• Eliana González

Medio millón de muertes en EE. UU. por COVID-19

La pandemia superó un hito en los Estados Unidos que alguna vez pareció inimaginable: el COVID-19 ahora ha cobrado 500.000 vidas y los decesos siguen en aumento.


En esta fotografía de archivo del 31 de julio de 2020, Romelia Navarro, de 64 años, llora mientras abraza a su esposo, Antonio, en sus momentos finales en una unidad de COVID-19 en el Centro Médico St. Jude en Fullerton, California. -19 casi ha superado los 500.000, una cifra tan asombrosa que un importante investigador de la salud dice que es difícil imaginar a un estadounidense que no haya perdido a un familiar o que no conozca a alguien que murió.
En esta fotografía de archivo del 31 de julio de 2020, Romelia Navarro, de 64 años, llora mientras abraza a su esposo, Antonio, en sus momentos finales en una unidad de COVID-19 en el Centro Médico St. Jude en Fullerton, California. -19 casi ha superado los 500.000, una cifra tan asombrosa que un importante investigador de la salud dice que es difícil imaginar a un estadounidense que no haya perdido a un familiar o que no conozca a alguien que murió.

Los expertos advierten que es probable que se produzcan alrededor de 90.000 muertes más en los próximos meses, a pesar de una campaña masiva para vacunar a las personas.


Mientras tanto, el trauma de la nación continúa acumulándose de una manera sin igual en la vida estadounidense reciente, dijo Donna Schuurman del Centro Dougy para Niños y Familias Afligidas en Portland, Oregon.


En otros momentos de pérdidas épicas, como los ataques terroristas del 11 de septiembre, los estadounidenses se han unido para enfrentar la crisis y consolar a los sobrevivientes. Pero esta vez, la nación está profundamente dividida. Un número asombroso de familias está lidiando con la muerte, enfermedades graves, dificultades económicas y muchos se quedan aislados, sin poder siquiera celebrar funerales.


“En cierto modo, todos estamos de duelo”, dijo Schuurman, quien ha asesorado a las familias de los muertos en ataques terroristas, desastres naturales y tiroteos en escuelas.

En las últimas semanas, las muertes por virus se han reducido de más de 4.000 reportadas hace algunos días a un promedio de menos de 1.900 por día.


Aún así, con medio millón, el número de víctimas registrado por la Universidad Johns Hopkins ya es mayor que la población de Miami o Kansas City, Mississippi. Es aproximadamente igual al número de estadounidenses muertos en la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y Vietnam combinadas. Es similar a un 11 de septiembre todos los días durante casi seis meses.


“Las personas que perdimos fueron extraordinarias”, dijo el lunes el presidente Joe Biden, instando a los estadounidenses a recordar las vidas individuales que se cobraron por el virus, en lugar de sentirse aturdidos por la enormidad del número de víctimas. "Así como así", dijo, "muchos de ellos tomaron su último aliento solos en Estados Unidos".



ARTÍCULO POR: ADAM GELLER FOTOGRAFÍA: JAE C. HONG

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL