• Eliana González

Naftali Bennett se convierte en el primer ministro de Israel marcando el final de una era

El parlamento de Israel aprobó el domingo un nuevo gobierno de coalición por un estrecho margen en la votación, poniendo fin al histórico gobierno de 12 años del primer ministro Benjamin Netanyahu y enviando al líder polarizador a la oposición.



El jefe de la oposición, Benjamin Netanyahu, y el primer ministro de Israel, Naftali Bennett, gesto tras la votación sobre la nueva coalición en la Knesset, el parlamento de Israel, en Jerusalén el 13 de junio de 2021.
El jefe de la oposición, Benjamin Netanyahu, y el primer ministro de Israel, Naftali Bennett, tras la votación sobre la nueva coalición en la Knesset, el parlamento de Israel, en Jerusalén el 13 de junio de 2021.

Naftali Bennett, un ex aliado de Netanyahu ahora convertido en su rival, fue elegido como primer ministro después de la votación 60-59. Con la promesa de tratar de curar una nación dividida, Bennett presidirá una coalición diversa y frágil compuesta por ocho partidos con profundas diferencias ideológicas.


Pero Netanyahu, de 71 años, dejó en claro que no tiene intención de salir del escenario político. “Si está destinado a que estemos en la oposición, lo haremos con la espalda recta hasta derrocar a este peligroso gobierno y volver a liderar el país”, dijo.


La votación, que culminó una tormentosa sesión parlamentaria, puso fin a un ciclo de dos años de parálisis política en el que el país celebró cuatro elecciones estancadas. Esos votos se centraron principalmente en el gobierno divisivo de Netanyahu y su aptitud para permanecer en el cargo mientras es juzgado por cargos de corrupción.


Para sus partidarios, Netanyahu es un estadista global con la capacidad única de liderar al país a través de sus numerosos desafíos de seguridad; pero para sus críticos, se ha convertido en un líder polarizador y autocrático que utilizó tácticas de divide y vencerás para agravar las muchas divisiones en la sociedad israelí. Entre ellos se incluyen las tensiones entre judíos y árabes, y dentro de la mayoría judía las tensiones entre su base religiosa y nacionalista y entre sus oponentes más seculares y dóciles.


Fuera de la Knesset, cientos de manifestantes que veían la votación en una pantalla grande estallaron en aplausos cuando se aprobó el nuevo gobierno. Miles de personas, muchas con banderas israelíes, se reunieron en la plaza Rabin del centro de Tel Aviv para celebrar.


El primer ministro Justin Trudeau felicitó a Bennett y dijo que esperaba trabajar con el nuevo líder en formas de fortalecer aún más la relación entre Canadá e Israel.


"Canadá e Israel son amigos cercanos unidos por valores democráticos compartidos, una larga historia de cooperación y lazos vibrantes entre pueblos", dijo Trudeau en un comunicado. "A lo largo de los años, hemos unido esfuerzos en una serie de prioridades comunes, incluso mediante el avance de la educación, la ciencia y la innovación, la lucha contra el antisemitismo en todas sus formas y la promoción de la paz y la estabilidad en el Medio Oriente. Canadá se mantiene firme en su compromiso con una solución de dos estados, con israelíes y palestinos viviendo en paz, seguridad y dignidad, sin miedo y con sus derechos humanos respetados. Canadá continuará promoviendo la paz y la seguridad duraderas en la región”.

El presidente Joe Biden felicitó rápidamente al nuevo gobierno.


"Espero trabajar con el primer ministro Bennett para fortalecer todos los aspectos de la relación cercana y duradera entre nuestras dos naciones", dijo en un comunicado después de que concluyó una reunión del G-7 en Inglaterra. Dijo que su administración está plenamente comprometida a trabajar con el nuevo gobierno "para promover la seguridad, la estabilidad y la paz para israelíes, palestinos y personas en toda la región".

Bennett tuiteó: “¡Gracias, señor presidente! Espero trabajar con ustedes para fortalecer los lazos entre nuestras dos naciones ".

Gran parte de la oposición a Netanyahu fue personal. Tres de los ocho partidos en el nuevo gobierno, incluido Yamina de Bennett, están encabezados por antiguos aliados de Netanyahu que comparten su ideología de línea dura pero que tenían profundas disputas personales con él.


Bennett, de 49 años, es un exjefe de personal de Netanyahu, cuyo pequeño partido es popular entre los judíos religiosos y los colonos de Cisjordania. Mientras se dirigía al estridente debate, los partidarios de Netanyahu lo interrumpieron y gritaron repetidamente. Algunos fueron sacados de la cámara.


“Esta vez, en el momento decisivo, hemos asumido la responsabilidad”, dijo. “Continuar de esta manera - más elecciones, más odio, más publicaciones mordaces en Facebook - simplemente no es una opción. Por lo tanto, detuvimos el tren, un momento antes de que se precipitara al abismo".

El nuevo gabinete se reunió brevemente y Bennett recitó una oración por nuevos comienzos y dijo que era hora de reparar las diferencias. "Los ciudadanos de Israel nos están mirando ahora y la carga de la prueba recae sobre nosotros", dijo.


Bennett, un millonario ex empresario de alta tecnología, enfrenta una dura prueba para mantener una coalición difícil de manejar de partidos políticos de derecha, izquierda y centro.


La coalición, incluida una pequeña facción islamista que está haciendo historia como el primer partido árabe en formar parte de una coalición, está de acuerdo en poco más allá de su oposición a Netanyahu. Es probable que sigan una agenda modesta que busque reducir las tensiones con los palestinos y mantener buenas relaciones con Estados Unidos sin lanzar ninguna iniciativa importante.


"Seguiremos adelante en lo que estamos de acuerdo, y hay mucho en lo que estamos de acuerdo, transporte, educación, etc., y lo que nos separa lo dejaremos a un lado", dijo Bennett. También prometió una "nueva página" en las relaciones con el sector árabe de Israel.


ARTÍCULO POR: JOSEPH KRAUSS

FOTOGRAFÍA: RONEN ZVULUN

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL