• Eliana González

Proyecto de ley de muerte asistida gana aprobación

A pesar de las objeciones de decenas de conservadores, la Cámara de los Comunes aprobó en principio el jueves un proyecto de ley que facilitaría a los canadienses moribundos obtener ayuda médica para poner fin a su sufrimiento.



Los conservadores, incluido el líder Erin O'Toole, fueron los únicos diputados que votaron en contra del proyecto de ley, que fue aprobado por 246 votos contra 78.


O'Toole había dado a sus parlamentarios el derecho a votar según sus conciencias. Si bien algunos conservadores apoyaron el proyecto de ley el jueves, casi dos tercios del caucus de 121 personas de O'Toole no lo hicieron.


El proyecto de ley pasa ahora al comité de justicia de la Cámara de los Comunes para un mayor escrutinio y posibles enmiendas.


El año pasado, el Tribunal de Apelaciones de Ontario dictaminó por unanimidad que los médicos que tienen objeciones morales a la prestación de servicios de salud como el aborto o la muerte asistida deben proporcionar a los pacientes una "derivación efectiva" a otro médico. El tribunal dictaminó que "existen pruebas convincentes de que los pacientes sufrirán daños en ausencia de una remisión efectiva".


Durante el debate de apertura sobre C-7, varios conservadores argumentaron que el proyecto de ley no protege los derechos de conciencia.


El proyecto de ley enmendaría la ley sobre asistencia médica al morir para que cumpla con un fallo de la corte de Quebec el otoño pasado, un fallo que muchos conservadores han argumentado que debería haber sido apelado ante la Corte Suprema.


El fallo derogó una disposición de la ley que restringía el acceso a la muerte asistida a aquellos cuya muerte natural es razonablemente previsible.


El proyecto de ley eliminaría la muerte razonablemente previsible como requisito para una muerte asistida, pero mantendría el concepto para establecer reglas de elegibilidad más fáciles para aquellos que están cerca de la muerte y reglas más estrictas para aquellos que no lo están.


Para aquellos que se consideran cercanos a la muerte, el gobierno propone eliminar el requisito de que una persona debe esperar 10 días después de ser aprobada para una muerte asistida antes de recibir el procedimiento. También reduciría el número de testigos necesarios de dos a uno.


También propone eliminar el requisito de que una persona debe poder dar su consentimiento por segunda vez inmediatamente antes de recibir el procedimiento.


Esa disposición responde a casos de alto perfil en los que las personas aprobadas para una muerte asistida se han visto obligadas a poner fin a sus vidas antes de lo que querían por temor a perder la capacidad mental para dar su consentimiento definitivo inmediatamente antes de recibir el procedimiento.


Según el proyecto de ley, las personas cuya muerte no sea razonablemente previsible se enfrentarían a mayores obstáculos.


Estas personas se enfrentarían a un período mínimo de 90 días para evaluar sus solicitudes de muerte asistida. Uno de los dos médicos que evalúa una solicitud debería tener experiencia en la condición médica particular de la persona. Y la persona tendría que poder dar su consentimiento definitivo inmediatamente antes de la muerte asistida.


El proyecto de ley también prohibiría explícitamente la muerte asistida en los casos en que la enfermedad mental sea la única condición médica subyacente.



ARTÍCULO POR: JOAN BRYDEN

FOTOGRAFÍA: ADRIAN WYLD

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ


MÁS INFORMACIÓN NACIONAL

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889