• Eliana González

Se intensifican los combates mortales entre Israel y Gaza

Israel azotó la Franja de Gaza con ataques aéreos el sábado, en una escalada dramática que incluyó bombardear la casa de un alto líder de Hamas, matar a una familia de 10 en un campo de refugiados, la mayoría de ellos niños, y pulverizar un rascacielos que albergaba a The Associated Press y otros medios de comunicación.


El edificio de Al-Jalaa que alberga las oficinas de prensa de Associated Press (AP) y Al Jazeera es alcanzado por un ataque aéreo israelí en la ciudad de Gaza, el 15 de mayo de 2021.
El edificio de Al-Jalaa que alberga las oficinas de prensa de Associated Press (AP) y Al Jazeera es alcanzado por un ataque aéreo israelí en la ciudad de Gaza, el 15 de mayo de 2021.

El grupo armado Hamas continuó con una serie de descargas de cohetes hacia Israel y un hombre murió cuando un cohete alcanzó su casa en un suburbio de Tel Aviv.


Con un enviado de EE. UU. en el terreno, aumentaron los pedidos de un alto el fuego después de cinco días de caos que han dejado al menos 145 palestinos muertos en Gaza, incluidos 41 niños, 23 mujeres y ocho muertos en el lado israelí, todos menos uno de ellos civiles, incluido un niño de 6 años.


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que ha pedido una reducción de la violencia pero que ha respaldado la campaña de Israel, habló por teléfono por separado con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas.


Aún así, Israel intensificó su ataque, prometiendo destruir las capacidades de los gobernantes de Hamas en Gaza. La semana de violencia mortal, provocada por un cohete de Hamas el lunes, se produjo después de semanas de crecientes tensiones y medidas duras israelíes en la disputada Jerusalén.


El sábado, Israel bombardeó la casa de Khalil al-Hayeh, una figura importante en la rama política de Hamas, diciendo que el edificio servía como parte de la "infraestructura terrorista" del grupo. No hubo un informe inmediato sobre el destino de al-Hayeh ni sobre las bajas.


El bombardeo de la casa de al-Hayeh mostró que Israel estaba expandiendo su campaña más allá de los comandantes militares del grupo. Israel dijo que ha matado a decenas en la rama militar de Hamas, incluidos altos comandantes y combatientes en el campo, aunque Hamas y el grupo más pequeño de la Jihad Islámica solo han reconocido a 20 miembros muertos.


Desde que comenzó el conflicto, Israel arrasó varios de los edificios residenciales y de oficinas más altos de la ciudad de Gaza, alegando que albergan elementos de la infraestructura militar de Hamas. El sábado se dirigió al Edificio al-Jalaa de 12 pisos, donde se ubican las oficinas de la The Associated Press (AP), la cadena de televisión Al-Jazeera y otros medios de comunicación, junto con varios pisos de departamentos.


"La campaña continuará mientras sea necesario", dijo Netanyahu en un discurso televisado el sábado por la noche. Alegó que la inteligencia militar de Hamas estaba operando dentro del edificio. Israel cita habitualmente la presencia de Hamas como una razón para apuntar a ciertos lugares en los ataques aéreos, incluidos los edificios residenciales. El ejército también acusó al grupo armado de utilizar a periodistas como escudos humanos; pero no aportó pruebas que respalden las afirmaciones.


The Associated Press ha operado desde el edificio durante 15 años, incluso a través de tres guerras anteriores entre Israel y Hamas, sin ser un objetivo directo. Durante esos conflictos, así como el actual, las cámaras de la agencia de noticias desde su oficina en el último piso y la terraza de la azotea ofrecieron tomas en vivo las 24 horas cuando los cohetes de los militantes se arquearon hacia Israel y los ataques aéreos israelíes golpearon la ciudad y sus alrededores.


Los atentados ocurrieron un día después de que el diplomático estadounidense Hady Amr llegara a Israel como parte de los esfuerzos de Washington para reducir el crecimiento del conflicto. Israel rechazó una propuesta egipcia de una tregua de un año que los gobernantes de Hamas habían aceptado, dijo el viernes un funcionario de inteligencia egipcio bajo condición de anonimato para discutir las negociaciones.


Los mediadores de Egipto, que trabajan en estrecha colaboración con Israel en cuestiones de seguridad y se oponen al gobierno de Hamas en Gaza, parecían estar cada vez más alarmados. El funcionario de inteligencia dijo que Egipto espera que la intervención de Estados Unidos pueda detener los ataques israelíes, advirtiendo que Cisjordania también podría salirse de control.


Las tensiones comenzaron en Jerusalén oriental a principios de este mes, cuando los palestinos protestaron contra los intentos de los colonos de desalojar por la fuerza a varias familias palestinas de sus hogares y por las medidas policiales israelíes en la mezquita de Al-Aqsa, un popular punto de encuentro ubicado en un monte venerado por Musulmanes y judíos.


Hamas disparó cohetes hacia Jerusalén el lunes por la noche, lo que provocó el ataque israelí a Gaza. Desde entonces, Hamas ha disparado más de 2.000 cohetes, aunque la mayoría se han quedado cortos o han sido interceptados por las defensas antimisiles. Los aviones de combate y la artillería de Israel han alcanzado cientos de objetivos alrededor de Gaza, donde viven unos 2 millones de palestinos.


La agitación también se ha extendido a otros lugares, alimentando protestas en Cisjordania y avivando la violencia dentro de Israel, entre sus ciudadanos judíos y palestinos, con enfrentamientos y ataques de vigilantes contra personas y propiedades.


Los palestinos designaron el sábado como el Día de al-Nakba, o "la catástrofe", en conmemoración de las 700.000 personas que se estima que fueron expulsadas o huyeron de sus hogares en lo que ahora era Israel durante la guerra de 1948 que rodeó su creación. En esa tiempo, miles de árabes israelíes marcharon en un mitin de la Nakba en la ciudad de Sukhnin, en el norte de Israel, y se llevaron a cabo protestas dispersas en Cisjordania.



ARTÍCULO POR: FARES AKRAM Y JOSEPH KRAUS

FOTOGRAFÍA: ASHRAF ABU AMRAH

EDICIÓN Y TRADUCCIÓN POR: ELIANA GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN INTERNACIONAL