google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Piden Trudeau deje sin efecto uso de cárceles para detención inmigrantes


Dos ex ministros del gabinete liberal instan al gobierno de Trudeau a cancelar sus planes de empezar a utilizar las prisiones federales para retener a los inmigrantes detenidos, citando una reciente recomendación de investigación para poner fin a la práctica de detener a los inmigrantes en las cárceles.

 

Lloyd Axworthy, ex ministro de Asuntos Exteriores, y Allan Rock, que fue ministro de Justicia, se han unido a  85 organizaciones canadienses e internacionales que se oponen a la propuesta, contenida en el presupuesto del 2024, de utilizar las prisiones federales para detener a inmigrantes de "alto riesgo" después de que las 10 provincias dijeran que ponían fin a sus acuerdos para retenerlos en sus instalaciones.

 

"No podemos permitir que los temores injustificados y las afirmaciones infundadas sobre la seguridad pública anulen nuestro respeto por los derechos humanos", afirmaron Rock y Axworthy en una carta abierta publicada el lunes. Axworthy preside el Consejo Mundial sobre Refugiados y Migración.

 

"Los solicitantes de asilo y los inmigrantes deben ser acogidos en Canadá con dignidad y respeto, no deshumanizados y detenidos".

 

Calificando el sistema de detención de inmigrantes de Canadá de "mortal", ambos dijeron que al menos 17 personas han muerto en detención de inmigrantes desde el año 2000, incluida la más reciente, una persona detenida en un centro de detención de inmigrantes de Surrey, en Columbia Británica, el 25 de diciembre de 2022.

 

Grupos encabezados por Human Rights Watch y Amnistía Internacional lanzaron en 2021 una campaña para presionar a las provincias para que dejaran de recluir a los detenidos en sus cárceles por infringir las leyes de inmigración.

 

En marzo, la campaña alcanzó un hito cuando Terranova y Labrador se convirtió en la última provincia en comprometerse a poner fin a sus acuerdos y convenios de detención de inmigrantes con la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá, con la esperanza de presionar a Ottawa para que trabajara para acabar con la práctica por completo.

 

En cambio, en su último presupuesto, Ottawa comprometió 325 millones de dólares en cinco años para mejorar los centros de detención de inmigrantes y propuso modificar la Ley de Correccionales y Libertad Condicional y la Ley de Inmigración para permitir el uso de las cárceles federales como "suplemento".

5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page