• Eliana González

Más de 100 muertos en Myanmar en el día más mortífero desde el golpe de estado

Mientras el ejército de Myanmar celebraba el feriado anual del Día de las Fuerzas Armadas con un desfile el sábado en la capital del país, los soldados y la policía de otros lugares mataron a decenas de personas mientras reprimían las protestas en el día más sangriento y mortal desde el golpe de estado del mes pasado.


Marcha en Yangon, Myanmar, el viernes 26 de marzo de 2021. Los manifestantes contra la toma militar del mes pasado en Myanmar volvieron a las calles en gran número el jueves, un día después de realizar una "huelga de silencio" en la que la gente estaba instado a quedarse en casa y negocios a cerrar por el día.
Marcha en Yangon, Myanmar, el viernes 26 de marzo de 2021. Los manifestantes contra la toma militar del mes pasado en Myanmar volvieron a las calles en gran número el jueves, un día después de realizar una "huelga de silencio" en la que la gente estaba instado a quedarse en casa y negocios a cerrar por el día.

El sitio de noticias en línea Myanmar Now informó el sábado por la noche que el número de muertos había llegado a 114. Un recuento emitido por un investigador independiente en Yangon, que ha estado compilando el número de muertos casi en tiempo real, situó el total en 107 victimas, repartidas en más de dos docenas de ciudades y pueblos.


Ambos números son más altos que todas las estimaciones del máximo anterior del 14 de marzo, que osciló en recuentos de 74 a 90 muertes.


Las cifras recopiladas por el investigador, que pidió no ser identificado por su seguridad, generalmente han coincidido con los cargos emitidos al final de cada día por la Asociación de Asistencia a Presos Políticos, que documenta muertes y arrestos y es ampliamente visto como una fuente definitiva.


Los asesinatos generaron rápidamente la oposición internacional y varias misiones diplomáticas en Myanmar publicaron declaraciones que mencionaron el asesinato de civiles el sábado, incluidos niños.


"Este 76º día de las fuerzas armadas de Myanmar quedará grabado como un día de terror y deshonra", dijo en Twitter la delegación de la Unión Europea en Myanmar. "La matanza de civiles desarmados, incluidos niños, son actos imperdonables".

El embajador de Estados Unidos, Thomas Vajda, dijo en un comunicado que "las fuerzas de seguridad están asesinando a civiles desarmados".


"Estas no son las acciones de una fuerza militar o policial profesional", escribió. "El pueblo de Myanmar ha hablado con claridad: no quiere vivir bajo un régimen militar".

El número de muertos en Myanmar ha aumentado constantemente a medida que las autoridades se vuelven más contundentes con su represión de la oposición al golpe del 1 de febrero que derrocó al gobierno electo de Aung San Suu Kyi. El golpe revirtió años de progreso hacia la democracia después de cinco décadas de gobierno militar.


Hasta el viernes, la Asociación de Presos Políticos había verificado la muerte de 328 personas en la ofensiva posterior al golpe.


El jefe de la junta, el general mayor Min Aung Hlaing, no se refirió directamente al movimiento de protesta cuando pronunció su discurso del Día de las Fuerzas Armadas televisado a nivel nacional ante miles de soldados en Naypyitaw. Se refirió únicamente al “terrorismo que puede ser perjudicial para la tranquilidad del Estado y la seguridad social”, y lo calificó de inaceptable.


El evento de este año fue visto como un foco de violencia y los manifestantes amenazaron con redoblar su oposición pública al golpe con más y más manifestaciones. Los manifestantes se refieren a la festividad por su nombre original, Día de la Resistencia, que marca el comienzo de una revuelta contra la ocupación japonesa en la Segunda Guerra Mundial.


La televisión estatal MRTV mostró el viernes por la noche un anuncio instando a los jóvenes (que han estado al frente de las protestas y han sido destacados entre las víctimas) a aprender una lección de los muertos durante las manifestaciones sobre el peligro de recibir disparos en la cabeza o en la espalda.


La advertencia fue ampliamente tomada como una amenaza porque una gran cantidad de las muertes entre los manifestantes se debieron a disparos en la cabeza, lo que sugiere que han sido blanco de muerte. El anuncio sugirió que algunos jóvenes estaban participando en la protesta como si fuera un juego, e instó a sus padres y amigos a disuadirlos de participar.


En los últimos días, la junta ha retratado a los manifestantes como los que perpetraron actos de violencia por el uso esporádico de bombas Molotov. El sábado, se vio a algunos manifestantes en Yangon portando arcos y flechas. Por el contrario, las fuerzas de seguridad han utilizado munición real durante semanas contra lo que todavía han sido multitudes abrumadoramente desarmadas y pacíficas.


En su discurso del sábado, Min Aung Hlaing aprovechó la ocasión para tratar de justificar el derrocamiento del gobierno de Suu Kyi, acusándolo de no investigar las irregularidades en las elecciones generales de noviembre pasado y repitiendo que su gobierno celebraría "elecciones libres y justas" y entregar el poder después.


El ejército ha afirmado que hubo irregularidades en las listas de votantes de las últimas elecciones y que el partido "Liga Nacional para la Democracia" de Suu Kyi ganó de manera aplastante.


La junta detuvo a Suu Kyi el día que asumió el poder y continúa reteniéndola por cargos penales menores mientras investiga las denuncias de corrupción en su contra que sus partidarios descartan por tener motivos políticos.


Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, dijo que los eventos del sábado demostraron que los militares, conocidos en Myanmar como Tatmadaw, deben ser procesados ​​en tribunales internacionales.


“Este es un día de sufrimiento y luto para el pueblo birmano, que ha pagado por la arrogancia y la codicia del Tatmadaw con sus vidas, una y otra vez”, dijo.


EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL