que significa una vacuna, sabe para qué sirve y conoce ese pequeño riesgo de efectos secundarios, es allí cuando pueden dar su consentimiento".

La sociedad pediátrica dijo que es imposible establecer reglas generales sobre la capacidad basadas en la edad de una persona. En cambio, los proveedores de atención médica deben considerar a cada uno de sus pacientes como un individuo y tener en cuenta "la autoconciencia emergente del paciente, el desarrollo de valores y creencias [y] la maduración de las habilidades cognitivas" al confirmar que un joven puede dar su consentimiento para un procedimiento médico .


Si bien la decisión final de vacunarse recae en una persona, sin importar su edad, la sociedad pediátrica también dijo que la discusión familiar es una de las mejores prácticas cuando la capacidad de un niño para dar su consentimiento es menos segura.


“Un modelo de toma de decisiones compartido y centrado en la familia respeta y apoya mejor la capacidad emergente del paciente pediátrico, así como la autoridad de los padres y el conocimiento y la experiencia de los proveedores de atención médica”, escribió la sociedad en su documento de posición sobre el tema. Para ayudar a las familias a tomar decisiones, la ciudad de Toronto está organizando varias reuniones nocturnas de vacunación para padres y estudiantes esta semana.


Bowman señaló que la gran mayoría de los niños van a sus citas médicas con sus padres y, por lo general, hay una discusión familiar y un entendimiento general.



ARTÍCULO: ADRIAN GHOBRIAL Y JESSICA BRUNO

FOTOGRAFÍA: KELLY SIKKEMA

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL