• Eliana González

Mascarilla canadiense que desactiva el COVID-19

Un recubrimiento antimicrobiano desarrollado por la compañía quebequense I3 BioMedical Inc. puede desactivar más del 99 por ciento del SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, en la superficie externa de las máscaras médicas, según las pruebas realizadas por científicos de la Universidad de Toronto.



Los científicos, dirigidos por el profesor  Scott Gray-Owen,  del departamento de genética molecular de la Facultad de Medicina, utilizaron el laboratorio de nivel 3 de contención de alta tecnología (CL3) de la facultad para probar la eficacia del recubrimiento antimicrobiano de la mascarilla activa TrioMed.


Descubrieron que el nuevo recubrimiento desactivaba más del 99 por ciento del SARS-CoV-2 en cuestión de minutos, un hallazgo que podría representar una gran bendición para los trabajadores de la salud que corren el riesgo de contaminarse con el virus al tocar o ajustar sus mascarillas. De hecho, se ha demostrado que el coronavirus está presente e infeccioso en la capa externa de las mascarillas hasta por siete días, según un estudio reciente publicado en The Lancet Microbe .


“Un gran desafío para la mayoría de las personas de la población que generalmente nunca usan mascarillas quirúrgicas es la comodidad y el ajuste. Debido a esto, las personas tienden a ajustarse constantemente sus mascarillas ”, dijo Gray-Owen. "Entonces están contaminando sus manos o, si sus manos están contaminadas, están contaminando una mascarilla que está cerca de su cara y tal vez incluso depositan el virus allí, que luego pueden inhalar".


Gray-Owen dice que el material de recubrimiento TrioMed Active patentado de I3 BioMedical había demostrado previamente que mataba a la mayoría de los microbios por contacto, y se demostró que permanecía directamente acoplado a las superficies externas de las mascarillas en lugar de filtrarse en el medio ambiente o en la piel de los usuarios.


"Lo habían hecho antes con otros patógenos bacterianos y virales, incluida la influenza, y ampliamos estos estudios para que mostraran que el SARS-CoV-2 también era susceptible", dijo Gray-Owen.

El laboratorio CL3, la única instalación de este tipo en Toronto, fue contactado por I3 BioMedical por recomendación de ingenieros de la Agencia de Salud Pública de Canadá, dijo Gray-Owen, quien es director del laboratorio.


“Fuimos uno de los primeros laboratorios en recibir aprobación rápida para cultivar y manipular el virus. Samira Mubareka y Robert Kozak trajeron muestras de pacientes infectados en el hospital y expandieron el virus, por lo que terminamos siendo uno de los primeros lugares en Canadá donde se propagó el virus. Es increíblemente emocionante apoyarlos y saber que este material es el primero que se ha demostrado que desactiva el virus. Nos ha sorprendido lo bien que funcionó, y es gratificante que sea una compañía canadiense la que está haciendo este producto realmente innovador ”. 


EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZALEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL COVID-19

291 views0 comments