• Eliana González

Maratón de vacunación contra la variante delta del COVID-19 en Europa

Los países de Europa están acelerando las vacunación contra el coronavirus con el objetivo de superar la propagación de la variante delta más infecciosa, en una carrera de alto riesgo para evitar que las salas de los hospitales se llenen nuevamente de pacientes que luchan por sus vidas.


Maratón de vacunación contra la variante delta del COVID-19 en Europa
Maratón de vacunación contra la variante delta del COVID-19 en Europa.

La urgencia coincide con los meses de vacaciones de verano en Europa, cuando el buen tiempo trae más reuniones sociales y los gobiernos se muestran reacios a tomar medidas drásticas. El distanciamiento social se descuida comúnmente, especialmente entre los jóvenes y algunos países están eliminando el requisito de usar mascarillas al aire libre.


Los incentivos para que las personas reciban vacunas incluyen alimentos gratuitos, bonos de viajes, entretenimiento y sorteos de premios. El presidente de Chipre incluso apeló al patriotismo.


El riesgo de infección por la variante delta es "alto a muy alto" para las comunidades parcialmente o no vacunadas, según el Centro Europeo para el Control de Enfermedades, que monitorea a 30 países del continente. Se estima que a finales de agosto, la variante representará el 90% de los casos en la Unión Europea.


"Es muy importante avanzar con el plan de vacunación a un ritmo muy alto", advirtió el ECDC.

La Organización Mundial de la Salud también está preocupada. La variante hace que el crecimiento de la transmisión sea "exponencial", según Maria Van Kerkhove, líder técnica en COVID-19.


El número de casos nuevos diarios ya está aumentando considerablemente en países como el Reino Unido, Portugal y Rusia.


En el Reino Unido, los casos de la variante delta se han cuadriplicado en menos de un mes y los casos confirmados el viernes aumentaron un 46% con respecto a la semana anterior.


Las autoridades sanitarias portuguesas informaron esta semana un aumento "vertiginoso" en la prevalencia de la variante delta, que representó solo el 4% de los casos en mayo; pero casi el 56% en junio. El país informó su mayor número de casos diarios desde febrero y el número de pacientes con COVID-19 en hospitales ha superado los 500 por primera vez desde principios de abril.


Los informes de nuevas infecciones en Rusia se duplicaron con creces en junio, superando los 20.000 por día esta semana y las muertes alcanzaron las 679 el viernes, el cuarto día consecutivo en que la cifra de muertos estableció un récord diario.


Aún así, "nadie quiere ningún bloqueo", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, en una sesión informativa, aunque admitió que la situación del virus en varias regiones rusas es "tensa".


En algunos países, el virus se está propagando mucho más rápido entre las personas más jóvenes. En España, la tasa nacional de notificación de casos en 14 días por cada 100.000 personas aumentó a 152 el viernes; pero para el grupo de edad de 20 a 29, se disparó a 449.


Esos números han disparado la alarma en todo el continente y más allá.


El gobierno holandés está ampliando su programa de vacunación a las personas entre 12 y 17 años para ayudar a evitar un nuevo y temido aumento. Grecia esta ofreciendo a los adultos jóvenes 150 euros (177 dólares) en crédito después de su recibir su primera dosis. Las autoridades de Roma están considerando el uso de camionetas para vacunar a las personas en la playa y Polonia lanzó la semana pasada una lotería abierta solo para adultos que estén completamente vacunados, con autos nuevos entre los premios.


Las autoridades portuguesas ampliaron el horario de los centros de vacunación, crearon nuevas clínicas sin cita previa, llamaron al personal de las fuerzas armadas para que ayudaran a realizar las operaciones y redujeron el período entre la toma de las dos dosis de la vacuna de AstraZeneca de 12 a ocho semanas.


“Estamos en una carrera contrarreloj”, dijo la ministra del gabinete, Mariana Vieira da Silva.

En la lucha contra la vacilación ante las vacunas en Europa, la aparición de variantes ha alimentado la incertidumbre pública sobre la efectividad de estas inyecciones.


Quince meses después de que la OMS declarara que el COVID-19 era una pandemia, algunos gobiernos parecen más dispuestos a recompensar la paciencia del público mientras piensan dos veces antes de volver a aplicar las restricciones.


Unos 40.000 aficionados asistieron al partido de fútbol de la Eurocopa de Inglaterra contra Alemania en el estadio de Wembley de Londres la semana pasada. En Portugal, las nuevas restricciones han sido poco entusiastas, como limitar el horario de apertura de los restaurantes en las noches de los fines de semana.


En Moscú, sin embargo, los restaurantes, bares y cafés comenzaron el lunes a admitir solo a clientes que han sido vacunados, a aquellos se han recuperado del COVID-19 en los últimos seis meses o que pueden proporcionar una prueba negativa en las 72 horas anteriores.


Francia levantó la última de sus principales restricciones el miércoles, permitiendo multitudes ilimitadas en restaurantes, bodas y la mayoría de los eventos culturales a pesar de los casos en rápido aumento de la variante delta.


Tiago Correia, profesor asociado del Instituto de Higiene y Medicina Tropical de Lisboa, ha detectado un estado de ánimo de impaciencia pública, especialmente entre los jóvenes deseosos de disfrutar de las cálidas noches de verano.


"La gente quiere volver a la normalidad más rápido de lo que está ocurriendo el proceso de vacunación", dijo.

Las variantes emergentes han arrojado luz sobre la escala sin precedentes de los programas de inmunización. El ECDC dijo que en los países que encuesta, el 61% de las personas mayores de 18 años han recibido una sola inyección y el 40% están completamente vacunados.


Pero el Dr. Hans Kluge, jefe de la oficina de la OMS en Europa, advirtió esta semana que la variante delta está lista para convertirse en la cepa dominante en agosto, en los 53 países que cubre su oficina y señaló que alrededor del 63% de las personas en esa región no han recibido su primera dosis.


"Las tres condiciones para una nueva ola de exceso de hospitalizaciones y muertes ya están presentes: las nuevas variantes, el déficit en la administración de vacunas y el aumento de la vida social son una peligrosa combinación", dijo Kluge.



ARTÍCULO POR: BARRY HATTON

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL