• Eliana González

Mujer fallece después de que su cirugía se aplazara tres veces debido a la pandemia

Un afligido hombre de Toronto, que perdió a su esposa a causa del cáncer, habla sobre el devastador número de cancelaciones de cirugías relacionadas con la pandemia.


Un afligido hombre de Toronto, que perdió a su esposa a causa del cáncer, habla sobre el devastador número de cancelaciones de cirugías relacionadas con la pandemia.
Un afligido hombre de Toronto, que perdió a su esposa a causa del cáncer, habla sobre el devastador número de cancelaciones de cirugías relacionadas con la pandemia.

“Hay muchas personas que mueren de COVID-19 y muchas personas que mueren indirectamente a causa de ello”, dijo Andy, quien pidió que no se usara su apellido por respeto a la privacidad de su esposa.

Dice que el día que ella murió fue el más duro de su vida y lo revive en su mente varias veces al día.


"Yo estaba sosteniendo su mano en la UCI mientras los números estaban contando hacia atrás en la máquina", recuerda.

A la esposa de Andy le habían diagnosticado cáncer de riñón. Ella estaba esperando una cirugía el invierno pasado, mientras continuaba la segunda ola de COVID-19 de Ontario. La operación de la mujer de 70 años se retrasó dos veces porque estaba demasiado débil; pero una vez que estuvo lo suficientemente fuerte, la falta de camas de las UCI la hizo retroceder tres veces más.


Pasó tres meses en el Hospital Michael Garron, antes de ser trasladada al Hospital General de Toronto. Finalmente, tras un retraso de más de cuatro semanas, la operación prosiguió. Le extirparon un riñón, una glándula suprarrenal y la mitad del hígado; pero lamentablemente murió poco después.


“Se suponía que debía ser: tener la cirugía, recuperarse, volver a casa y continuar”, dijo Andy. Dice que nunca sabrá con certeza si las demoras contribuyeron a la muerte de su esposa, pero le preocupan las otras personas que están en su posición.


“Me preocupan las personas que pasarán por lo que nosotros pasamos y es posible que no obtengan una cama”, dice.

Con las variantes preocupantes de COVID-19 dominando las nuevas infecciones en la tercera ola, una mayor proporción de personas infectadas necesitan hospitalización y los servicios de cuidados intensivos, y desafortunadamente las estadías en el hospital también duran más, según el grupo científico de COVID-19 de la provincia.


Ontario Health, la agencia a cargo de coordinar el sistema de salud provincial, dijo que cada semana se realizan alrededor de 600 cirugías de cáncer menos a medida que las UCI se desbordan de pacientes con COVID-19.


“Toda cirugía de cáncer debe realizarse dentro de un período de tiempo seguro”, dijo el Dr. Chris Simpson, vicepresidente ejecutivo de la división médica de Ontario Health. Él dijo que cuanto más se prolongan las cancelaciones de cirugías, más se preocupa por los pacientes que ya no pueden aplazar sus cirugías.


"Esto es manejable si dura una semana o dos, pero si dura un mes o seis semanas, el problema se agrava".

En abril, el Ministro de Salud de Ontario ordenó a los hospitales que redujeran las cirugías electivas, por segunda vez en esta pandemia. No solo se están retrasando las cirugías de cáncer; los procedimientos cardíacos, los reemplazos de cadera y las operaciones de cataratas se encuentran entre los muchos que se agregan a la acumulación cada semana.


Gráfico que muestra una tendencia al alza de cirugías canceladas debido a la pandemia de COVID-19.
Gráfico que muestra una tendencia al alza de cirugías canceladas debido a la pandemia de COVID-19.

Para poner esto en perspectiva, el Dr. Francis Wright, cirujano de cáncer de mama y melanoma del Sunnybrook Health Sciences Center, dijo que la mayoría de los hospitales en el GTA solo operan dos quirófanos al día cuando normalmente tendrían 12 o más. Lo que agrava el problema son las personas que deberían estar buscando atención; pero en realidad eso no esta pasando, dicen los expertos.


“Estamos tan preocupados por el paciente desaparecido como por la ola de pacientes con COVID-19 en nuestros hospitales”, dijo Brown. “Si bien es cierto que nuestros hospitales no funcionan con normalidad, aún pueden atender a los pacientes que necesitan ayuda urgente. No es más seguro quedarse en casa si necesita ayuda. Si necesita un hospital, vaya a uno".

El Dr. Wright dijo que esta es una crisis en muchos niveles, con menos personas que se someten a exámenes de detección y realizan un seguimiento de los síntomas con sus médicos de familia.


"Veremos un cambio en el diagnóstico", dijo. “Las personas aparecerán con una enfermedad más avanzada y necesitarán un tratamiento más avanzado y esto se reflejará en los datos de los próximos tres a cinco años. Será un desafío verlo".


ARTÍCULO POR: SHAUNA HUNT Y JESSICA BRUNO

FOTOGRAFÍA: FREEPIK

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN LOCAL