• Eliana González

Posible ruptura de Trudeau con el jefe de finanzas

Después de gastar cientos de miles de millones para prevenir una depresión mayor, Justin Trudeau tomará decisiones críticas en las próximas semanas sobre los próximos pasos para apoyar la recuperación económica de Canadá. Eso incluirá si conservar o eliminar al único ministro de Finanzas que ha tenido.


Las tensiones entre Trudeau y Bill Morneau, los dos hombres más poderosos del gobierno, salieron a la luz pública la semana pasada. El primer ministro había estado recibiendo consejos sobre un plan de recuperación económica de Mark Carney, el ambicioso ex gobernador del Banco de Canadá y del Banco de Inglaterra. La tarde siguiente, Trudeau se vio obligado a emitir una declaración extraordinaria en la que expresaba “plena confianza” en Morneau, para acallar el tamborileo de las especulaciones sobre el futuro del ministro.


Una reunión cara a cara entre los dos hombres está programada para el lunes, según una persona familiarizada con sus calendarios que habló bajo condición de anonimato.


Un escándalo de ética que ha absorbido al gobierno de Trudeau e implica a ambos hombres está dañando la relación. Pero más importantes son las diferencias de opinión sobre cómo se han implementado 240.000 millones de dólares canadienses (181.000 millones de dólares) en gastos pandémicos de emergencia y cuánto más debería gastar el estado para apoyar la recuperación de la pandemia Covid-19.


Hasta la fecha, el gobierno ha presentado casi 70 medidas diferentes para amortiguar la economía del impacto de Covid-19. El primer ministro anunció la mayoría de ellos él mismo, en reuniones informativas diarias fuera de su residencia de Ottawa que celebró durante el apogeo de la pandemia.


El programa Covid-19 más grande, un pago mensual de 2.000 dólares canadienses para aquellos que han perdido su empleo o sus ingresos, fue una invención del departamento de finanzas. Morneau abogó por un beneficio en efectivo menos generoso, en parte porque temía la posibilidad de que algunos beneficiarios se mostraran reacios a regresar al trabajo. El ministro también se mostró inicialmente reacio a aumentar los subsidios salariales para las empresas hasta que se hiciera un análisis exhaustivo, una posición que rechazó la oficina del primer ministro.


El primer ministro y el ministro de finanzas también discreparon sobre cuánto tiempo se congelarán las primas del seguro de empleo, que pagan los trabajadores y las empresas para financiar los beneficios para los desempleados.


La gran pregunta es qué tan ambicioso puede permitirse Canadá. Los defensores cercanos a Trudeau están presionando por una agenda social y económica transformadora y ven a Morneau como un obstáculo. Demasiado "ortodoxo", es como lo describe un funcionario cercano al primer ministro.


El problema de Morneau es que tiene pocos aliados cercanos dentro de la bancada liberal, que está llena de diputados que deben su carrera política a Trudeau. La principal preocupación del primer ministro, si es que realmente quiere un nuevo jefe de finanzas, es la óptica de un cambio en la alta dirección en medio de una crisis económica.


ARTICULO POR: ARTIGIS DE THEOPHILOS Y KAIT BOLOMGARO

FOTOGRAFÍA: DAVID KAWAI

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN SOBRE POLÍTICA

160 views0 comments

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889