google.com, pub-9826011386271019, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Pruebas rápidas COVID-19 bajo la lupa

Un importador de pruebas rápidas obtuvo un estimado de $2 mil millones en contratos federales en 2021 y 2022, a pesar de brindar a los reguladores datos incompletos sobre la precisión de su producto, según reveló Global News.

Una investigación de un año de duración sobre adquisiciones federales reveló que BTNX, un pequeño proveedor de pruebas rápidas con sede fuera de Toronto, eliminó docenas de especímenes o muestras de un estudio que presentó a Health Canada. Esa evaluación mostraba qué tan bien la prueba podía detectar el COVID-19.

 

Las eliminaciones hicieron que la prueba de BTNX pareciera más confiable y sensible de lo que realmente era, según los investigadores consultados por Global News.

 

El dispositivo podía detectar el virus en los usuarios más contagiosos, pero fue mucho menos confiable en todos los demás casos.

 

Este aparente defecto significaba que era más probable que el kit de prueba produjera resultados falsos negativos que, según muchos expertos, ponía en riesgo las vidas de los canadienses.

 

Ahora, mientras los canadienses se reúnen para las vacaciones en medio de informes de un aumento de las infecciones por COVID-19 y la aparición de nuevas variantes, es posible que muchos todavía tengan los kits originales de color verde lima con el código COV-19C25 en sus hogares. Algunas farmacias, escuelas y guarderías todavía los distribuyen.

 

BTNX dijo a Global News que no ofreció a Health Canada ni a los canadienses información inexacta sobre su prueba.

 

"En todo momento hemos operado con integridad y transparencia, y hemos fabricado y distribuido nuestras pruebas rápidas de COVID-19 de acuerdo con Health Canada y los estándares internacionales", escribió el abogado de BTNX, Richard Dearden de Gowling WLP (Canadá), en nombre de la empresa.


2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page