• Eliana González

Mujer de 90 años recibe la primera vacuna

Las autoridades de salud británicas lanzaron las primeras dosis de una vacuna COVID-19 ampliamente probada y revisada de forma independiente el martes, iniciando un programa de inmunización global que se espera gane impulso a medida que más sueros obtengan la aprobación.


La enfermera May Parsons prepara a Margaret Keenan, de 90 años, la primera paciente del Reino Unido en recibir la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19, en el Hospital Universitario de Coventry, Inglaterra, el 8 de diciembre de 2020.
La enfermera May Parsons prepara a Margaret Keenan, de 90 años, la primera paciente del Reino Unido en recibir la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19, en el Hospital Universitario de Coventry, Inglaterra, el 8 de diciembre de 2020.

La primera inyección le fue dada a Margaret Keenan, quien cumplirá 91 años la próxima semana, en el Hospital Universitario de Coventry, uno de varios hospitales en todo el país que están manejando la fase inicial del programa en lo que se ha denominado “V-Day”.


“Me siento muy privilegiada de ser la primera persona vacunada contra COVID-19”, dijo la ex asistente de joyería, quien usó una mascarilla quirúrgica y una camiseta azul de Feliz Navidad decorada con un pingüino de dibujos animados con un gorro de Papá Noel y una bufanda roja.

Las primeras 800.000 dosis se destinan a personas mayores de 80 años que están hospitalizadas o que ya tienen programadas citas ambulatorias, junto con los trabajadores de hogares de ancianos. Otros tendrán que esperar su turno.


Los funcionarios de salud pública han pedido al público que tenga paciencia porque solo aquellos que están en mayor riesgo de contraer el virus serán vacunados en las primeras etapas. El personal médico se pondrá en contacto con las personas para concertar citas, y la mayoría tendrá que esperar hasta el próximo año antes de que haya suficientes vacunas para ampliar el programa.


Stephen Powis, director médico nacional del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, dijo que la primera inyección de esta vacuna fuera de un ensayo fue un momento emotivo.



Los funcionarios de salud pública en otros lugares están observando el despliegue de Gran Bretaña mientras se preparan para la tarea sin precedentes de vacunar a miles de millones de personas para poner fin a una pandemia que ha matado a más de 1,5 millones. Si bien el Reino Unido tiene una infraestructura bien desarrollada para la entrega de vacunas, está orientado a administrarlas a grupos como niños en edad escolar o mujeres embarazadas, no a toda la población.


El Reino Unido está avanzando con ventaja en el proyecto después de que los reguladores británicos el 2 de diciembre dieran autorización de emergencia a la vacuna producida por la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech. Las autoridades estadounidenses y de la Unión Europea también están revisando la vacuna, junto con los productos rivales desarrollados por la empresa estadounidense de biotecnología Moderna, y una colaboración entre la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca.


El sábado, Rusia comenzó a vacunar a miles de médicos, maestros y otras personas en docenas de centros en Moscú con su vacuna Sputnik V. Ese programa se ve de manera diferente porque Rusia autorizó el uso de la inyección el verano pasado después de que se probó en solo unas pocas docenas de personas.


En Inglaterra, la vacuna se entregará en 50 centros hospitalarios en la primera ola del programa, y ​​se espera que más hospitales la ofrezcan a medida que avanza el despliegue. Irlanda del Norte, Escocia y Gales están haciendo sus propios planes bajo el sistema de administración descentralizada del Reino Unido.


Los problemas logísticos están ralentizando la distribución de la vacuna de Pfizer porque debe almacenarse a menos -70 grados Celsius (menos -94 grados Fahrenheit). Las autoridades también se están enfocando en puntos de distribución a gran escala porque cada paquete de vacuna contiene 975 dosis y no quieren que se desperdicie.


El Reino Unido ha acordado comprar millones de dosis de siete productores diferentes. Los gobiernos de todo el mundo están haciendo acuerdos con varios desarrolladores para asegurarse de que aseguran la entrega de los productos que finalmente están aprobados para un uso generalizado.



ARTÍCULO POR: DANICA KIRK

FOTOGRAFÍA: JACOB KING

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL

46 views0 comments