google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Miles de trabajadores del sector automotriz se van a huelg

Unos 13.000 trabajadores automotrices estadounidenses dejaron de fabricar vehículos y se declararon en huelga el viernes después de que sus líderes no pudieron cerrar una enorme brecha entre las demandas sindicales en las negociaciones contractuales y lo que los tres fabricantes de automóviles de Detroit están dispuestos a pagar.

Miembros del sindicato United Auto Workers comenzaron a manifestarse en una planta de ensamblaje de General Motors en Wentzville, Missouri; una fábrica de Ford en Wayne, Michigan, cerca de Detroit; y una planta de Stellantis Jeep en Toledo, Ohio.


Esta es la primera vez en los 88 años de historia del sindicato que se abandonan las tres empresas simultáneamente cuando los contratos de cuatro años expiraron poco antes de la medianoche del viernes.


Las huelgas probablemente marcarán el futuro del sindicato y de la industria automotriz local en un momento en que los trabajadores estadounidenses están mostrando su poder y las empresas enfrentan una transición histórica de la construcción de automóviles de combustión interna a la fabricación de vehículos eléctricos.


Si duran mucho tiempo, los concesionarios podrían quedarse sin vehículos y los precios podrían subir, impactando a una economía estadounidense que ya está bajo presión por una inflación elevada. La huelga podría incluso ser un factor en las elecciones presidenciales del próximo año, poniendo a prueba la orgullosa afirmación de Joe Biden de ser el presidente más favorable a los sindicatos en la historia de Estados Unidos.


"Los trabajadores de todo el mundo están observando esto", dijo Liz Shuler, presidenta de la AFL-CIO, una federación de 60 sindicatos con 12,5 millones de miembros.


La huelga es muy diferente a las de negociaciones anteriores del UAW. En lugar de perseguir a una empresa, el sindicato, liderado por su belicoso nuevo presidente, Shawn Fain, ataca a las tres. Pero no todos los 146.000 miembros del UAW en las plantas de la empresa están formando piquetes, al menos no todavía.


En cambio, el UAW apuntó a un puñado de fábricas para incitar a los negociadores de las empresas a aumentar sus ofertas, que eran muy inferiores a las demandas sindicales de aumentos salariales del 36% en cuatro años. GM y Ford ofrecieron el 20% y Stellantis, antes Fiat Chrysler, el 17,5%.


Las huelgas limitadas ayudarán a preservar el fondo de huelga de 825 millones de dólares del sindicato, que se agotaría en unas 11 semanas si todos los trabajadores se declararan en huelga. Pero Fain dijo que se podrían agregar más plantas si las empresas no hacen mejores ofertas.


4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page