Se nos fue la voz

Updated: May 30, 2020




Era el verano del 2006 y ya me había embarcado en una aventura que, de alguna manera, sigue en pie hoy pero de otras maneras. En preparación a la edición de agosto de la revista Opinión, tomé un largo desayuno con Arturo. El había terminado recientemente seis años consecutivos con Ondas Hispanas como conductor matutino por segunda vez. La primera vez fue breve en 1987, poco después del nacimiento de la radio en español más longeva del país. Realmente no sabíamos mucho el uno del otro, pero le gustaba lo que estaba haciendo y yo necesitaba su ayuda. Lo convencí de trabajar conmigo en la revista Opinión. Después de todo, Arturo era un periodista que había cubierto noticias en El Salvador, incluyendo el Congreso y la guerra civil. Orgullosamente me mostró fotos de sus días en Canal 10. Confesó que en los medios esa fue una de sus mejores experiencias. Llegó a su fin cuando la Guardia Nacional visitó los estudios y le entregaron una lista de numerosas preguntas que querían que le hicieran a un guerrillero detenido. Parecia un intento de interrogación y no una entrevista. Arturo se negó. El régimen autoritario lo encerró como consecuencia. Afortunadamente, su vecino era un coronel influyente que logró liberarlo. Este fue el comienzo de sus últimos días en El Salvador.


Su tiempo con nuestra revista fue muy breve. Su amor profesional siempre fue la radio, especialmente las mañanas. Su inicio en la radio fue en Radio Vanguardia en El Salvador después de ser voluntario por algún tiempo. En Canadá estuvo en Ondas en 1987, estuvo fuera de los EE. UU. durante más de diez años y regresó a Ondas en 1999. Luego de su extremadamente breve contribución a mi revista, se convirtió conductor del programa matutino en AM1610. Su voz sonó en los avisos institucionales incluso después de que salió de esa estación.


La imprevisibilidad y la naturaleza del negocio de radio volvieron a cruzarse en nuestro camino. Para entonces, estaba a cargo de Ondas y, a través de un conocido en común, supe de su infelicidad en su anterior empleador y lo convencí para que se uniera a Ondas, por tercera vez. Con las mañanas establecidas en Ondas, le di los sábados. Incluso probamos las tardes.



Un talento de radio como él no podía quedar fuera. Su firme dedicación al cristianismo le prohibió tocar música que sintió que iba en contra de sus valores y renunció al programa de la tarde. En realidad renunció tres veces en su tercer paso por Ondas. Dos veces lo convencí de que se quedara, ahora puedo reírme de eso. Se quedó los sábados. La tercerá renuncia la acepté. Nos reuníamos de vez en cuando para hablar de radio y uno siempre puede aprender cosas de una persona con más años de experiencia radial que los años que yo tenia en vida en total. Siempre presté atención. Para un señor mayor, estaba abierto a formas alternativas de hacer radio y respetuoso con las generaciones más jóvenes, y había abogado por el spanglish durante muchos años. Él no era el tipo antiguo que frecuentan decir 'en mi día' o 'las cosas no son como eran antes'. De lo contrario intentaba mantenerse lo más joven posible y nunca supe su edad, solo se que llevaba 36 años de casado en el 2006, entonces le calculo que se nos fue cerca a 70 años de edad. Hay muy pocas personas que he conocido en este mundo de radio a lo largo de los años que tengan una pasión y respeto inconmensurable por la misma. Especialmente el último. La importancia del aire y su audiencia. Arturo Gutiérrez y su voz inconfundible es uno de ellos. Durante años, esa voz hizo compañía a muchas personas que iban a trabajar. Sin duda, su partida deja un gran vacío para muchos, pero ocupa un lugar en la historia de la radio en español en Toronto como uno de los mejores de todos los tiempos.


Eric Sifuentes





749 views0 comments

Contact Us

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2020 by OndasFM. All Rights Reserved.

4950 Yonge Street  Unit C8   Toronto, ON

 

info@ondasfm.ca

+1(416) 700-8889