• Eliana González

Mayor riesgo para consumidores de drogas

Los consumidores de drogas se enfrentan a mayores peligros a medida que la segunda ola obliga a los sitios de reducción de daños y a los programas de divulgación a reducir sus servicios, dejando a las comunidades en riesgo en el frío. Horas más cortas, medidas de distanciamiento físico y un toque de queda en Quebec, combinados con un suministro de drogas más letal debido a los cierres fronterizos, han hecho que los servicios de adicciones se esfuercen por ayudar a los usuarios en todo el país a medida que las sobredosis de opioides y el número de muertos continúan aumentando.


Un adicto prepara heroína, colocando una tira reactiva de fentanilo en el recipiente de mezcla para verificar si hay contaminación, el miércoles 22 de agosto de 2018, en Nueva York. Si la tira registra un marcador "rosado" a rojo, entonces la heroína es positiva para contaminantes.

En British Columbia, las muertes relacionadas con el fentanilo habían disminuido durante más de un año hasta abril, cuando las cifras mensuales comenzaron a duplicar las de 2019.


Las muertes relacionadas con el fentanilo, un opioide sintético letalmente potente, llegaron a 360 en BC entre septiembre y noviembre en comparación con 184 en el mismo período del año anterior, según el BC Coroners Service.


Las muertes relacionadas con los opioides en todo el país podrían subir hasta 2000 por trimestre en la primera mitad de 2021, superando con creces el pico de casi 1200 en los últimos tres meses de 2018, según el modelo de la Agencia de Salud Pública de Canadá.


La culpa se debe en gran parte a la falta de apoyos, un suministro de drogas corrupto y los usuarios que recurren a las sustancias como una forma de lidiar con un alto estrés.


Los servicios sociales tienen una capacidad limitada o cierran los espacios comunes, mientras que los programas que van desde la provisión de comidas hasta la lavandería, algunos de los cuales están cerca de los sitios de inyección, fomentando su uso, ahora son de más difícil acceso.


El actual cierre de la frontera de Canadá ha interrumpido el flujo de drogas ilícitas y los comerciantes que buscan estirar sus suministros limitados son más propensos a agregar adulterantes potencialmente tóxicos.


Se han detectado benzodiazepinas, o benzos, en medicamentos que circulan en partes de varias provincias. Los usuarios pueden ser difíciles de despertar y de responder lentamente a la naloxona, el fármaco que revierte las sobredosis de opioides, y es más probable que sufran una sobredosis cuando el fentanilo u otros opioides también están en la mezcla.


En el sitio de Riverdale, 42 de cada 1.110 visitantes sufrieron sobredosis el mes pasado, ninguno fatalmente, en comparación con solo dos sobredosis en 700 visitas en diciembre de 2019, dijo Tookey.


Los servicios simplificados también han disminuido el papel de los sitios de reducción de daños como espacios comunitarios de facto, cortando un punto clave de contacto social.


Las limitaciones a las reuniones durante la pandemia también han cerrado una fuente fundamental de intercambio de conocimientos.


Las autoridades de salud ejecutan sistemas de alerta para medicamentos envenenados en British Columbia, pero su estructura de mosaico pone vidas en peligro, dijo.


En Quebec, los cuatro sitios de consumo supervisado de Montreal han experimentado una fuerte caída de visitas desde que entró en vigor el toque de queda provincial a las 8 pm a principios de este mes.


Incluso una unidad móvil ha llegado a muchos menos usuarios, dice Kim Charest, coordinadora del programa de extensión en L'Anonyme, que administra el sitio portátil.


Incluso antes del toque de queda, la cantidad de llamadas a los servicios de emergencias médicas donde los paramédicos administraron naloxona a usuarios de opioides en Montreal y el suburbio de Laval casi se duplicó el año pasado, llegando a 270 en comparación con 146 en 2019, según el servicio de ambulancia Urgences-sante.


Otro peligro radica en compartir agujas (los lugares de inyección son limpios) y el riesgo de infecciones transmitidas por la sangre.


Los defensores, los trabajadores de divulgación y los usuarios están pidiendo mejores sistemas de alerta de drogas y servicios de apoyo más amplios a corto plazo.


Sin embargo, nada menos que la despenalización de la posesión de pequeñas cantidades de drogas, solicitada por el alcalde de Vancouver, Kennedy Stewart, al gobierno federal, y una vivienda más estable ayudarán a combatir la ola de sobredosis, dice Muckle.


Mientras tanto, el aislamiento social y el consumo no supervisado de drogas contaminadas provocado por la pandemia son un mal augurio para los canadienses vulnerables.



ARTÍCULO POR: CHRISTOPHER REYNOLDS

FOTOGRAFÍA: BEBETO MATTHEWS

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889