top of page

Lula: Militares abrieron las puertas del palacio a los invasores

El presidente de Brasil, Lula Da Silva, ha acusado a militares y a policías militares de “abrir las puertas” a los bolsonaristas extremistas que el domingo asaltaron las sedes de los tres poderes del Estado en Brasilia.



Mucha gente de las Fuerzas Armadas conspiró aquí dentro. Mucha gente de la policía militar conspiró aquí dentro. Yo estoy convencido de que la puerta del Palacio del Planalto se abrió para que entraran porque no hay ninguna puerta rota. Es decir, alguien aquí les facilitó la entrada. Así que vamos a investigar con calma, para determinar lo que de verdad ocurrió porque he visto videos de soldados del ejercito conversando con los invasores, soldados hasta cantando con los invasores.

Hasta ahora el mandatario no se había referido con semejante contundencia a la connivencia de uniformados en la invasión protagonizada por miles de los seguidores más radicales del anterior presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, de 67 años.


Lula ha explicado que está esperando a que “el polvo se asiente” para revisar todas las grabaciones de las cámaras de seguridad del palacio donde tiene su despacho, uno de los tres edificios ferozmente atacados por las hordas que no aceptan la victoria de Lula a partir de todo tipo de teorías de la conspiración.


Los indicios de connivencia y de omisión entre la Policía Militar descubiertos en las horas siguientes al asalto le bastaron al Tribunal Supremo para apartar de sus puestos al gobernador del Distrito Federal y al secretario de Seguridad Pública, ambos aliados de Bolsonaro. Además, ordenó el encarcelamiento del jefe de la Policía Militar del DF.

En casa de Anderson Torres, que era secretario de Seguridad del DF y fue ministro de Bolsonaro, la policía ha localizado, según el diario Folha de S.Paulo, que no cita ninguna fuente, un borrador de decreto de tufo golpista, un texto que permitiría al presidente intervenir el Tribunal Electoral para revertir el resultado de los comicios de octubre, que Bolsonaro perdió por la mínima. Torres, cuya detención ordenó el Supremo hace días, está en Florida, como el expresidente.

4 visualizaciones0 comentarios
bottom of page